Salud en Bogotá, ¿con atrasos en infraestructura?

La Contraloría sigue en su tarea de auditar palmo a palmo a la administración Petro.

Las obras en el hospital de Kennedy son algunas de las más retrasadas. / Contraloría Distrital

Luego de los cuestionamientos sobre la malla vial, la máquina tapahuecos y los líos en Metrovivienda, entre otros, ahora el turno es para el sector salud. Un informe sobre la inversión en los hospitales públicos habla del incumplimiento del Plan Maestro de Equipamientos en Salud. Sin embargo, el Distrito se defiende diciendo que se están viendo parte del panorama.

Vale aclarar que, pese a que el informe critica la gestión de la actual alcaldía, los retrasos serían un acumulado de las últimas administraciones. Frente a los cuestionamientos, el secretario de Salud, Mauricio Bustamante, le extendió una invitación al contralor para que conozca de primera mano lo que se está haciendo.

El Plan Maestro, que se decretó en 2006 y tiene una proyección a 2019, priorizó 127 obras de mejoramiento en los hospitales del Distrito y contemplaba inversiones por $380.000 millones. A pesar de que la hoja de ruta estaba definida e incluso se contaba con el presupuesto, de acuerdo con el análisis que hizo el ente de control, gran parte de los trabajos planeados para 2012-2015 no se terminarán en esta administración. Según el estudio, la ejecución asciende a $244.000 millones (63% de lo presupuestado), pero las obras registran avance de sólo 13%.

Las críticas a la administración Petro apuntan a que, a pesar de haber recibido 15 obras terminadas, seis en ejecución parcial y 15 en estudios, y a que en su plan de desarrollo se comprometió a actualizar el 100% de las obras, a seis meses de que termine este mandato sólo ha sido concluida la Unidad Primaria de Atención (UPA) de Usaquén, hay otra en ejecución y tres en estudio. A esto se suma que en las arcas de la administración hay $100.000 millones para los trabajos que siguen sin ser ejecutados.

“Es prácticamente imposible ponerse al día en seis meses con los compromisos adquiridos, pues existen 86 proyectos que no tienen adelanto y que corresponden, en su mayoría, a unidades básicas de atención (UBA), unidades primarias de atención en salud (UPA) y centros de atención médica integral (CAMI), centros para facilitar el acceso a la salud de la población”, dijo el contralor de Bogotá, Diego Ardila.

Frente a lo dicho por el contralor, el secretario de Salud reconoció que el período de Petro termina el 31 de diciembre, pero que se trabaja duro para cumplirle a la ciudadanía y los resultados se ven. Agregó que, a pesar de que algunas de las obras no hacen parte del Plan Maestro, sino del plan bienal, que se concerta con el Ministerio, todos apuntan a mejorar el servicio.

Destacó que se han entregado los CAMI de Chapinero y Engativá, la UBA Nuevo Aeropuerto El Dorado, las UPA de Zona Franca y Usaquén, el CAB Las Delicias del hospital Pablo VI y la construcción de la primera fase de la red contra incendios del hospital El Tunal. Sin contar las inversiones de equipamiento y el trabajo en la recuperación de obras afectadas por el carrusel de la contratación, como el hospital El Tintal o el de Meissen. “Valdría la pena que tuviera la oportunidad de invitar al contralor para que pudiéramos visitar varias obras. Trabajamos las 24 horas en mejorar el servicio, recuperando obras que fueron afectadas por la corrupción”, concluyó Bustamante.