Seis barrios de Ciudad Bolívar completan cuatro años sin agua potable pese a fallo judicial

La comunidad le reclama al Distrito el cumplimiento de un fallo judicial proferido en 2012 que le daba un plazo de un año para adelantar obras para abastecer del líquido a los pobladores.

Los habitantes de seis barrios de la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de Bogotá, completan ya cuatro años sin agua potable, pese a que, en mayo de 2012, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le dio un plazo de un año al Distrito para adelantar las obras que permitieran abastecer del líquido a sus pobladores.

Así lo denunció el Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario, que ha acompañado el proceso judicial de las comunidades de los barrios Los Alpes, Bella Flor, Brisas del Volador, La Torre, El Paraíso y El Recuerdo Sur, agobiados por un precario e intermitente servicio de acueducto y ningún servicio de alcantarillado.

“Cuatro años después de la sentencia, la situación es la misma. Tras la esperanza que surgió con el fallo, sus habitantes continúan sin acceso a este servicio público”, reclama Paola Iregui, supervisora del GAP.

Según Iregui, aunque el Tribunal puso en esta tarea a la Alcaldía y a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado –en colaboración con la Gobernación de Cundinamarca y la CAR– aún no hay resultados. El fallo ordena también la integración de un comité de verificación y seguimiento que garantizara su cumplimiento; sin embargo, “pese a la sentencia proferida hace cuatro años el Juzgado Administrativo Tercero solo ha convocado una vez a este comité”, señala.

“Cada vez que la comunidad o los coadyuvantes han enviado memoriales al juzgado para que lo convoque, este responde que el Acueducto está cumpliendo, según los informes que allegan periódicamente al despacho”, agregó la supervisora del GAP, quien señala que, aunque los documentos evidencian la construcción de algunas obras, “la realidad es que estas no demuestran mayor avance”.

A ello se suma que, según han admitido los propios trabajadores a los habitantes, las obras no estarán listas antes de 2017, agrega Iregui.

Por su parte, Dagoberto Rodríguez, miembro de la comunidad afectada, dijo que “la sentencia no ha servido para nada, porque el juzgado no la ha hecho cumplir. Además de esto las obras no serán suficientes para prestar el servicio efectivamente, ni siquiera para una fracción de los barrios cobijados en la sentencia. Mientras tanto seguimos viendo vulnerado nuestro derecho al agua”.