Satisfacción y demanda del SITP, deuda de la administración Peñalosa

Noticias destacadas de Bogotá

La mejora en las cifras de satisfacción de todos los sectores contrasta con el descontento que mantienen los usuarios del transporte público, en especial del SITP. A eso se suma el desplome de las cifras de uso del sistema, agravando aún más el déficit financiero.

En términos generales, el alcalde Enrique Peñalosa se despide de su despacho en el Palacio Liévano con las cifras más favorables desde que inició su administración, en 2016. De acuerdo con la más reciente encuesta de percepción, esta administración dejó satisfechos a los capitalinos en términos de salud, educación y vivienda. Y aunque seguridad y movilidad siguen manteniendo indicadores muy bajos, los números mejoraron y fueron los mejores del cuatrienio. Hasta Transmilenio (TM), que tenía el menor porcentaje de complacencia, mejoró su percepción entre la ciudadanía, pero lo que nunca despegó fue la satisfacción con el sistema de buses urbanos, conocido como SITP.

El Sistema Integrado de Transporte Público lo conforman los buses azules, naranjas y rojos que ingresan a los barrios. La idea inicial era que estos funcionaran como una especie de alimentadores para TM, pero su mala implementación desde el principio generó que la programación de las rutas fuera mucho más compleja de lo que se pretendía. 

Incluso, las dificultades para poner a andar los buses ocasionó que dos operadores fueran liquidados en los albores del sistema, quedando Fontibón y zonas de Ciudad Bolívar y Suba con el sistema que hasta hoy se conoce como SITP provisional, y que no es más que el sistema de buses tradicional. 

Pese a las dificultades, el sistema se puso a andar, en algunos casos con nuevos y modernos buses, y en otros con los vehículos que fueron adaptados para hacer parte del SITP. Sea por mala estrategia de comunicación, por miedo a la innovación o por comodidad con el sistema tradicional, el sistema tuvo número muy bajos de uso durante primeros años, siempre con la esperanzaa de que los pasajeros empezarían a subirse conforme empezaran a ver más buses azules por la ciudad.

El resultado de esto fue que muchos buses empezaron a circular casi vacíos, generando una carga financiera muy grande al sistema, que a día de hoy mantiene un déficit que ronda los $619.000 millones. Así las cosas, con el pasar de los años el sistema empezó a desmejorar su servicio, por lo que los pocos usuarios que logró conquistar empezaron a mudar a otros medios de transporte como vehículos particulares y medios alternativos.

Solo entre el tercer trimestre de 2015 y el primer trimestre de 2017, según estadísticas de TM, se registraron altas cifras de demanda del sistema. O, por lo menos, las cifras más altas desde que se puso en operación. Desde marzo de 2017, la cantidad de usuarios que validan su pasaje viene en caída: en el tercer trimestre de este año hubo unos 78 millones de abordajes, cuando la cifra era de casi 140 millones a finales de 2016.

Inseguridad, baja frecuencia de buses, accidentes de tránsito, intolerancia y acoso, son algunas de las posibles razones por las que se perdieron millones de usuarios del SITP. Mismas razones para que la satisfacción con el sistema haya disminuido al punto más bajo desde que se puso en marcha. La administración Peñalosa, según la más reciente encuesta de percepción ciudadana de Bogotá Cómo Vamos, la satisfacción con el SITP quedó en 24 %, una cifra que recibió en 32 %. 

Asimismo, según la encuesta, solo un 14 % de ciudadanos considera que el servicio del SITP mejoró, frente a un 34 % (que sin embargo disminuyó) de quienes creen que el servicio empeoró. Zona por zona, el servicio también tiene cifras preocupantes: las únicas localidades en que los ciudadanos creen que el SITP mejoró fueron las del suroriente (Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño, Usme y San Cristóbal), donde se pasó de un 15 % a un 17 % de satisfacción. En otros puntos la situación es más grave. Por ejemplo, en Usaquén y Suba, la satisfacción se desplomó de 28% a 13 %, mientras en el centro (Puente Aranda, Mártires, Candelaria y Santa Fe), la estadística cayó de 15 % a 10 %.

Los problemas del sistema se reflejan en el único informe sobre percepción ciudadana (la de 2017) que indagó sobre las mayores preocupaciones de los usuarios del SITP. En ese entonces, un 50 % de los encuestados respondió que lo más urgente por mejorar era garantizar mayor frecuencia de los buses. Otros malestares son reducir la inseguridad (28 %), ampliar la cobertura geográfica de las rutas (25 %) y ampliar el número de carriles exclusivos para el SITP (14 %).

Hoy el panorama del SITP es inquietante. A los dos operadores liquidados se sumó este año el concesionario de Usme, donde el servicio se está prestando mediante buses de otros operadores. Además de eso, el futuro del sistema provisional es cada vez más incierto, pues su final se anunció en múltiples ocasiones como "inminente", y dichos buses siguen rodando, agrandando el déficit financiero pues ese dinero no ingresa a las arcas del sistema. También ha sido lenta la adquisición y renovación de flota, procesos cuyas licitaciones tuvieron varios tropiezos.

Sin embargo, hace unos días, el Distrito logró concretar la compra de 379 buses eléctricos para el SITP, que no obstante tendrán una incidencia menor en el engranaje del sistema, dado que las rutas que cubrirán son, en su mayoría, alimentadores de TM. Solo ocho serán como tal para los buses azules del SITP: cinco del servicio provisional en Fontibón y tres de rutas actuales del sistema. 

De igual forma, otro aspecto por rescatar entre las tareas que hizo esta administración para frenar el declive del SITP, es haber alcanzado un acuerdo con los operadores para renegociar los contratos, con lo que se espera no solo garantizar el servicio sino mejorarlo. "Conscientes del deterioro en la prestación del servicio y los problemas económicos y operacionales que acarreaban los concesionarios, esta administración firmó un otrosí con 6 concesionarios a manera de salvavidas para garantizar la prestación del servicio, mejorar su calidad y aumentar así la percepción de favorabilidad en los usuarios", aseguró el sistema tras conocer los resultados de la encuesta de percepción.

Comparte en redes: