Se acaba el contraflujo de la 7ª

Distrito busca reducir atropellos, que han aumentado 64%, y mejorar los tiempos de viaje del transporte público.

Desde el 6 de enero de 2015 se eliminará el reversible que opera en la carrera 7ª de 5:00 p.m. a 8:00 p.m. / Archivo

Desde octubre pasado, la Secretaría de Movilidad había anunciado que estudiaba la idea de eliminar el reversible de la carrera 7ª, que funciona de lunes a viernes entre 5:00 p.m. y 8:00 p.m. entre calles 36 y 94. Ahora la decisión está en firme y comenzará a aplicarse el próximo 6 de enero.

Uno de los aspectos que permiten levantar la medida es que en octubre el Distrito dejó lista la ampliación de la carrera 11 entre calles 100 y 106, de manera que esta vía puede tener tráfico en ambos sentidos, con una calzada para los vehículos que van desde el sur hacia el norte. Se sabe que la doble circulación comenzaría a operar a mediados de enero, entre calles 82 y 100.

La Secretaría de Movilidad está convencida de que es innecesario mantener el contraflujo adoptado desde 1971. Una de las razones que tiene la administración para sustentar el cambio es la seguridad vial en la 7ª. “Se hace necesario reducir la accidentalidad en el período de las 5:00 a las 8 p.m., que ha tenido un incremento de un 64% en atropellos del año 2011 a 2014, así como priorizar la circulación del transporte público, en el cual se movilizan a esta hora y por este corredor aproximadamente 37.000 usuarios”, según señala el proyecto de resolución expedido por la entidad distrital.

Además, muchos han criticado que el contraflujo es en cierta medida clasista, pues sólo favorece a aquellos que tienen carro particular y van hacia el norte, mientras que quienes van en bus hacia el sur después de la jornada de trabajo, tienen que aguantar mucho más de una hora y media en el trancón de la carrera 13, especialmente.

Por esta razón, uno de los objetivos que espera cumplir el Distrito con la decisión de eliminarlo es mejorar los tiempos de desplazamiento. Hoy los vehículos que van hacia el sur se movilizan a una velocidad promedio de 11 kilómetros por hora en las carreras 11 y 13. Con el levantamiento de la medida, los buses de servicio público podrían desplazarse a 20 km/h en la 7ª.

Uno de los más críticos con el contraflujo ha sido Darío Hidalgo, exsubgerente de Transmilenio e investigador de Embarq, quien ha dicho que esta es una medida del siglo pasado que convierte al carro en rey y al transporte público en súbdito. “Por eso se quitó el de mediodía en 1999, así como los peligrosos reversibles que llevaban carros en contravía hasta la 140”.

De hecho, en un foro realizado por la Contraloría sobre el futuro de la 7ª, Hidalgo y Mauricio Rico, representante de Corposéptima, llamaron la atención frente a la necesidad de eliminar el reversible “porque no tiene sentido favorecer a quienes van en carro particular solamente”.

Se espera que hoy la Secretaría de Movilidad explique más detalles sobre cómo será el funcionamiento de las modificaciones.

 

 

últimas noticias