La Séptima, eterno suspenso

Aunque se habla de un Corredor Verde, el contrato para construir Transmilenio ligero aún está vigente.

Hace unas semanas la alcaldesa de Bogotá, Clara López, sorprendió a la ciudadanía con el anuncio de que su administración tenía previsto construir por la carrera séptima un “corredor verde” de buses eléctricos, alamedas para peatones y franjas arborizadas. La noticia se filtró a los medios de comunicación, luego de que López se reuniera con miembros de la Fundación Clinton y el Banco Interamericano de Desarrollo, interesados ambos en financiar un proyecto de estas características.

Sin embargo, el anuncio confundió a muchos. Hace un año, el 22 de septiembre, el Instituto de Desarrollo Urbano firmó un contrato con la firma Sainc para construir el Transmilenio ligero, que comenzaría en la calle 34 y se extendería hasta la calle 72. Corredor verde y transmilenio ligero no podrían desarrollarse al mismo tiempo, y desde entonces ha quedado en el aire la duda sobre la situación presente y los planes futuros que tiene la administración distrital para el desarrollo de esta carrera.

La incógnita, sin embargo, quedó esclarecida ayer. Justo cuando se conmemoraba el aniversario de la firma del famoso contrato (033 de 2010), un grupo de veedores ciudadanos, aglomerados alrededor de la organización La séptima se respeta, dio a conocer dos documentos en los que la administración distrital reconoce que el tan mentado corredor verde no existe oficialmente entre sus planes y que, en cambio, el contrato 033 sigue vigente y en marcha.

En el primero de estos documentos, firmado por la alcaldesa Clara López en un derecho de petición requerido por la Procuraduría General de la Nación, López asegura que “el corredor verde por la carrera séptima no es un proyecto que actualmente cuente con los requerimientos presupuestales y de planificación previstos en la normatividad vigente para contratar su ejecución”. Es decir que, pese al anuncio, el corredor verde no está oficialmente contemplado dentro de los planes del Distrito.

En esta misma comunicación, la alcaldesa reconoce que “la administración distrital no ha esbozado la posibilidad de descartar la ejecución del contrato No. 033/2010 y en su lugar construir el corredor verde”, con lo que, básicamente, aún están en pie los planes de construir el Transmilenio ligero entre la calle 34 y la calle 72. De hecho, este 27 de septiembre, según un cronograma aplazado ya cuatro veces desde que se firmó el contrato, deben comenzar las obras.

Fuentes en el Instituto de Desarrollo Urbano aseguran que la institución está examinando, junto con la Secretaría de Movilidad y el Fondo para la Prevención y Atención de Emergencias, las distintas opciones “con toda rigurosidad”. El contrato 033 podría ser liquidado, suspendido, aplazado o ejecutado, aunque fuentes dentro de la Alcaldía saseguran que se llegará a una solución amistosa con el contratista.

En teoría, la ciudad debería ver que el 27 de septiembre comiencen las obras del Transmilenio ligero. Sin embargo, el Plan de Manejo de Tránsito aún no está completo, lo que obligaría, sí o sí, al aplazamiento del inicio de las obras, un año después de firmado el contrato.