Revuelo político en Mosquera

El exalcalde Luis Álvaro Rincón y el alcalde Nicolás García fueron denunciados por irregularidades en la contratación.

En septiembre de 2010, por participación indebida en política, la Procuraduría destituyó e inhabilitó por 12 años para el ejercicio de cargos públicos al entonces alcalde del municipio de Mosquera (Cundinamarca), Luis Álvaro Rincón Rojas. La sanción obedeció a su apoyo público a la candidatura al Senado de Carlos Ferro Solanilla. Hoy, 19 meses después, la alcaldía de Mosquera sigue en el ojo de las autoridades, pero los reparos recaen ahora en el nuevo alcalde, Nicolás García, quien fuera mano derecha del destituido exalcalde.

Durante el mandato de Luis Álvaro Rincón, su secretario de Gobierno fue Nicolás García, e incluso en ocho ocasiones fue su reemplazo como primer mandatario del municipio, tiempo durante el cual fue ordenador del gasto en la ejecución de recursos de inversión y celebró un sinnúmero de contratos. No obstante, se retiró en mayo de 2010 con el propósito de participar en las elecciones de octubre de 2011, el problema es que ahora acopia documentos para demostrar que no estaba inhabilitado para suceder a su mentor político.

El dolor de cabeza para el exalcalde Álvaro Rincón y su sucesor Nicolás García proviene de la persona más inesperada: Cristian Godoy González, un estudiante de último año de derecho de la Universidad Los Libertadores, con cierta experiencia como empleado en un juzgado. Debutó en el mundo laboral trabajando para la exgobernadora de Cundinamarca, Leonor Serrano, en tiempos en que la mano derecha de la también excongresista, era el actual senador de La U, Carlos Ferro Solanilla.

Es decir, desde muy joven comenzó a ver los manejos de la política, y, en este caso, fue testigo de dos momentos adversos: en 1997, cuando la entonces gobernadora Leonor Serrano y su secretario de gobierno Carlos Ferro fueron destitutidos por participación en política, y luego dieron una larga pelea que terminó para ellos con la nulidad de la sanción, y la recuperación de sus derechos políticos. El otro momento fue en 2005, cuando Ferro heredó la curul de Leonor Serrano en el Congreso y comenzó el distanciamiento entre ambos dirigentes políticos.

En 2006, Ferro ganó su propia curul en el Senado por la U, pero la pelea política se trasladó al municipio de Mosquera, donde un año después salió elegido como alcalde Luis Álvaro Rincón, acompañado de sus baluartes Nicolás García y Emilio Casallas. El primero fue designado secretario de Gobierno, y el segundo, secretario General. Los tres manejaron los asuntos públicos del pueblo, hasta que el alcalde Rincón se emproblemó en 2010 por estar apoyando públicamente al senador Ferro Solanilla.

Ahí mismo empezaron los problemas. García ganó la alcaldía en octubre de 2011 y Casallas salió electo diputado de Cundinamarca. Pero no contaban con Cristian Godoy, quien a principios de 2012, radicó en la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría, sendas denuncias por supuestas anomalías en la contratación, además de presuntos delitos contra la administración pública en Mosquera. Además de algunos concejales, los señalamientos están concentrados en el exalcalde Rincón y el alcalde García.

El meollo de la discusión radica en establecer cuál fue el papel cumplido por la empresa AR Temporal en la contratación del municipio. El denunciante Godoy sostiene que la representante legal de esta empresa era Edith Rocío Peñuela, esposa del exalcalde Rincón. Es decir, que habría un conflicto de intereses. Consultado el exalcalde sobre la denuncia, sostuvo que su esposa sí fue propietaria de esa firma, pero que después la vendió y nunca contrató con el municipio cuando él era alcalde.

El segundo tema es que una de las principales asesoras de Rincón fue Diana Marcela Pineda Rodríguez, esposa del senador Carlos Ferro, quien obtuvo varios contratos por prestación de servicios. Rincón precisó que no hay ninguna ley que le hubiera prohibido tener la asesoría de la esposa de un congresista, pues además ella tenía el perfil profesional como asesora de servicios públicos. Lo peculiar es que por estar apoyando a Ferro fue que terminó destituido como alcalde en 2010.

El actual alcalde Nicolás García dice que él sólo era secretario de Gobierno y que en ese contrato no tenía relación directa. Además, agregó que durante las ocho veces en que fue alcalde encargado, nunca firmó contratos con la esposa de Ferro, ni tampoco con la Fundación Prosperar, de la cual hacía parte la esposa del actual diputado Emilio Casallas. El alcalde García reconoció que tuvo una reciente visita de la Procuraduría y está dispuesto a aclarar lo necesario, porque nada de eso hace parte de su actual mandato en Mosquera.

Sin embargo, hay otro tema en el que insiste el denunciante Godoy: que en el mismo acto político por el que fue destituido el exalcalde Rincón, también estaba Nicolás García, y que hay videos de prueba. El alcalde García dice que su presencia en el acto fue para instalarlo, y que sólo 30 minutos después fue que Rincón pidió el apoyo para Carlos Ferro. Sin embargo Godoy insiste además en que, de acuerdo a las leyes vigentes, y en su calidad de ordenador del gasto, tenía que retirarse de la alcaldía para no inhabilitarse y aún así salió elegido en octubre de 2011.

García asegura que no incurrió en incompatibilidad alguna, que la interpretación del denunciante es equivocada y que va a demostrar que no hay nada ilegal en Mosquera. El exalcalde Rincón agrega que antes de dejar su cargo, Planeación Nacional calificó a su municipio con el 98% de legalidad y con óptimo comportamiento en los avances fiscales. Cristian Godoy dice que no es así, y que ya fue llamado por la Fiscalía para ratificar su denuncia, en que detalla otros casos de supuesto conflicto de intereses, celebración indebida contratos, y fraude electoral, entre otros delitos. La pelea está al rojo vivo.

336327

2012-04-03T22:03:55-05:00

article

2013-11-06T11:03:59-05:00

ee-admin

none

Redacción Bogotá

Bogotá

Revuelo político en Mosquera

29

6014

6043

Temas relacionados