Rumba ampliada, pero 'a palo seco'

La iniciativa se escuchó durante el conversatorio que organizó el ente educativo, donde se debatió la medida.

Durante la rumba ampliada, el 50% de los bares tuvo pérdidas. / Archivo

Los bogotanos podrían rumbear hasta las 6:00 a.m., pero a partir de las 3:00 a.m. lo harían “a palo seco”, es decir, sin consumo de licor. Esta fue una de las múltiples propuestas que se escucharon en el conversatorio sobre la rumba extendida, que se realizó ayer en la Universidad de los Andes y al que asistieron académicos, organizaciones, funcionarios del Distrito y representantes de los bares.

La propuesta fue hecha por Eduardo Behrentz, decano de la Facultad de Ingeniería, quien aseguró que todavía tiene dudas con respecto a la medida implementada hace un mes, pues le preocupa el aumento de riñas y accidentes que podría haber en la ciudad a causa del consumo de alcohol. “Queremos proponerle a la administración distrital una forma distinta de entender el concepto de rumba extendida, que no necesariamente implique la ingesta de alcohol. Se controla su venta hasta las 3:00 a.m. (como se hace actualmente), previniendo así un aumento de riñas y accidentes en el mediano y largo plazo”, aseguró Behrentz.

Sus argumentos se basaron en el último informe del Instituto de Medicina Legal, en el que se afirma que Bogotá presenta la tasa de violencia interpersonal más alta del país, con 592 casos por 100.000 habitantes, y que en Colombia, el 55% de las riñas ocurre por el consumo de alcohol. Ante la propuesta Camilo Ospina, presidente de Asobares, aseguró que la prohibición podría generar mercados ilegales de licor. “Restringir hasta las 3:00 a.m. no va a acabar ni con la venta ni con el consumo, entonces se van a generar unos mercados negros de licor después de esa hora. Es una experiencia que hemos tenido ya con la ley seca en el Mundial de Fútbol, cuando la gente no dejó de comprar y hubo avivatos que vendieron ilegalmente”.

Al respecto, Asobares también expuso un estudio en el que se concluyó que el 50% de los establecimientos que abrieron hasta las 6:00 a.m. presentaron pérdidas, el 33% mantuvo un punto de equilibrio y solo el 16% reportó ganancias. Según la asociación, la rumba extendida no funciona en todos los lugares, pues muchos no cuentan con la infraestructura para abrir hasta las 6:00 a.m. y en varias zonas “la noche sigue criminalizada” por la ausencia de programas nocturnos.

La organización Corpovisionarios agregó a este argumento que el problema no radica en el consumo de alcohol, sino en cómo los ciudadanos se comportan. Henry Murraín, director de Corpovisionarios, ejemplificó que en países como Rusia se consume más y los índices de violencia son mucho más bajos. Para esta organización, hay que mirar en detalle las prácticas culturales.

Por último, para Santiago Trujillo, director del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), la medida no se puede limitar a las zonas de rumba, ni tampoco se debe reducir el debate al consumo de alcohol. Según el director, Bogotá tiene que aumentar la oferta de eventos y lugares en la noche, pues solo cuenta con 458 equipamientos culturales, una cifra muy baja si se compara con otras ciudades como México, que tiene 1.329. Los ciclopaseos nocturnos, las fiestas de luces y las noches en blanco son algunas de las propuestas de Idartes.