Sigue el choque entre Contraloría y Secretaría de Integración Social

De acuerdo con el ente de control, la Secretaría aumentó en un 180% la contratación por prestación de servicios. Distrito se defiende y dice que el incremento se vio reflejado en atención.

El choque entre la Contraloría de Bogotá y la Secretaría de Integración Social parece no tener final. En diciembre pasado el ente de control emitió una función de advertencia señalando que la Secretaría aumentó en 180% la contratación por prestación de servicios sin justificación aparente. Este jueves el secretario de Integración, Jorge Rojas, convocó a una rueda de prensa para responder públicamente ante los cuestionamientos: “Acá lo que había era un carrusel de la contratación. Si el contralor quiere que volvamos a ese modelo, que lo diga”, dijo.

Según el secretario Rojas, es falso que la Secretaría se haya limitado a suscribir un alto número de contratos de prestación de servicios con apenas un aumento del 20% de la población atendida. “En 2010 la población atendida fue de 634.600 personas. En 2014 fueron 954.000, es decir, 320.000 personas más que representan un incremento real del 50.3% La medición no puede incluir 22.249 familias damnificadas en 2011 por las inundaciones, porque recibieron por una sola vez un auxilio de emergencia que no generó recurrencia”.

La mayoría de contratos firmados, dijo Rojas, corresponden a maestras, psicólogas, auxiliares pedagógicas y nutricionistas. Esto sucedió por un aumento de cobertura. En 2011 la Secretaría atendía 60.290 niños y a cierre de 2014 eran 156.171. Hace tres años, la entidad asignó $81.364 millones para la contratación de talento humano a través de prestación de servicios(en ese entonces el presupuesto de la entidad alcanzaba los $586.088 millones). En 2014, el rubro destinado para esta contratación llegó a los $200.354 millones, de 849.549 millones del presupuesto general. En ese orden de ideas, dijo el secretario, “el crecimiento real es del 10% y no del 180%, y la población atendida creció en un 50.3% y no en un 20%.

En 2011 el rubro de contratación de recurso humano a través de prestación de servicios era de 81.364 millones de pesos, el 13% del total del presupuesto de la entidad (586.088 millones de pesos). En 2014 el rubro destinado a contratación por prestación de servicios ascendió a 200.363 millones de pesos, el 23% del total del presupuesto (849.549 millones). El crecimiento real es del 10% y no del 180% y la población atendida creció en un 50.3% y no en un 20%.

Por último, la Secretaría aclaró que desde el año pasado utiliza la herramienta tecnológica de Registro Único de Proponentes para realizar los procesos de selección de personal. Por este medio, dicen, están en proceso de contratación 1.000 profesionales. Este personal trabajará para cumplir la meta de incluir 202.000 niños y niñas en el programa de primera infancia. Hasta ahí, los argumentos de la Secretaría de Integración Social.

- Contraloría responde

El contralor distrital, Diego Ardila, no tardó en responderle al secretario de Integración Social. Por un lado, dijo que las cifras que aparecen en la función de advertencia fueron suministradas por la administración distrital. “El pronunciamiento de este ente de control se encuentra total y técnicamente soportado”, señaló. Por otro lado, argumentó que “si bien ha aumentado la población beneficiada hasta el año 2014, en comparación con el año 2011, este incremento es de apenas el 20 %, lo que no se compadece con la elevada contratación de prestación de servicios realizada por la Secretaría de Integración”.

En efecto, un acta firmada por el director de gestión corporativa de la Secretaría de Integración Social el 13 de enero de este año señala que durante 2014 la entidad suscribió 11.096 contratos por prestación de servicios. El valor alcanzó los $202.984 millones. El miércoles pasado la Secretaría radicó una respuesta ante la Contraloría por la función de advertencia: “fruto de ese análisis se darán a conocer los resultados que correspondan al ejercicio del control fiscal”, sentenció Ardila.