Río Bogotá recupera su capacidad para transportar agua en la cuenca media

La CAR Cundinamarca concluyó los trabajos de adecuación hidráulica del afluente, con lo que se minimizan los riesgos de desbordamientos e inundaciones en cuatro municipios y en al menos cinco localidades de Bogotá.

Río Bogotá a la altura del sector de San Nicolás. CAR Cundinamarca

Tras más de cuatro años de trabajos, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) informó este martes que finalizaron las obras de adecuación hidráulica del río Bogotá, con lo que no solo se minimizan los riesgos de desbordamientos e inundaciones, sino que el afluente recuperar su capacidad para transportar agua en su cuenca media.

Con esto, se evitan tragedias como las ocurridas durante el fenómeno de la Niña que afectó la región entre 2010 y 2011, cuando más de 34 mil personas resultaron damnificadas por las fuertes lluvias, desbordamientos e inundaciones. En Bogotá, la cifra alcanzó las 1.800 personas damnificadas.

“Fueron aproximadamente 4 mil hectáreas inundadas, específicamente por el río Bogotá, el cual reclamaba sus terrenos para descargar excesos de agua en crecientes extraordinarias. Con el proyecto de adecuación hidráulica, se logra dar solución a esta situación, brindando tranquilidad a los habitantes de las zonas aledañas al afluente y devolviéndole a este sus zonas de amortiguación”, explicó la Corporación.

De acuerdo con la autoridad ambiental, los trabajos implicaron la intervención de 68 kilómetros entre Puente La Virgen, en el municipio de Cota, y las compuertas de Alicachín, en Soacha. Con estas obras, las poblaciones de Cota, Mosquera, Funza y Soacha, así como las localidades de Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Bosa, en Bogotá, se blindan ante eventuales inundaciones.

Las labores permitieron adecuar siete áreas de inundación controlada, que comprenden 2 millones de metros cuadrados, para que el río pueda descargar excesos de agua en las temporadas de lluvias, sin perjudicar a la población.

Según el director general de la CAR Cundinamarca, Néstor Guillermo Franco, señaló que, en una primera etapa, “el proceso consistió en la adquisición de predios para devolverle al río 6 millones de metros cuadrados de ronda y zonas de amortiguación, entre meandros, humedales y una nueva área de ‘playa’”.

Posteriormente, se trasladó y reforzó el jarillón del río, duplicando su capacidad para transportar agua. “El ancho del afluente, que era de 30 metros en promedio, ahora tiene 60 metros en su cuenca media. Después de este proceso, se inició el dragado del río para retirar cerca de 8 millones de metros cúbicos de sedimentos y basuras. A partir de tal intervención, el afluente comienza a ser navegable en su cuenca media, quedando pendiente la depuración de sus aguas”, explicó la Corporación.

En desarrollo de los trabajos de la rehabilitación ecológica en la ronda del río, la Corporación completó la siembra de cerca de 120 mil árboles, de los cuales el 95% pertenece a especies nativas. “El objetivo es que estas plantas vuelvan a colonizar espacios en donde habían sido desplazadas y puedan consolidar, progresivamente, el ecosistema de ribera”, agregó la CAR.

Adicionalmente, se avanza en la construcción del Parque Lineal “Río Bogotá” de 68 kilómetros de extensión que generará conectividad peatonal entre Soacha y Cota, pasando por Bogotá. “El parque representa una apuesta hacia la generación de sentido de pertenencia ciudadana en torno al río y se proyecta como un sendero de interpretación que conectará puntos de avistamiento de aves, embarcaderos y humedales, para promover la recreación pasiva”, precisó el organismo.