"Si no me destituyen por el aseo, entonces me van a destituir por el transporte"

Dijo el alcalde Gustavo Petro en el Senado al señalar que buscará la democratización del SITP dela ciudad para salvar a los pequeños propietarios de buses de la ciudad.

Tener una empresa pública dueña de buses. Ese ha sido otro de los anhelos del alcalde Gustavo Petro desde su época de campaña para hacerles frente a los grandes empresarios del transporte. No lo logró en Transmilenio con la renegociación de los contratos de las fases I y II, pero su idea ha vuelto a tomar fuerza ahora en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

La historia tiene su origen en la crisis que han vivido Coobus y Egobus, los operadores que desde 2010 reunieron a los propietarios de buses de la ciudad para que no quedaran por fuera del nuevo esquema de transporte llamado SITP. Esta vinculación de pequeños transportadores fue la oferta de democratización del sistema y requisito para la estructuración que se hizo en 2010 durante la administración de Samuel Moreno.

Ahora que estas dos empresas agonizan, luego de falta de capital y peleas internas, Petro confirmó –por fin- que tratará de salvarlas para conseguir que no todo el negocio quede en manos de los privados. La línea del alcalde se debe a que, a su modo de ver, tradicionalmente los contratos del transporte se han hecho pensando en los intereses y la riqueza de los empresarios por encima de los usuarios, como lo reiteró este martes en el debate al SITP realizado en el Senado.

Por esta razón el martes el alcalde Gustavo Petro dijo que “Si Bogotá queda en manos de cinco empresarios del transporte, eso sería arrodillar a la ciudad. Significaría que en cinco años ellos pongan la tarifa que quieran. Eso significa que debe haber democratización”. Así las cosas, la nueva idea que anunció el mandatario para salvar a Egobus y Coobus es una especie de Alianza Público Privada, de tal forma que una empresa pública sea la que garantice los buses de estos dos operadores para el SITP.

Como lo contó el sábado El Espectador, el alcalde ha recibido propuestas sobre la forma en que el Distrito podría ayudar a capitalizar a Coobus y Egobus con recursos públicos como por ejemplo créditos que saldrían del Fondo Cuenta para la Reorganización del Transporte Público. Una alternativa que le sugirió uno de sus asesores, el exsubdirector financiero de Transmilenio, Yanod Márquez.

Por otra parte, la idea del gerente de Transmilenio, Fernando Sanclemente, es que tras los incumplimientos de Coobus y Egobus, la opción es que la aseguradora (Seguros Cóndor) tome posesión del contrato para entregárselo a un operador del SITP con músculo financiero que sea avalado por el propio Transmilenio. “Pero el alcalde ya ha expresado su posición” dijo el funcionario, con lo que dejó entrever que por ahora deberá asumir los planes de Petro. 

De momento la idea de rescatar a los empresarios sigue siendo apenas una idea. Petro está buscando el mecanismo jurídico para lograrlo, e independientemente de que lo logre o no, la historia promete poner nuevamente al mandatario a librar una batalla ante los privados en el transporte, que parecía desvanecida. Justo en momentos en que él mismo espera una eventual destitución de la Procuraduría por sus decisiones en el tema de basuras, que precisamente fueron contra los privados. “Si no me van a destituir por el aseo, y si es que no les gusta la democratización, entonces me van a destituir por el transporte”, dijo Petro en el debate del martes.

La otra pregunta de fondo es cómo el Distrito garantizará la implementación del SITP, que apenas va en un 46%, mientras busca una solución para Coobus y Egobus que tan sólo en lo que resta del año deben incorporar 176 y 460 buses, respectivamente, en lo que resta del año.

Las otras opiniones del debate…

-          Según el senador Carlos Baena, citante del debate al SITP, para sostener y democratizar los sistemas es necesario crear fuentes de financiación para pequeños transportadores que optaron por quedarse, pero que no tienen sostenibilidad financiera. Agregó que también es necesario capitalizar a las empresas con inversión de la Nación o de las ciudades.

-          El Gobierno no descarta que los grandes privados sean una opción para acoger los contratos que han incumplido Coobus y Egobus, como lo dijo el viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán, y que Nación y Distrito trabajen de la mano para encontrar una solución a los líos del sistema.