‘‘Si no mejora estructura tributaria, no mejorarán las condiciones de los bogotanos’’: Distrito

Un análisis hecho unificando impuestos y gasto público social, refleja una falta de coordinación entre las políticas fiscales de la Nación y del Distrito, y según el informe, dicha asimetría no permite garantizar una mejor calidad de vida a los habitantes y sus hogares.

Archivo El Espectador

La Administración Distrital, por medio de la Secretaría Distrital de Planeación (SDP), afirmó este martes que, de no mejorar la estructura tributaria del país, tampoco se podrán mejorar las condiciones sociales de los habitantes de Bogotá.

La afirmación fue hecha luego de un estudio de la entidad, en el que se midieron los ingresos y subsidios de los hogares bogotanos, y en que se concluyó que un cobro de impuestos con tarifas diferenciales permitiría tener mayor equidad.

‘‘Si en Colombia no se tienen unos impuestos progresivos no se puede modificar la redistribución de manera importante; los tributos son un mecanismo privilegiado para mejorar la distribución. Si la sociedad no resuelve cobrar impuestos, no se tendrían los recursos para financiar la educación y la salud, entre otros”, manifestó Jorge Iván González, asesor de la SDP.

El análisis, que se hizo unificando impuestos y gasto público social, también indicaría una falta de coordinación entre las políticas fiscales, como impuestos y subsidios, de la Nación y del Distrito, y según el informe, dicha asimetría no permite garantizar una mejor calidad de vida a los habitantes y sus hogares.

“Colombia es de los países que paga menos impuestos. Estamos pagando 12% del PIB en impuestos, Chile 25%, Alemania 55%-60%. Estos porcentajes miden la presión tributaria, que en Colombia es muy baja. Con apenas el 12% del PIB es imposible financiar muchos proyectos sociales. No se puede mejorar la calidad de la educación, la movilidad, la infraestructura”, agregó el funcionario.

Según el estudio, la capital del país es de las ciudades que mayor apuesta hace a la visión social en su Plan de Desarrollo, y aseguran que el ciudadano es el objetivo más importante para el desarrollo e implementación de políticas sociales. En el futuro, como sugiere el análisis, se deberían crear instrumentos para buscar un mayor acercamiento a la capacidad de pago de las familias. ‘‘Esta alternativa permitiría una focalización de los subsidios mejor que la conseguida a través del estrato’’, manifestó González.

Por otra parte, respecto a la educación, el estudio indica que “Colombia está gastando en educación 1.000 dólares por niño al año, mientras que Chile gasta 4 mil dólares y Luxemburgo, 23 mil dólares. Si no se suben los impuestos, es imposible que la educación colombiana sea de calidad. Estamos 4 veces por debajo de Chile y 23 por debajo de Luxemburgo. Por lo menos deberíamos duplicar el gasto en educación, y la única forma de financiar esto es cambiando la metodología de cobrar los impuestos”.

Finalmente, el análisis expuso que mientras en Colombia, la tarifa de impuestos se aplana a partir de un ingreso de 20 millones de pesos por mes -es decir, que una persona que gana 21 millones de pesos al mes tiene una tarifa de impuesto a la renta igual al de una persona que gana 200 millones-, en los países europeos la tributación es progresiva porque la tarifa va subiendo con el ingreso.