Samper: Hace 20 años Peñalosa usó la plata del metro para hacer Transmilenio

El expresidente asegura que "otra vez" el alcalde de Bogotá "le hará conejo a la ciudad". El mandatario de la capital de la República insiste que la diferencia "es que este metro sí lo vamos a hacer”.

En 1942, cuando Carlos Sanz de Santamaría era el alcalde de Bogotá y Alfonso López Pumarejo era el presidente de Colombia, se realizó el primer estudio para la implementación del metro por cable para la capital de la República. Han pasado 76 años desde entonces y aún se siguen realizando estudios para la construcción de dicho sistema de transporte para la ciudad.

“La principal diferencia entre nuestro metro y los que se han anunciado durante tantos años es que este sí lo vamos a hacer”, ha dicho en diferentes escenarios el actual alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa. 

La idea de metro que promete implementar Peñalosa sigue generado polémica. En las elecciones para la alcaldía de Bogotá fue un tema de discusión constante. El actual alcalde se la jugó con la propuesta de la construcción de un metro elevado, todos sus contrincantes electorales se mostraron de acuerdo con la idea de construir un metro subterráneo. La idea que ganó fue la primera. “Un metro elevado cuesta la mitad de lo que vale uno subterráneo y tiene menos riesgo de sobrecosto”, dice Peñalosa.

GALERÍA: Metro de Bogotá, un sueño de más de seis décadas

Hace dos días el Gobierno Nacional, en cabeza del Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), se comprometió a aportar el 70% de los recursos que se necesitan para la construcción de la primera línea del metro. Es decir, el Gobierno aportará $9,08 billones de los $12,94 billones que se requieren. El Distrito tendrá que aportar el 30% restante, es decir $3,86 billones. 

La pelota está en el campo del Concejo de Bogotá que, en un poco más de mes y medio, tendría que aprobar las vigencias futuras para la financiación de la obra. 

"Luego, se debe firmar el convenio de cofinanciación, el cual deberá hacerse antes de que entre en vigencia la Ley de Garantías (11 de noviembre). En esa línea, esperamos que la administración esté abriendo la licitación en diciembre o a principios de 2019”, explicó Luis Fernando Mejía, director del Departamento Nacional de Planación.

Aunque el debate se dará entre la bancadas políticas del Concejo de Bogotá, afuera la discusión también promete seguir siendo intensa. 

En ese contexto, el expresidente de Colombia, Ernesto Samper, pidió este miércoles a los concejales "no caer en la tentación de aprobarle los cupos de crédito que permitirían comenzar este despropósito".

Para Samper, la idea de construir un metro elevado y de que este pase por la carrera séptima, es una "locura". 

"Quiero invitar a los ciudadanos, a los bogotanos, a todos los que viven en Bogotá, a que se opongan a esta locura. El metro elevado no va a a resolver los problemas de tráfico de la ciudad. Los invito a manifestarse en contra de esta iniciativa", dijo el exmandatario. 

En 1998, cuando Samper era presidente y Peñalosa avanzaba en su primera administración, ambos firmaron en el Cerro de Monserrate un acuerdo de voluntades para la construcción de la primera línea del metro. 

El compromiso firmado fue similar al actual. La Nación se comprometió a financiar el 70% del proyecto, el Distrito, el 30% restante. En ese entonces, hace ya 20 años, el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), estimó que la obra tendría un costo de 2.721 millones de dólares.

En ese evento, Peñalosa indicó que la obra iniciará a mediados de 1999 y concluirá en el 2005. 

Sobre ese compromiso, el expresidente Samper aseguró que "Peñalosa le hizo conejo a la ciudad".

"Hicimos los acuerdos que firmamos en Bogotá con el entonces alcalde Peñalosa, y a los tres meses de haber dejado el dinero, cogió el dinero y lo empleó para las rutas de Transmilenio y para otros objetivos, es decir, le hizo conejo a Bogotá y lo va a hacer otra vez".

Samper considera que es "imposible" adecuar la carrera 7 para lo que propone Peñalosa. "Eso implica demoler edificaciones a lado y lado de la cra 7, abrir una zanja en la mitad de la ciudad, que va a terminar de colapsar el tráfico". 

Para Samper, "al señor Peñalosa se le convirtió en una obsesión personal no hacerle a Bogotá el metro que todas las ciudades del tamaño de Bogotá en América Latina ya tienen, el metro subterráneo". 

En el debate, el alcalde de Bogotá sigue activo. Como lo hizo en campaña, defiene la idea de la construcción de un metro elevado para la ciudad. 

"Este metro va a ser mucho más agradable para los ciudadanos. Viendo el paisaje de la ciudad, con luz natural. Van a sentirse mucho más seguros (...) es un metro que será excepecionalmente rápido porque va a tener una velocidad de 43 km por hora, incluyendo las paradas y de más, va a tener estaciones relativamente distanciadas. A esto se le suma el aporte de Transmilenio".

Este miércoles, la Alcaldía radicó en el Concejo el proyecto de vigencias futuras para el Metro.

“Confiamos en el apoyo que nos ha dado el Concejo. Este es el proyecto de infraestructura más importante del país, llegamos a un punto por primera vez con un proyecto Metro para Bogotá en el que estamos en de la recta final, razón por la cual la Administración es optimista del trámite en el Concejo distrital”, djo el secretario de Gobierno, Miguel Uribe.

La autorización por parte del Concejo es el último requisito para firmar el convenio con la Nación, cuyo plazo vence el 11 de noviembre, fecha a partir de la cual empieza a regir la Ley de Garantías.