Si lo amenazan los “sayayines”, ¡denuncie!

Ante las quejas de los comerciantes que trabajan cerca de las ollas intervenidas, la Policía señaló que necesitan que le informen para poder actuar.

Aunque los delitos en el centro han disminuido, hay denuncias de posibles amenazas contra los comerciantes. / Gustavo Torrijos
Aunque los delitos en el centro han disminuido, hay denuncias de posibles amenazas contra los comerciantes. / Gustavo Torrijos

Luego de las intervenciones a las ollas madres del microtráfico que operaban en el centro (el Bronx, Cinco Huecos y San Bernardo), el pasado lunes las autoridades indicaron que la criminalidad disminuyó en el sector. Y aunque respaldaron el anuncio con cifras, el miedo persiste entre los comerciantes que trabajan en inmediaciones de esos sitios. Todo por las amenazas que han lanzado supuestos “sayayines” (sicarios que vigilaban en las ollas), de atentar contra ellos o sus establecimientos si no cumplen sus indicaciones.

Según los comerciantes, desde hace unos días se viene regando un rumor según el cual los delincuentes les imponen horario para abrir, y si no cumplen, les queman sus negocios. Las víctimas son los ciudadanos que tienen establecimientos comerciales ubicados entre las calles 6ª y 13, y entre la avenida Caracas y la carrera 30. Las razones para que los intimiden no son claras, pero ante el miedo ya pidieron a las autoridades refuerzo en la vigilancia.

Como la queja se hizo pública a través de los medios, la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog) resaltó que, desde las intervenciones a los expendios, ha hecho presencia permanente en esos sectores y a la fecha no ha recibido oficialmente denuncias que le permitan actuar. Por eso el coronel Dayro Puentes, comandante operativo de la Mebog, invitó a los comerciantes a que denuncien: “Toda esta situación ha sido de oídas. Nadie, en ningún momento, ha reportado una denuncia formal. Quiero recordarles a todos los comerciantes que el Gaula de la Policía está disponible para atender cualquier caso de amenaza o extorsión”.

Agregó que, si bien es cierto que desde la intervención en las ollas fue evidente el problema de indigencia y delitos en estos sectores, también lo es que todos los sayayines detenidos han quedado a disposición de las autoridades. “Esto ha sido mediático y, por eso, quizás diferentes personajes lo han aprovechado para hacerse pasar por sayayines, pero no lo son. Es por esto que necesitamos que la gente denuncie cualquier intimidación para individualizar a estos sujetos y proceder a las judicializaciones correspondientes”.

El oficial aclaró que los cierres de algunos negocios que se presentaron ayer no se debieron a amenazas, sino que varios comerciantes lo hicieron para salir a marchar. “Desde la semana anterior, la Policía ha sostenido un contacto continuo con ellos para encontrar soluciones a cualquier problema de seguridad que se presente en el sector. Estamos trabajando de la mano con el Distrito para atender la inseguridad y brindarles alternativas a los habitantes de calle que tuvieron que salir tras las intervenciones a las ollas”, agregó el coronel Puentes.

Asimismo señaló que se mantendrán las labores de inteligencia para desarticular los focos que quedan y capturar a los delincuentes que dominaban las ollas en el centro. “La presencia de nuestros uniformados ha sido permanente y a la gente le consta. Lo que le pedimos a la comunidad es que nos alerte y, si tiene videos, nos los mande, para saber dónde se están reubicando estos nuevos focos de delincuencia. Recuerden que hay una recompensa de $5 millones para quien nos brinde información”, concluyó.

Los datos de la disminución de delitos en el centro provienen de un estudio que realizaron el Distrito y la Policía para determinar el impacto de los operativos en el centro de Bogotá. “Las cifras de los delitos ocurridos entre el 28 de mayo y el pasado 23 de junio, en comparación con el mismo período del año pasado, son muy positivas: el hurto de celulares se redujo 15,8 %; el hurto de personas cayó 24,6 %, y las riñas se redujeron en 67,7 %. Asimismo, no se registraron robos a viviendas”.

El alcalde Enrique Peñalosa destacó los buenos resultados y, tras felicitar a la Policía y a la Fiscalía por su trabajo en equipo, anunció más operativos contra el narcotráfico en Bogotá, tal como ocurrió con el desmantelamiento de las plazas de vicio de San Bernardo y Cinco Huecos. A pesar de esto, es necesario reforzar la seguridad para que los comerciantes recuperen su tranquilidad.