Se establecieron cinco estrategias

¿Qué ha pasado con la seguridad en Bogotá?

Noticias destacadas de Bogotá

Durante los seis primeros meses del año hubo un aumento en los homicidios (2%) y el hurto a bicicletas (20%) en comparación con el mismo periodo del año anterior. Preocupan las rencillas entre bandas y se piensa replantear los policías por cuadrante.

Si bien las condiciones de la cuarentena por cuenta del Covid-19 cambiaron la forma en que operan las bandas delincuenciales y a la vez, ante la reducción de personas en la calle se evidenció una disminución en el hurto de automóviles, motos y residencias, la situación ha sido diferente en los casos de homicidios y robos de bicicletas, que reportaron un crecimiento del 2% y el 20 %, respectivamente, en comparación con las cifras del mismo periodo de 2019.

Lea: Homicidios y hurto de bicicletas, los delitos que han aumentado en Bogotá en los últimos seis meses

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad, en lo que va corrido del año se ha registrado el hurto de 4.712 bicicletas, es decir 26 por día, y un aumento del 20% de los casos en comparación con el año anterior que se reportaron 3.914 robos, lo que para Andrés Nieto, experto en Seguridad de la Universidad Central, ocurre por dos circunstancias.

La primera está relacionada con las condiciones de la cuarentena y el incentivo que se ha dado, tanto del Distrito con las ciclorrutas temporales como de las empresas que dan mayores facilidades, lo que ha hecho que haya más bicicletas rondado por las calles, mientras que el segundo factor está relacionado con las dinámicas de los grupos delincuenciales.

“Las bandas de hurto a celulares y otros ilícitos tenían que compensar ese ingreso con otro elemento y el más fácil y cercano es la bicicleta, porque es el más visible y uno en los que ha crecido la inversión. En 2016, era de aproximadamente $980.000. En2019 el promedio ya estaba en $1,2 millones y ya se ven rodando ciclas de $30 millones. Los delincuentes aprovechan esto y hasta reconocen los tipos de bicicletas y chasis”, dijo Nieto.

En otros casos como el hurto al comercio y de otros elementos la reducción ha sido mayor al 50 % y en casos como las lesiones personales, el robo de motocicletas y a personas ha bajado entre el 40% y el 30%. En gran medida, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad, por aspectos como que gran parte de los casos que se reportan suelen darse en el espacio público, al que la cuarentena ha restringido, y a que ya se venía dando una disminución significativa en los últimos dos años.

En el caso de los homicidios, que presenta un aumento del 2%, el secretario de Seguridad Hugo Acero, resaltó hechos de gran impacto como lo fue la muerte de 23 reclusos de la cárcel la Modelo, en medio del motín que se presentó los primeros días de la emergencia por la pandemia, así mismo reconoció que estos casos se concentraron en siete localidades, en donde hay mayor presencia de ollas del narcotráfico y bandas delincuenciales.

“Lo advertimos desde antes de la cuarentena. En febrero hubo un aumento del 61% de los homicidios en comparación con febrero del año pasado y en junio, hay un aumento del más del 20% con respecto al mismo periodo de 2019, con una cuarentena más pequeña y a pesar de que hubo meses con medidas más estrictas. Por primera vez, toda pinta a que si no se corrigen las cosas a que este año se rompa la tendencia a la baja y empecemos a aumentar el número de homicidios en Bogotá”, señaló a La W el concejal Carlos Fernando Galán (Bogotá para la gente).

Dentro de las cifras se evidencias algunas de las causas. En el 90% de los casos las víctimas fueron hombres, un 9,5 % fueron venezolanos y un 63% fueron por acciones sicariales. De la misma forma, se evidencia que el 31% de los homicidios se concentraron en 83 barrios de localidades como Suba, Bosa, Kennedy, Ciudad Bolívar y Rafael Uribe Uribe, entre otras.

Pero el aumento de las acciones delincuenciales venía desde el año pasado, pues en diciembre se registraron, tan solo en hurto a personas, mas de 12.000 denuncias, muy por encima del promedio por mes que estaba en 8.000.

Para Nieto, a esto se le debe sumar el efecto rebote por cuenta de la reactivación de los crímenes. “En Bogotá llevamos tres años en que el problema han sido las rentas criminales, que no es más que lo que resulta de la venta de droga y los hurtos que no se hacen de forma aislada como en los 80. Ahora hablamos de empresas criminales dedicadas a delinquir, porque tienen roles, forman a sus integrantes y los especializan en diferentes modalidades”.

Esto se debe a que las disputas para quedarse con las rentas es una de las principales razones de los homicidios en la ciudad. Tan solo hay que ver, por ejemplo, en el caso del sector de Entrenubes como en medio de las disputas entre tierreros, se han presentado cuatro homicidios en los últimos meses.

Ante las circunstancias, el coronel Necton Borja, comandante operativo de Control y Reacción de la Policía Metropolitana de Bogotá, aseguró que el trabajo conjunto se ha redireccionado en atender las constantes que han evidenciado en los casos, como por ejemplo que el 64% de los casos se cometieron los viernes, sábado y domingo, mientras que el 73% se realizan entre las seis de la tarde y la media noche

“Se tienen cinco equipos en cinco zonas, es decir que se llevó la policía judicial con equipos técnicos que permiten hacer acciones diferenciales en localidades como Ciudad Bolívar, Bosa, Rafael Uribe, Kennedy y Suba”, indicó Borja. Así mismo, como se planteó en el último consejo de seguridad entre el Distrito y el Gobierno Nacional, se busca reorganizar la vigilancia que se hace por cuadrantes, lo que tanto para Nieto como para Galán es importante dada el déficit de policías que hay en la ciudad.

Junto a esto, según el Secretario de Seguridad, se continúa en el fortalecimiento del trabajo conjunto con Policía y Fiscalía para impactar y desarticular las bandas delincuenciales, dado que hay 133 identificadas, pero contra las cuales deben tener el suficiente material probatorio para garantizar la judicialización.

Así mismo, Acero señala que se trabaja de manera articulada con otras secretarias para mejorar la iluminación en la ciudad, la presencia de basuras y el trabajo con jóvenes que están en riesgo, lo que significará nuevos roles para los gestores de convivencia en Bogotá.

Por último, el Distrito adelanta un programa de desarme, no solo voluntario, sino además para facilitar la detección que hacen los uniformados. “Vamos a orientar esfuerzos para recoger la mayor cantidad de armas de fuego y para eso vamos a tener 500 nuevos detectores de metales para hacer la requisa de lejos, porque muchas veces las llevan en la entrepierna en lugares que no se logran identificar”, argumentó Acero.

“Desde hace cuatro años venimos advirtiendo que el 53% de las muertes violentas en Bogotá son con armas de fuego que están circulando ilegalmente, por lo que se requiere un plan de choque, inspección y un trabajo en el tema de armas blanca que cada vez son más comunes en los casos de violencia”, aseguró Nieto.

Además, de trabajar en el tema de las rentas criminales, señala el experto, deberá hacer un trabajo especial en los espacios públicos y una vez desmanteladas las bandas, darle una mirada económica al problema, pues si no se atiende el negocio criminal que se deja, es muy probable que aparezcan nuevos grupos queriendo tomar el control, generando nuevos conflictos.

“Esto solo se logra con un trabajo intersectorial con otras entidades como el ICBF, Migración, Integración Social, entre otras, porque cuando no hay opciones es muy fácil que estos jóvenes sean reclutados y no es que les den un fusil, sino que los instrumentalizan para llevar el celular robado hasta el punto en que lo venden. Hay que entender que las bandas criminales no funcionan como los grupos armados y que se requieren unos esfuerzos diferentes”, culmina Nieto.

Comparte en redes: