Sara Sofía murió: reiteró su madre en el último interrogatorio

Noticias destacadas de Bogotá

El documento, que reveló Noticias RCN, corresponde a la versión que dio este miércoles. Narra los momentos después de la muerte y cómo tuvieron el cadáver tres días tirado en la sala. Aunque insiste que desconoce cómo falleció, se investiga un posible caso de maltrato.

La versión no es nueva: Carolina Galván, madre de Sara Sofía, ya había dicho que la pequeña había muerto y que su cuerpo lo tiraron a un caño. Sin embargo, el último interrogatorio, que dio este miércoles, no solo lo ratifica, sino que brinda escabrosos detalles desde el fallecimiento hasta que desaparecieron el cadáver. En él señala a su expareja Nilson Díaz de haber sido el que se deshizo del cuerpo y cómo duraron casi tres días con el cadáver, metido en un costal, tirado en la sala de la casa. De ser cierto, los investigadores no solo tienen el reto de encontrar el cuerpo. También de descubrir cómo murió: ¿un homicidio producto del maltrato físico o una muerte accidental a causa del abandono?

>>>Lea: Caso Sara Sofía: lo que se sabe de su desaparición

En el documento, que leyó casi en su totalidad el noticiero de televisión, se aprecia como Carolina Galván cuenta minuto a minuto lo que sucedió desde el día de la muerte de la niña, el 27 de enero. Comienza diciendo que salió de su casa a las 11:00 a.m. y dejó a Sara Sofía al cuidado de su compañero sentimental. Supuestamente salió a prostituirse, para conseguir dinero, pero como no lo logró regresó a las 4:00 de la tarde y la niña estaba dormida.

Cuenta que a las 6:00 p.m. Nilson se paró a mirar a la niña y la llamó de inmediato. “Veo a la niña botando espuma por la nariz, entonces me ataqué a llorar y empecé a mover la niña para que se despertara y no despertó. Nilson me abrazaba y me decía que tranquila, que me calmara”. La pareja, en vez de llevarla a un hospital, para tratar de salvarle la vida, hicieron algo insólito: “La dejamos como media hora ahí y al rato Nilson cogió una cobija azul oscura, la envolvió, la metió en un costal blanco y la dejó en la sala”.

>>>Lea: Dudas en declaración de Nilson Díaz sobre paradero de Sara Sofía Galván

Y sigue: “Nos acostamos a dormir. Los niños comenzaron a decir que Sarita estaba viva y Nilson los regañó. Les dijo que eso no era un juego. Los cuatro niños se dieron cuenta de que Sarita estaba muerta. Ellos preguntaban que qué había pasado y Nilson decía que no sabía. Yo no podía dormir y miraba cada rato para la sala a ver si la niña de pronto la escuchaba llorar y la podía sacar”.

El escalofriante relato no para ahí. No bastó con haber pasado la noche con el cadáver en la sala, sino que, al día siguiente, a las 9:00 de la mañana del 28 de enero salieron Carolina, Nilson y los cuatro niños a reclamar el bono alimentario que entregaba el jardín donde estudiaba la niña. Cuando le preguntaron por ella, sencillamente dijo que la había dejado al cuidado de una señora. Esta escena coincide con la que entregó Xiomara Galván, la tía de la niña, a las autoridades. Ese día fue cuando sospechó que a Sara le había pasado algo y encendió las alarmas para comenzar su búsqueda.

Y mientras esto ocurría, según la declaración de la madre de la niña, ese jueves regresaron a la casa y el cuerpo seguía ahí, envuelto en un costal, tirado en la sala, donde permaneció hasta el día siguiente. Es decir, conservaron el cuerpo más de 48 horas. El viernes, 29 de enero, luego de ir a un culto religioso, al volver a la casa, el cuerpo ya no estaba. Carolina Galván cuenta que Nilson le confesó que había desaparecido el cadáver. “Eso creo que los niños no lo escucharon, pero creo que ellos niños vieron cuando eso pasó, porque ellos estaban con Nilson todo el tiempo”. Cuando le preguntó, le dijo: “Yo lo tiré en el caño”. Agrega en su declaración que fue Nilson quien le dijo que dijera que había regalado, para salvarlo a él, versión que es la que él sigue sosteniendo ante los investigadores.

El relato de la muerte, en parte, coincide con el que le dieron inicialmente a la tía de Sara Sofía, el 8 de febrero. No obstante, siguen existiendo muchos vacíos y preguntas que siguen sin responder los dos sospechosos de la desaparición de la niña. A la fecha, a pesar de que cada día se conocen otros detalles y versiones (todas contradictorias), las autoridades siguen las labores de búsqueda, no solo en los ríos y caños del sur de la ciudad, sino en otras ciudades, con la esperanza de que la versión de que la niña fue víctima de trata de personas sea cierta y la puedan encontrar con vida.

Sobre todo, teniendo en cuenta que otras versiones que contradicen la teoría de que la menor esté muerta, como la de un peluquero de la zona en la que vivía Carolina Galván y uno de los hijos de Nilson Díaz, quienes manifestaron que vieron a Sara Sofía con vida. Además, el menor también habría revelado que la pequeña habría sido víctima de maltrato por parte de su mamá.

A la par, en las inspecciones a la vivienda donde permaneció sus últimos días la niña, los investigadores tratan de encontrar indicios para establecer si Sara Sofía fue víctima de violencia física y tener indicios de si se trató o no de un homicidio. A la fecha, según Noticias RCN, la Fiscalía cuenta con casi 25 testimonios que vienen brindando pistas para tratar de determinar qué sucedió realmente con la niña.

Comparte en redes: