Alerta naranja en hospitales y pico y cédula, abecé de las nuevas medidas en Bogotá

Noticias destacadas de Bogotá

Cifras de la Secretaría de Salud reportaron que este domingo 14 de junio hay 405 pacientes sospechosos y confirmados para el virus en cuidados intensivos. Esto se traduce en una ocupación del 55.94% de las camas de UCI disponibles para COVID-19 en la ciudad.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, decretó la alerta naranja en la red hospitalaria de la ciudad, luego de que este domingo 14 de junio se alcanzara el pico más alto en la ocupación de camas UCI disponibles para pacientes COVID-19. Según cifras de la Secretaría de Salud, 405 de las 724 camas con las que cuenta el Distrito para este fin, están en uso, lo que representa un porcentaje de ocupación del 55.94%.

“A medida que empezamos a flexibilizar se nos empezó a agravar la gente. Ya esta semana superamos el 50% de ocupación de UCI. No es dramático, pero estamos creciendo en el nivel de ocupación y todavía no han llegado los ventiladores que nos permita ampliar la capacidad. Vamos a tratar de que nos cuadre el incremento en la ocupación con la llegada de ventiladores, pero no nos podemos confiar", anunció la mandataria.

En consecuencia de esta declaratoria, a partir del próximo martes 16 el Distrito asumirá el control y manejo de todas las unidades de cuidados intensivos de la ciudad, tanto de la red pública y privada.

"El Centro Regulatorio de Urgencias y Emergencias (CRUE) será el encargado de ordenar y coordinar a qué UCI va cada paciente buscando la equidad en el acceso a las UCI. Que todos los ciudadanos tengan la misma oportunidad y derecho a la salud, independiente de que sean públicas o privadas, sin distinguir afiliación. Se hace necesario definir un decreto con precios de referencia para establecer el pago desde las EPS hasta las IPS, esto va a ser definido por el Ministerio de Salud para todo el país. Ese pago, además, se debe hacer con un anticipo del 50%, una vez confirmado que se trate de un paciente con COVID-19″, explicó el ministro de Salud, Fernando Ruíz.

Por su parte, el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, se comprometió a realizar auditorias diarias “para determinar que los pacientes que estén en las UCI realmente lo necesitan y están dentro de los parámetros para estar ahí”.

La alcaldesa confirmó entonces que el 23 de junio llegarán los 145 primeros ventiladores que permitirán ampliar la oferta de camas UCI para pacientes con el virus. En adelante, estimamos que cada 15 días, en coordinación con el Ministerio de Salud, se estén recibiendo alrededor de 120 nuevos respiradores para la ciudad. “Modelos estiman que entre julio y agosto debe llegar el pico de la pandemia. Vamos a requerir más hospitalización y UCI, cada 15 días vamos a estar en premura, pero vamos a tratar de mantener la situación bajo control”, indicó López.

Con este panorama la mandataria definió que no se van a tomar medidas restrictivas adicionales para los bogotanos, a menos que la llegada de ventiladores se vea trocada por algún motivo.

Se levanta la alerta naranja en Kennedy

“Quiero agradecer a la ciudadanía de Kennedy su sacrificio y cuidado durante estos 15 días y decirles que valió la pena. La velocidad de contagio en la localidad empezó a bajar”, afirmó Claudia López. Por lo cual decidió levantar la medida restrictiva en la localidad.

Pico y cédula en Bogotá

A partir del próximo martes 16 de junio los ciudadanos podrán salir a hacer sus diligencias, compras y acceder a servicios bajo la medida del pico y cédula. Esto quiere decir que los días pares no podrán salir las personas cuya cédula termina en par y los días impares no podrán salir los ciudadanos cuya cédula termine en número impar.

Se habilita el comercio no esencial y servicios

A partir del martes 16 de junio los centros comerciales de la ciudad y los establecimientos de comercio no esenciales podrán abrir nuevamente. Sin embargo, estos locales comerciales podrán abrir solamente a partir de las 12:00 del mediodía y deberán controlar el ingreso de los clientes aplicando la restricción del pico y cédula.

Asimismo, previo a su reapertura, deberán inscribirse en la página de reactivación económica para que el establecimiento sea certificado por la Secretaría de Desarrollo económico y se constate que el mismo cumpla con todos los protocolos de bioseguridad. Los locales de comercio no esencial que no cuenten con este certificado se expondrán a sanciones.

Para el caso de los centros comerciales, si un establecimiento comercial no cumple con las medidas de bioseguridad o no cuenta con el certificado, podría causar el cierre de todo el centro comercial.

El sector de servicios (comunicaciones, finanzas, contadores) también podrá retomar labores, pero bajo la modalidad de teletrabajo.

En esa misma línea, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, dijo que “a partir de este miércoles se realizará un piloto con los principales centros comerciales y vendedores informales de San Victorino para que el famoso ‘madrugón’ se convierta en ‘trasnochón’. En todo momento es importante garantizar que sobre la vía no se generen grandes aglomeraciones. Esto mismo lo estamos dialogando con comerciantes de El 20 de Julio y de la Séptima”.

Se amplían horarios y espacios para actividad física

Otra medida que se flexibilizó fue la de la actividad física en la población mayor de 70 años que pasa de media hora de salida al aire libre, a una hora. Asimismo, se anunció que se realizará un piloto de reactivación social al aire libre, por lo que posiblemente la próxima semana se abrirá la ciclovía y los parques de la ciudad.

Cuarentena estricta en cinco UPZ de la ciudad

A partir del martes 16 de junio y durante 14 días cinco UPZ de la ciudad entrarán en una estricta cuarentena, similar a la que se aplicó en la localidad de Kennedy, debido al evidente aumento de contagios que se ha presentado en los últimos días, en estos sectores de Bogotá.

“Ya está demostrado que esta medida preventiva funciona y que modera el riesgo tanto en esas zonas como en el resto de la ciudad. Al igual que como hicimos en Kennedy se aplicarán testeos masivos, equipos médicos visitarán los hogares y se brindará apoyo económico a quienes más lo necesitan”, dijo la alcaldesa.

En ese sentido, las personas que habitan en estas UPZ solo podrán salir de sus casas por razones de fuerza mayor, es decir, para abastecerse, acceder a servicios médicos o si laboran en actividades esenciales.

“Quiero agradecerle a Bogotá, vamos bien, estamos pasando por el momento más crítico. Cada día van a aparecer más casos, pero ninguna otra ciudad en Colombia está haciendo 4 mil pruebas diarias. Ese testeo masivo y el aislamiento, especialmente en las zonas en las que está creciendo el contagio, nos debe ayudar a pasar por el pico de la mejor forma posible”, expresó la mandataria.

Finalmente, hizo un llamado para que las personas que son visitadas por los servicios de salud permitan la entrada y la labor del personal médico ya que, según dijo, los ciudadanos están impidiendo que los profesionales de la salud entren a los hogares y realicen las pruebas para COVID-19. “No dejarse aplicar la prueba está prohibido cuando hay una pandemia. Reciban la visita, si van a su casa es porque hemos detectado que usted puede estar en riesgo. El esfuerzo que estamos haciendo es grande y nadie se puede negar al cuidado y el testeo”, concluyó.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Bogotánoticias de Bogotá