Según la Defensoría, en las URI de Bogotá podría haber una tragedia

El defensor del Pueblo afirma que los sujetos capturados y puestos en sitios de detención transitoria, permanecen en condiciones ‘indignas’ de hacinamiento.

Archivo ElEspectador.com

Jorge Armando Otálora, defensor del pueblo, hizo una advertencia al Ministerio de Justicia, al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) y a las autoridades locales y nacionales con el fin de que sean tomadas las medidas correspondientes, por cuenta de los graves problemas de hacinamiento que se registran en las URI de Bogotá, algo que podría derivar en amotinamientos e intentos de fuga.

La advertencia se hizo después de que los días 20 y 21 de diciembre del presente año, se presentaran varias situaciones críticas en Bogotá, como la ocurrida en la URI de Puente Aranda, donde los detenidos se amotinaron y retuvieron a los custodios y a los policías, hecho con el cual resultaron siete presos lesionados y tres policías heridos. El otro hecho ocurrió la noche del domingo 21 en la URI de Kennedy, donde se presentó un intento de fuga de 12 personas, 10 de las cuales ya fueron recapturadas.

Diariamente, los funcionarios de la Defensoría del Pueblo visitan los Centros de Reclusión Transitoria, y han podido constatar las condiciones en que permanecen los detenidos en estos lugares. ‘‘La mayoría debe dormir en el piso, no hay comedores, ni baños, ni duchas y las condiciones higiénicas, de salud y alimentación son deplorables. Como si fuera poco, varios centros no cuentan con botiquines ni extintores para atender una emergencia’’, indicó la Defensoría del Pueblo.

Así mismo, la Institución aseguró que en estos lugares, los detenidos permanecen hasta 4 meses cuando las normas establecen un máximo 36 horas, razón por la cual invitó a tomar las decisiones necesarias para ‘evitar una tragedia’.

Las URI de Engativá, que cuenta con capacidad para 35 detenidos y actualmente se registran 100 en las celdas y pasillos; la de Kennedy, con capacidad para 50 detenidos y donde permanecen 182 personas; de Puente Aranda, con capacidad para 90 detenidos y suma 147 personas; y de Ciudad Bolívar, con capacidad para 50 personas y 142 detenidos, son las que registran las situaciones más críticas.

A esto se sumaron las cerca de 18 personas que fueron conducidas anoche a las URI, detenidas por las riñas causadas tras el triunfo de Independiente Santa Fe.

‘‘La solicitud de la Defensoría busca proteger el derecho fundamental a la dignidad humana y, por ende, garantizar los derechos a la salud, a la vida y al debido proceso, de la población detenida en las URI. Por lo tanto, advierte que aunque respeta el derecho a la huelga, como ha venido ocurriendo desde hace varias semanas con los funcionarios del Inpec, ello no puede generar una violación a los derechos fundamentales de los detenidos’’, manifestó la Defensoría.