Será demolida lujosa construcción que invadió los cerros orientales de Bogotá

Se trata de una megamansión que se levantaba en el sector de 'El Bagazal', el cual hace parte de la reserva forestal de los cerros. CAR adelanta ocho procesos sancionatorios contra otras construcciones en la zona.

Secretaría de Ambiente

Por determinación de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), será demolida una de las lujosas construcciones que se levantaron de forma irregular en los cerros orientales de Bogotá. Según reveló este martes la autoridad ambiental, se trata del predio El Bambú, del que estaba al frente la Comercializadora Kaysser Ck S.A.S. (Lea: Las carencias de los habitantes de los cerros orientales de Bogotá)

En una resolución sancionatoria, fruto de un "exhaustivo y riguroso proceso administrativo" iniciado en julio de 2015, la CAR constató las irregularidades y la violación a las normas por parte de la construcción. Por ello, formuló cuatro cargos por afectación ambiental en la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá y ordenó el pago de una millonaria multa. (Imágenes: Estas son las lujosas casas que tienen en vilo a los cerros orientales) 

La demolición, según la autoridad ambiental, deberá realizarse en un plazo de seis meses, mientras que la Comercializadora Kaysser deberá asumir otras sanciones como pagar una multa de más de $463 millones y realizar trabajos para recuperar ambientalmente la zona afectada. (Lea: Sellan lujosas construcciones en los cerros orientales de Bogotá)

“En el acto administrativo se especifican los métodos y parámetros técnicos de demolición de la estructura, con los que se busca generar el menor impacto ambiental posible sobre el área y se indica el equipo de especialistas que debe realizar la actividad (…) Para cumplir con la recuperación ambiental, la Comercializadora Kaysser tendrá que hacer la preparación del terreno, trazado, hoyado, plantación y aislamiento en un término de seis meses, luego de culminadas las actividades de demolición”, aseguró la Corporación.

La CAR manifestó además que, tras efectuar los análisis técnicos para elegir el método de demolición que ocasione el menor impacto ambiental, se optó por una explosión controlada, “pues permitirá el ingreso de maquinaría únicamente para recoger los escombros y las demás variables permanecerían unos pocos segundos en el ambiente mientras se adelanta la demolición”.

A este proceso sancionatorio ambiental se suman otros ocho que está realizando la CAR sobre construcciones ilegales en la misma área protegida, en el sector de Bagazal. Las viviendas alcanzan una estratificación social exuberante: ocho. Se estima que cada una de las cinco construcciones que se edificaron en el sector –conocidas con el nombre de El Arraván, El Bambú, El Pachue, El Tuno y El Monteodoro– está avaluada entre $5.000 y $30.000 millones.

Los avalúos varían porque las construcciones se encuentran en diferentes etapas. Hay unas que están en un 80%, y sólo faltaban los acabados internos, mientras que otras presentan avances del 40%, ya que sólo están asentadas las columnas y la misma naturaleza les pasó factura de cobro.

Este caso es una nueva muestra del conflicto que se vive por los Cerros. Unos 60 barrios que colindan con la reserva tienen construcciones que la afectan y, según Mauricio Jaramillo, entonces alcalde local de Chapinero, el año pasado se sellaron casi 200 construcciones que no tenían licencia.