Se destraba la avenida Ferrocarril: Distrito da inicio a obras en Fontibón

La obra –que se financió en 2010 con recursos de valorización– contará con dos calzadas de tres carriles por sentido. Beneficiará a 300 mil habitantes y estaría lista en diciembre de 2018, según la administración.

Alcaldía de Bogotá.

Luego de tres años de parálisis, la administración distrital destrabó este viernes las obras de la Avenida Ferrocarril de Occidente, en la localidad de Fontibón, un proyecto que los bogotanos llevaban esperando hace cerca de siete años luego de haberlo financiado a través de valorización. El corredor vial –con el que se beneficiarán alrededor de 300 mil habitantes– estaría listo en diciembre de 2018 según los cálculos de la Alcaldía y contará con dos calzadas de tres carriles por sentido.

De acuerdo con el Distrito, la obra estará dividida en dos tramos: la calzada norte –entre la carrera 100 y la carrera 96– y la calzada sur –entre la carrera 96 C y la carrera 93–. El proyecto implica también la renovación de 5.642 metros cuadrados de espacio público y la construcción de una ciclorruta de 450 metros, con una inversión de $8.682 millones.

“Estamos muy felices de dar inicio a esta nueva obra después de siete años de ser cobrada. Es un tramo de casi un kilómetro dividida en dos calzadas, con grandes aceras y ciclorrutas. Esta es una vía muy importante para los habitantes de Fontibón”, destacó el alcalde Enrique Peñalosa. 

El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) señaló que la avenida Ferrocarril repercutirá positivamente en la movilidad de los habitantes de los barrios Arabia, Atahualpa, Azul, Bahía Solano, Batavia, Belén, Boston, Centro A, Conjunto Residencial Parques de Modelia, Villa Beatriz, El Carmen, El Guadual, San Pedro y Santa Ana, El Jordán, El Pedregal, El Rubí, El Tapete, El Tintal Central, Flandes, y Fontibón Centro, entre otros.

Este corredor vial fue financiado con recursos de valorización en 2010. Sin embargo, su ejecución se inició hasta enero de 2015. Aunque el plazo para su construcción era de un año y un mes, a los tres meses (en abril) ya estaba recibiendo su primera prórroga. “No se cumplieron cinco meses de firmado el contrato, cuando el 10 de junio de 2015 se suspendió la obra debido a la interferencia que el trazado de la vía generaba con una red de alta tensión propiedad de Codensa. Así que desde entonces la obra estuvo frenada”, explicó el Distrito.

Pasado un año, en agosto de 2016, la administración firmó un convenio que permitió el traslado de la red de alta tensión. El acuerdo entre el IDU y Codensa permitió que ambas entidades asumieran en partes iguales los costos del proceso. “Es injusto que los ciudadanos tuvieran que ver paralizada la obra durante todo 2015 por falta de gestión. Cuando llegamos a la Alcaldía nos tocó reiniciar todo el trabajo gerencial para sacar adelante esta obra. Este tipo de prácticas, que demuestran la falta de planeación y gerencia, son las que hemos solucionado en más de 40 obras que recibimos detenidas o con problemas prediales y presupuestales”, manifestó la directora del IDU, Yaneth Mantilla.