Radiografía de este delito en la capital

Robo de carros y motos en Bogotá: un drama que sigue rodando

En 2018, cada día en Bogotá se denunció el hurto de al menos 10 carros y 11 motocicletas, una muestra de que las bandas son cada vez más sofisticadas en su actuar. Este es el panorama.

Del total de denuncias de carros hurtados en Colombia, el 37 % se formuló en Bogotá. Frente a motos, el 12 % de los robos reportados ocurrió en la capital. Archivo

El año que termina no fue bueno para los dueños de carros y motos en Bogotá. Muestra de ello son casos como el de Álvaro Torres, funcionario del Banco de la República, que fue asesinado en agosto en el centro de la ciudad por delincuentes que pretendían robarle su vehículo, en un hecho que consternó a la capital. Lo ocurrido es apenas una muestra de un delito que no deja de azotar a los bogotanos, y que en casos como el de Torres tienen visos de tragedia.

Según cifras de la Policía, en lo corrido de 2018 se denunció el hurto de 3.618 automotores y 3.932 motocicletas, es decir, que cada día se reportó el robo de al menos 10 carros y casi 11 motos. No menos alentador es que de cada cinco vehículos hurtados, las autoridades apenas lograron recuperar uno, y en cuanto a las motos, solo hubo un final feliz en el 17 % de los casos. (Ver infografía al final) 

>>>Lea también: Hurto a personas en Bogotá, este es el panorama que dejó 2018

En materia de carros, las cifras indican que quienes tienen un Chevrolet Spark de color blanco y lo dejan parqueado entre 6:00 de la tarde y la medianoche de un jueves en Kennedy tienen mayor riesgo de ser víctimas de los ladrones, pues son estas las características que están a la cabeza de las estadísticas en cuanto a hurto. Si bien las vías públicas son el lugar más inseguro para dejar un carro —allí ocurrieron el 89 % de los casos— no deja de sorprender que también hay denuncias de robos en parqueaderos y viviendas.

Por otro lado, frente al robo de motos el panorama es aún más desalentador. Las estadísticas advierten que aquellos propietarios de motos Bajaj, Yamaha o Akt, de color negro o azul, que estacionan los martes en sectores como Antonio Nariño o Barrios Unidos después de las 6:00 de la tarde, tienen altísimos riesgos de ser víctimas. Al igual que con los carros, la tendencia se mantiene: las zonas más frecuentes de hurto son las vías públicas —en el 92 % de los casos— y en siete de cada 10 denuncias se advierte que el robo se perpetró con una llave maestra.

>>>Lea también: Robo en parqueaderos de Bogotá: ¿quién responde?

Respecto a los resultados operativos, la Policía reportó que de los 3.618 casos de carros robados en 2018, solo se pudieron recuperar 705. Es decir, solo el 19 % de los dueños pudieron rescatar su vehículo. Frente a motos, de las 3.932 denuncias, solo hubo un final feliz en el 17 % de los casos, es decir, se recuperaron 692 motocicletas.

Las bandas

Es jugoso el negocio detrás del hurto de carros y motos, sin dejar de lado las millonarias ganancias que abastecen el mercado de las autopartes robadas. Aunque los montos son inciertos, hay estadísticas que permiten dimensionar la problemática. Solo en 2017, se calcula que las aseguradoras pagaron cerca de $83.000 millones por hurto de carros.

Sin embargo, de acuerdo con datos de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), de los seis millones de vehículos registrados en Colombia con corte a julio pasado, poco más de 2,2 millones estaban asegurados (37 %). Frente a las ocho millones de motos, apenas el 2 % (casi 165.000) contaban con un seguro. Esto implica que en la mayoría de casos los dueños asumen el detrimento del robo, pues nadie les responde.

Para darse otra idea, la semana pasada fue capturada una de las integrantes de una banda denominada “Tinteros 2”, que entre julio de 2017 y el año pasado hurtó vehículos por valor de $573 millones. Al parecer, dice la Fiscalía, los delincuentes buscaban por internet vehículos en venta y, tras contactar a sus víctimas, les administraban escopolamina para llevarse los vehículos.

>>>Lea también: A través de redes y usando escopolamina, mujer en Bogotá presuntamente robaba carros

A este caso se suma el reciente hallazgo de un desguazadero de motos en límites entre Ciudad Bolívar y Soacha, en donde delincuentes guardaban seis motocicletas —que habían sido robadas en diferentes zonas de Bogotá mediante jalado— que estaban listas para ser desarmadas para luego comercializar sus autopartes.

Ante este panorama, Andrés Nieto, experto en seguridad ciudadana de la Universidad Central, alerta que hay un aumento del 18,3 % en ambos delitos en relación con el histórico de los últimos cinco años. Con todo, advierte que las redes delincuenciales son cada vez más estructuradas y especializadas, concentrando su accionar en tres frentes.

“Las bandas se dedican a extorsionar a los dueños para devolver los vehículos, a la venta de autopartes originales de carros de media y alta gama, y, finalmente, al robo de carros para cometer hechos delictivos, como secuestro exprés o paseo millonario, que terminan siendo un problema para los dueños”, asegura Nieto.

El experto agregó que es tal el grado de sofisticación, que las empresas criminales tienen procesos logísticos y diarios de campo para robar según factores de oportunidad, las zonas —actúan en las mañanas en sectores residenciales y en las tardes en comerciales—, el flujo de carros y hasta el pico y placa.

>>>Lea también: En límites entre Ciudad Bolívar y Soacha hallan desguazadero de motos

“Tenemos una serie de mercados negros que las autoridades deben investigar y que demandan procesos de inteligencia conjuntos”, manifestó, y alertó también por el aumento de los hurtos con escopolamina, lo que dificulta las investigaciones.

En respuesta, la Secretaría de Seguridad de Bogotá anunció que durante 2019 intensificará las actividades de control y apoyo a las investigaciones para desarticular las bandas que no solo se dedican al hurto, sino también a la venta de autopartes, sumado a acciones para fomentar la legalidad en los establecimientos de comercio. Adicionalmente, se prevén jornadas de marcación de autopartes, “un mecanismo idóneo para generar procesos de trazabilidad de piezas y en consecuencia desestimular el hurto”.

El Distrito destaca además que durante el primer semestre de 2018 adelantó 125 actividades de control en zonas donde los ciudadanos acostumbran a dejar su vehículo o moto en la vía, logrando sensibilizar a 437 conductores. También indicó que fueron desarticuladas dos bandas dedicadas al hurto de vehículos y motos y que, durante el segundo semestre, sellaron a 19 locales comerciales e incautaron 585 autopartes avaluadas en $30 millones.

Si bien el reto de las autoridades en 2019 será intensificar las investigaciones y lograr identificar los siempre volátiles tentáculos de una delincuencia que es cada vez más especializada, la responsabilidad también recae sobre los conductores, pues el 90 % de los hurtos son en las vías públicas, donde muchos propietarios suelen dejar sus vehículos sin mayor cuidado.

 

jgonzalez@elespectador.com

833861

2019-01-13T21:00:00-05:00

article

2019-01-13T21:00:02-05:00

leorod4@me.com

none

Javier González Penagos - Twitter: @Currinche

Bogotá

Robo de carros y motos en Bogotá: un drama que sigue rodando

61

691303

691364