Se embolató votación del presupuesto de Bogotá

Cuando todo estaba listo para la votación en primer debate el Concejo, el cabildante Diego García dijo que tenía un impedimento. Ahora la corporación debe resolver este punto, que algunos ven como un ‘saboteo’.

Este martes en la tarde el Concejo de Bogotá debatía el proyecto de presupuesto de Bogotá por $17,2 billones. Cuando todo estaba listo para la votación en la Comisión de Hacienda, sorpresivamente el concejal Diego García (que hace parte de esta Comisión) dijo que tenía un impedimento y no podía continuar el trámite.

Según García, su impedimento se basa en que tiene familiares en cuarto grado que hacen parte del grupo de beneficiarios de la indemnización que el Distrito debe pagar por el derrumbe del Relleno Sanitario Doña Juana en 1997.

Ese recurso lo radicó el pasado viernes 28 de noviembre ante la Secretaría General de la Alcaldía. Pero el hecho de que no hubiera mencionado el tema al Concejo sólo hasta el momento en que iban a votar el proyecto fue mal visto por los concejales, que lo vieron como una “marrullería”.

La molestia de los concejales se explica en que se han surtido varios debates sobre el presupuesto de $17,2 billones que el Distrito quiere que le aprueben y García nunca habló de su impedimento, según dijeron los cabildantes.

“Hasta hoy a las 4 de la tarde ha llegado el impedimento. Lo que está intentando (Diego García) es sabotear el trámite del presupuesto y convertirse en una piedra en el zapato para el alcalde. Él no dijo nada en la reunión parlamentaria de hace una semana de la Alianza Verde. Esta mañana también hubo una reunión de bancada y reiteró su compromiso con el presupuesto. Eso sin contar con que ha hecho quórum en las sesiones de debate de presupuesto y ha presidido algunas”, dijo Antonio Sanguino, concejal y copresidente de la Alianza Verde, a El Espectador.

De acuerdo con el argumento de Sanguino, este “saboteo” implicaría que el alcalde tendría que decretar el mismo presupuesto del año pasado.

Hasta las 6:00 p.m. continuaba un debate en el Concejo en el que pretendían resolver este curioso caso. Sanguino pidió que continuara el trámite del proyecto, así como el concejal Carlos Vicente de Roux.

Sin embargo, la sesión fue suspendida por decisión del presidente del Concejo, Miguel Uribe Turbay, quien citó a una plenaria este miércoles a las 6:00 p.m. en la que los 45 concejales deberán resolver el impedimento de García. Luego habrá que citar nuevamente la votación en Comisión del presupuesto para que finalmente llegue a plenaria.

El proyecto de presupuesto es el más grande en la historia de la ciudad e incluye importantes recursos para el metro ($2,4 billones) y para los proyectos de la recta final del alcalde Gustavo Petro.

Es vital para la administración no sólo porque se trata de los recursos para su último año de gobierno y el avance en las metas que están retrasadas, sino porque además hay dineros que son vitales para el Sistema Integrado de Transporte Público y el metro de Bogotá.

Para el metro, la administración planteo la posibilidad de usar $2,4 billones de un cupo de endeudamiento aprobado en 2013. El problema, como lo ha contado este diario, es que ese cupo tuvo visto bueno pero para desarrollar otras obras de infraestructura como el Transmilenio por la Avenida Boyacá.

De hecho, la concejal Liliana de Diago dijo que uno de los ajustes que propone el Concejo al presupuesto de 2015 es que los recursos de deuda se usen para lo previsto inicialmente. Sólo con esta condición quedarían incorporados en la vigencia del otro año.

Pero de ser así, la Alcaldía de Petro tendría que buscar otras fuentes para continuar el plan del metro de la mano con el presidente Juan Manuel Santos, quien dijo que sólo aportaría $6 billones.  

 

últimas noticias