La bancada llama a recuperar la confianza de los contribuyentes

Resistencia en el Concejo a nuevo cobro de valorización ideado por Peñalosa

Una de las bancadas más numerosas, la del Centro Democrático –incondicional a la Administración en temas de infraestructura– expresó su rechazo a la iniciativa, que afectaría los bolsillos de 500.000 capitalinos.

Concejo de Bogotá. Foto: Cristian Garavito/ El espectador

Las mayorías que maneja el alcalde Enrique Peñalosa en el Concejo de Bogotá han sido decisivas para sacar a flote sus proyectos e iniciativas. Muestra de ello es la aprobación de $4,1 billones de vigencias futuras para su metro elevado (por lo que 28 cabildantes están en la mira de la Fiscalía) o el visto bueno que recibió de la Corporación para vender la ETB. Sin embargo, el anuncio de un nuevo cobro de valorización –con el que, entre otros, busca financiar el Transmilenio por la Carrera Séptima– ya comienza a incomodar a algunas bancadas, en particular, la del Centro Democrático.

Este lunes, a través de una carta dirigida al alcalde, los seis concejales que conforman una de las bancadas con mayor número de integrantes expresaron su descontento con el proyecto de acuerdo que prepara la Administración y con el que se pretenden recaudar $1,9 billones vía valorización, tocando los bolsillos de al menos 500.000 propietarios de predios(Lea: Por nuevo cobro de valorización 500.000 bogotanos pagarían $1,9 billones)

No se trata de un proyecto cualquiera. Con esos dineros Peñalosa le apuesta a financiar 25 grandes obras de infraestructura divididas en cuatro grandes proyectos de movilidad, que abarcan también 10 nuevos parques y la financiación de 53 kilómetros de ciclorrutas. Sin embargo, el rechazo del Centro Democrático da cuenta de la oposición que tendrá la Administración para sacar avante un proyecto que es considerado estratégico.

Entre otras, la bancada sostiene que el nuevo cobro de valorización es “inconveniente” dado el momento económico que enfrenta la ciudad y el país. “Los bogotanos todavía no se han recuperado de la dura reforma tributaria del gobierno Santos; la economía nacional está dando señales de desaceleración, y la reciente promulgación del decreto que actualiza las tarifas de los parqueaderos en la capital, golpeará el bolsillo de los bogotanos, (por ello) creemos que es inconveniente”, argumentan.

El Centro Democrático le recuerda a Peñalosa que ha acompañado las iniciativas de la Administración, en particular, las que apuntan a garantizar recursos para financiar las obras de infraestructura; no obstante, advierten que existen formas alternativas de financiamiento.

“En esta etapa de la Administración es necesario priorizar las obras fundamentales de mayor impacto en la solución de los graves problemas de movilidad en la ciudad (…) Antes de volver a cobrar una nueva valorización es importante que se recupere la confianza de los contribuyentes, destrabando y concluyendo las obras que vienen de los cobros por valorización anteriores”, precisan.

Tal como está ideado, el proyecto de valorización se cobraría únicamente a propietarios residenciales de estratos 4, 5 y 6, y sería presentado al Concejo esta misma semana. Podría pagarse en cuotas anuales por un periodo de cinco años, pero quien efectúe un único pago podría tener un 10% de descuento.

Los llamados a pagar las obras serían 290.000 predios no residenciales (de orden comercial o industrial) y al menos 310.000 de uso residencial. De ellos, el 50% (155.000) pagaría alrededor de 2’300.000, mientras que 77.500 (25%) tendrían que pagar hasta 3’800.000 y el 25% restante realizaría contribuciones según la cercanía del proyecto.

La necesidad de los nuevos cobros es porque no hay plata para todos los planes en movilidad. De los $43,5 billones que sueña invertir, actualmente la Administración cuenta solo con $15,7 billones como recursos ordinarios (es decir que cuentan con una fuente segura de financiación). Este monto, sumado a los $13,8 que tienen para el metro, eleva el presupuesto $29,5 billones. Y si a esto se agregan los $9,5 billones que esperan conseguir en los próximos cuatro años a través de las alianzas público privada (APP), el presupuesto llega a los $39 billones. Es decir, aún faltarían $4,5 billones