"Se debe fortalecer el turismo cultural"

George Yúdice elogió que la cultura sea uno de los ejes centrales del Plan de Desarrollo y criticó la falta de promoción de iniciativas como Rock al Parque.

George Yúdice, experto estadounidense en gestión y política cultural. / Liz Durán Rodríguez

No es la primera vez que el estadounidense George Yúdice, experto en gestión y política cultural, viene a Bogotá para tener un acercamiento con los proyectos del Distrito y participar en los debates sobre el balance de las políticas públicas de la ciudad. En entrevista con El Espectador aseguró que, aunque la capital tiene la cultura como uno de los pilares del plan de desarrollo, debe incursionar más en las industrias creativas: el diseño urbano, la moda y la arquitectura. Además criticó que el sector turismo esté tan alejado de las políticas en la materia y que iniciativas como Rock al Parque no tengan en el extranjero la promoción que merecen.

¿Cómo está Bogotá en políticas culturales?

Desde hace 15 años viene innovando en políticas culturales urbanas. Rock al Parque, las redes de bibliotecas y el trabajo con los grafiteros reflejan un acceso cultural para todo el mundo y eso es rescatable. A partir de estas actividades se demuestra que hay una trayectoria y mucho trabajo en el diseño de políticas que buscan la inclusión, y en esa parte va bien.

¿Cómo se ha transformado la ciudad gracias a esas políticas?

Las políticas varían según las necesidades de cada metrópoli. Por ejemplo, en la época de Mockus el problema era la inseguridad, así que las políticas públicas culturales se enfocaron en hacer de Bogotá un lugar con más espacios seguros. En cambio, esta Alcaldía le apunta a la inclusión, como el caso de los grafiteros. Bogotá tiene una particularidad que casi ninguna otra ciudad tiene y es que se diseñan planes decenales, con parámetros efectivos, que una administración nueva no va a descartar. Entonces las problemáticas se mejoran en alguna medida y van cambiando.

¿Cómo está Bogotá frente a otras ciudades latinoamericanas?

Unas están más orientadas a promover industrias creativas, y no sólo en las industrias culturales, como el cine o el libro. Hay arquitectura, diseño y moda, como el caso de Buenos Aires y Río de Janeiro. Hay otras que tienen una preocupación social fuerte, de inclusión, y Bogotá está en esa línea. Sin embargo, debería explorarlas todas.

 ¿En qué debería mejorar la ciudad?

Las políticas están bien encaminadas, pero se pueden mejorar con nuevas tecnologías. Me parece que aquí perdieron terreno cuando se le quitó el área del turismo y se perdió una fuente económica grande para financiar proyectos conjuntos de cultura y turismo. Si todo estuviera bajo cultura, habría más facilidad, porque la gente muchas veces viaja por estas cuestiones. Estoy seguro de que Rock al Parque debe atraer a muchos extranjeros, pero no hay promoción. En otras ciudades los festivales de música son ocasión de turismo cultural, entonces habría que ver por qué no hay tanta afluencia extranjera.

¿Cómo puede la cultura transformar las prácticas ciudadanas?

Las actividades culturales pueden generar cohesión social. También sirven para mitigar problemas de inseguridad, de convivencia, de planificación urbana, incluso en asuntos ecológicos, porque sensibiliza a las personas y es una manera de educar. Aunque la solución no está sólo en la cultura, sino en el empleo y la redistribución económica. La cultura tiene sus posibilidades, pero no es una panacea que va a resolver todo.

¿Cómo se deben encaminar las políticas culturales en Bogotá?

Hay que articular la cultura con el transporte, la salud, el urbanismo, entre otros, para lograr su sostenibilidad. Hay que prestar más atención a esas alianzas, impulsar los proyectos de otras áreas y centrarse en los usos económicos y sociales de la cultura, es decir, en cómo a través de los programas culturales puede haber renovación urbana, reducción de la violencia e, incluso, aportar a procesos de inclusión.

 

[email protected]

@lauradulcero