Según estudio, metro elevado estaría listo 15 meses antes que uno subterráneo

Un ahorro de $4.4 billones y menores costos de operación y mantenimiento son las ventajas de un sistema elevado, según la firma que estructura la primera línea del metro de Bogotá.

Este miércoles se conocieron los primeros resultados de la consultora internacional encargada de ajustar el proyecto de la primera línea del metro elevado en Bogotá. Entre otras, el informe de la firma Systra concluye que la construcción del sistema tal y como lo propone la actual Administración implicaría un ahorro de $4.4 billones y estaría listo 15 meses antes que uno subterráneo.

Según la compañía francesa –que es subsidiaria del Metro de París– con la construcción de un metro elevado, sumado a la reducción de la percepción de ruido hasta 13 decibles, los costos de operación y mantenimiento del sistema serían hasta 25% inferiores respecto a uno subterráneo.

“El metro completamente elevado es hasta $99.000 millones más barato por kilómetro (-19%) que cualquier alternativa con un tramo subterráneo y $145.000 millones más económico por kilómetro (-26%) que el metro completamente subterráneo”, sostiene Systra.

La firma –que fue contratada en abril pasado para comparar los costos y beneficios de varias alternativas para el trazado del tramo oriental del metro, así como diferentes puntos y modalidades de integración con Transmilenio– advierte también que el elevado no obstaculizaría ningún cuerpo de agua, mientras que los subterráneos “interfieren con hasta cuatro cuerpos de agua, generando impacto ambiental negativo”.

“El metro elevado tiene un 24% más de potencial de recuperación de zonas deprimidas, lo que se traduce en 42 mil metros cuadrados”, agrega el informe.

Estos estudios hacen parte del trabajo previo que tendrá que adelantar la administración de Enrique Peñalosa antes de abrir el proceso de licitación de la primera línea del metro, luego de que se decidió apostarle a una estructura elevada y no a una subterránea, como se planteó en los estudios realizados durante el gobierno anterior y algunos de los cuales no fueron desechados del todo por el Distrito, pues sirvieron como base para establecer el trazado de la primera línea.

Con la presentación de los estudios y la sustentación de la propuesta, este lunes, el alcalde de Bogotá formalizó ante el Gobierno Nacional su proyecto de metro elevado, una iniciativa que aunque recibió todos los elogios del Ministerio de Hacienda, aún se encuentra “en estudio” según la Nación. (Lea: Nación evalúa metro elevado que pretende Peñalosa)

Ratificando el compromiso de aportar $9,65 billones para la obra, el ministro Mauricio Cárdenas declaró que el propósito de la Nación es que el metro se haga a la mayor brevedad, por lo que el próximo lunes nuevamente se reunirá con la Administración para avanzar en la definición de la modalidad del sistema: si elevado –como ha insistido Peñalosa– o subterráneo, como lo planteó el exalcalde Gustavo Petro.

No obstante y aunque aún se deben surtir más estudios, el ministro no escatimó elogios para referirse a la propuesta de metro elevado, dejando entrever el guiño que desde ya recibiría la iniciativa por parte del Ejecutivo. Los recursos que aportará el Gobierno Nacional corresponden al 70 % del costo de la obra. El otro 30 %, cerca de $4,1 billones, lo aportará el Distrito, por medio de vigencias futuras.

“El proyecto elevado tiene unos beneficios indiscutibles: menores riesgos, especialmente por temas geotécnicos (subsuelo de la ciudad), tiene la ventana de que es de menor costo y se puede construir más rápidamente (…) Estamos evaluando los estudios, pero el Gobierno quiere que se haga rápido, ratifica los $9,65 billones y esperemos que en el menor tiempo se pueda escoger la modalidad”, sostuvo el funcionario.

Según proyecta la Alcaldía de Bogotá, la primera línea del metro será elevada y alta (entre 8 y 12 metros). Esto, con el objetivo de que se maximice la iluminación natural sobre el espacio público, que constaría de andenes, zonas verdes y parques.

Las estaciones del Metro constarán de elementos como las taquillas, circulaciones, escaleras, ascensores, comercio, locales de comidas, bancos, baños, primeros auxilios y biciparqueaderos. Según los estudios existentes, sobre las vías del Metro –que será 100% eléctrico- rodarán trenes de seis vagones y 142 metros de largo; la capacidad de cada uno será de hasta dos mil personas.

 

últimas noticias