Si hace sus compras navideñas a última hora: ¡prepárese!

Esta es una semana activa por las compras navideñas. Y al igual que la jornada “Bogotá Despierta”, para el comercio formal, hay cinco zonas de ventas informales en las que las autoridades priorizan sus acciones para evitar líos de seguridad y movilidad.

San Victorino, el sector más barato, pero el más complicado para las compras de fin de año.Archivo.

Esta semana millones de bogotanos realizarán sus compras navideñas y serán pocos los establecimientos de comercio sin aglomeraciones. Por eso, para ejercer un poco de control, la ciudad se organiza desde distintos frentes para que no existan colapsos, especialmente en movilidad y espacio público, y minimizar los problemas de seguridad. Según cifras de Fenalco, las ventas aumentarán hasta un 40 %, gracias al 66 % de capitalinos que aprovecharán la jornada de “Bogotá Despierta”, que hasta el próximo sábado contará con 7.000 establecimientos abiertos hasta la medianoche.

Y así como se congestiona el comercio formal, otros sectores donde abundan las ventas informales también tienen su auge. Son cinco zonas que históricamente aumentan su aforo por estos días: Parque Nacional, Plaza de Usaquén, Las Ferias, Plaza de Bolívar y, especialmente, San Victorino. Sobre este último punto hoy están puestas todas las miradas, al ser el principal centro de acopio y distribución mayorista de la ciudad, con 54 centros comerciales, 22 madrugones, 3.000 empresas, 20.000 trabajadores y casi 200.000 compradores diarios, que buscan, por módicas sumas, juguetes, ropa y calzado.

La aglomeración de compradores y vendedores es tal, que las autoridades tomaron medidas como cierres de vías y estrategias de peatonalización temporal de algunas vías (ver gráfico), así como el aumento de policías en las calles para ahuyentar la inseguridad. Como dato particular, para dimensionar el panorama, sólo en la localidad Santa Fe hay 9.932 vendedores informales.

No obstante, el reto es de tal magnitud que, según la Defensoría del Espacio Público (Dadep), no es suficiente el pie de fuerza de la ciudad. Pedro Ramírez, subdirector de la entidad, sostiene que en Bogotá hay 200 policías por cada 100.000 habitantes y les queda difícil controlarlo todo en la época de Navidad y mucho menos cuando hay partidos de fútbol, como los de la semifinal y la final del fútbol colombiano, que se vivieron recientemente. “Hubo zonas con poca vigilancia, pues fueron 3.000 policías menos en las calles”, indicó.

Por esta razón, aunque hubo políticos que le pidieron a la administración hacer una “tregua navideña” con los vendedores ambulantes y no aplicar el Código de Policía en esta temporada, para el Distrito ejercer control es una tarea necesaria. Dicen, además, que más allá de la población vulnerable que sí ve en esta temporada una opción laboral, se han identificado vendedores que se “disfrazan” de personas en condiciones de vulnerabilidad. Eso sí, como identificarlos es difícil, ahí hay otra de las razones por las cuales la capacidad institucional se desborda en esta temporada, agrega Ramírez.

Por eso, como es claro que el panorama será un poco caótico por estos días, tenga en cuenta que, por más que existan policías en la calle y operaciones para mejorar las condiciones del comercio, usted tendrá que llenarse de paciencia y ser su principal protector para comprar tranquilo y evitar que alguien le amargue su Navidad.