Restricción de tractomulas en Chía, sin mayores efectos sobre movilidad de Bogotá

La medida comenzó a regir a las 6:00 de la mañana de este lunes. Conductores se quejan porque se alargan sus tiempos de recorrido. Se recomienda la vía alterna Cajicá-Tabio-Tenjo.

Imagen de este lunes en la Avenida Pradilla, en Chía, donde a las 6:00 a.m. comenzó la restricción al tránsito de tractomulas.  Foto: Cortesía Alcaldía de Chía.
Imagen de este lunes en la Avenida Pradilla, en Chía, donde a las 6:00 a.m. comenzó la restricción al tránsito de tractomulas. Foto: Cortesía Alcaldía de Chía.

Lo que en un principio se pensó que generaría un caos en las vías de Bogotá es, hasta ahora, una situación manejable. Este lunes comenzó a regir la restricción del tránsito de vehículos de más de 3,4 toneladas por la Avenida Pradilla, de Chía, que obliga a las tractomulas a cruzar Bogotá para poder pasar a departamentos como Boyacá. Más allá del tedio de los conductores por tener que dar una vuelta más larga, en la capital del país la movilidad es, aunque con mayor flujo de estos carros, la misma de siempre a mitad de la mañana.

En un recorrido, El Espectador constató que en la calle 13, una de las vías que debían tomar como alternativa los vehículos pesados, es donde se presenta mayor congestión, sin que pueda hablarse de traumatismos. Antes de las 10:00 de la mañana, las mulas debían quedarse quietas debido a la restricción que les impide meterse a la ciudad antes de esa hora. Eso sí: los conductores manifiestan su descontento porque sus viajes aumentarán en tiempo y costos.

En la calle 80 el panorama es de normalidad. Lo dicen los mismos conductores y vendedores que habitualmente se mantienen por ese corredor, otra de las entradas a Bogotá.

El flujo por la Autopista Norte, corredor de salida de los vehículos que entren a la ciudad, es normal, de acuerdo con reporte de la Secretaría de Movilidad.

Hay que recordar que esa Secretaría estableció como medida de contingencia una vía alterna para que los vehículos pesados que no puedan entrar a Chía, tampoco lo hagan por Bogotá. Se trata del corredor Cajicá-Tabio-Tenjo. Así, indicó ese despacho, “los vehículos de carga de 3,4 toneladas o más se conectarán con la anterior ruta a 800 metros de la vía Bogotá-Medellín”.

En Chía, por su parte, se sienten los efectos de la medida. El alcalde, Leonardo Donoso, reportó que la disminución del tránsito por la Avenida Pradilla rodea el 50 %.

Él tomó la decisión de prohibir el paso de las tractomulas debido a la afectación que sufre la vía y al que considera incumplimiento del Gobierno Nacional por construir una variante que evite el paso de esos vehículos por una vía tan importante para su municipio. Durante el día, anunció, continuará su diálogo con el Ministerio de Transporte para ver cómo llegan a un acuerdo.

Temas relacionados