Las presuntas estafas ascienden a $600 millones

Sin carro y sin plata: así dejan las bandas de estafadores a sus víctimas

Las autoridades en Bogotá están tras la pista de una empresa señalada de embaucar a decenas de propietarios, a quienes convencían de hacer traspasos con la promesa de pagarles a los pocos días. Ya hay dos capturados. Tome nota para que no lo engañen.

De los 1.252 casos de estafa relacionada con contratos de seguros o con transacciones sobre vehículos denunciados en 2018, el 55 % (693) se registraron en la capital del país.Tomada de Pixabay/Referencia

El sueño de Jorge Marín* de tener casa propia se frustró en septiembre pasado. Afanado por completar el dinero de la cuota inicial optó por vender su carro, avaluado en $43 millones, a una empresa de compra y venta de vehículos en Bogotá. Sin embargo, lo que parecía un jugoso negocio terminó en ruina, pesadilla y hasta amenazas de muerte, pues fue víctima de una red que, al parecer, se dedica a estafar a propietarios de automotores.

>>>Lea: Robo de carros y motos en Bogotá: un drama que sigue rodando

Si bien por estos hechos ya hay dos personas tras las rejas mientras avanzan las investigaciones, para don Jorge persiste un drama que hoy comparte con otros 25 propietarios: pasados ocho meses, no tiene el dinero, ni su carro y parece que su anhelo de contar con techo propio está lejos de concretarse.

El caso salpica a la empresa Satélite Bienes y Transporte SAS que, según la Fiscalía, sería responsable de embaucar a decenas de propietarios a quienes les causó daños patrimoniales que ascienden a $600 millones. No es un hecho aislado, pues 693 de los 11.219 casos de estafa que documentó el ente investigador el año pasado corresponden a contratos de seguros o con transacciones sobre vehículos.

Así los convencían

El negocio que ofrecían era atractivo: luego de contactar a los dueños —quienes generalmente ofertaban sus carros en páginas web y portales especializados en venta de autos—, los citaban a la sede de la compañía, una casa de tres pisos dotada de varias oficinas, en el barrio Palenque, de la localidad de Kennedy.

Después, tras llegar a un acuerdo de compra o arriendo del carro, y siempre con la condición de que les hicieran el traspaso, a las 24 horas les giraban el 20 % de su valor y se comprometían a darles el resto en diez días hábiles. Para darle una apariencia de legalidad y transparencia al negocio, los empleados de la compañía no solo se ufanaban de tener en regla los documentos de la Cámara de Comercio de Bogotá, sino que les mostraban a sus clientes la carta de un banco —que a la postre se demostró que era falsa— en la que supuestamente se verificaba la aprobación de un crédito por $480 millones para la adquisición de los automotores. Por si fuera poco, para disipar cualquier sospecha, protocolizaban los acuerdos de pago ante una notaría.

No obstante, las dificultades empezaban después de firmar los documentos. Tanto quienes vendían como los que arrendaban sus vehículos, en efecto, recibían los primeros desembolsos; sin embargo, pasado un tiempo no lo volvían a hacer. Luego, ante las quejas y reclamos, los propietarios solo recibían excusas, evasivas e incluso cheques sin fondos de la compañía.

“Me decían que era que el banco no había autorizado, que había quedado mal un papel, que en el transcurso de los días me consignaban, que tenían dificultades internas, que pronto lo solucionarían, pero necesitaban más plazo. Puras dilaciones”, cuenta don Jorge, quien se llevó la sorpresa de su vida al constatar que, pese a que apenas recibió $8 millones de los $43 millones que le prometieron, a las pocas semanas su carro figuraba a nombre de otra persona, en Aguazul (Casanare).

Al parecer, las dilaciones y todas las excusas solo eran para ganar tiempo y concretar su estafa. “A nivel interno de la empresa, hacían efectivo el traspaso sin previa autorización del dueño y luego no respondían ni por el automotor ni por el dinero”, sostuvo la Fiscalía.

En la misma trama cayó Felipe Vega*, a quien hoy nadie le responde por su camioneta, avaluada en $47 millones, que dejó en arriendo a la empresa. “Después de tres meses en los que me pagaron por el arriendo, sin duda el anzuelo para que me confiara, ofrecieron comprármela. Me insistieron mucho para hacer el traspaso y firmar todos los papeles. Me decían que estuviera tranquilo, que en tres o cinco días me consignaban. Ya pasó un año y nadie me responde”.

Cansados de las dilaciones y excusas, estas y otras víctimas se conocieron en la sede de la empresa, adonde llegaban frecuentemente a reclamar sin obtener una respuesta concreta. Cuando el escándalo creció y las quejas aumentaron, algunos de los presuntos estafados advirtieron que comenzaron a recibir llamadas intimidatorias.

Capturas

Por todo ello, resolvieron denunciar ante la Fiscalía, que, tras la verificación de las versiones, esta semana logró la captura de la representante legal de Satélite Bienes y Transporte SAS. Luego de la audiencia de legalización de captura y formulación de imputación, un juez dictó medida de aseguramiento y la envió a prisión.

La investigación señala que la mujer —quien se declaró inocente y deberá responder por los delitos de concierto para delinquir, estafa agravada y emisión y transferencia de cheques— habría tenido participación en al menos veinte hechos y sería quien firmaba los cheques sin fondos, los acuerdos de pago y los compromisos para desembolsar la plata. A su captura, se suma la del anterior representante legal, quien fue detenido hace menos de un mes.

A pesar de estas detenciones, el caso no para ahí. La Fiscalía indaga la participación de más empleados, entre ellos, el jefe de contratación, el director de proyectos, el gerente comercial y los encargados de las ventas, cada uno con un rol específico dentro de la estructura.

“Están quienes llamaban a los propietarios, quien los rastreaba en internet, el que hacía el supuesto peritaje para ver el estado de los vehículos y quien firmaba los acuerdos de pago”, dijo el fiscal al frente del caso. Si bien las capturas son un aliciente para las víctimas, no dejan de expresar preocupación por la suerte de sus vehículos —hoy a nombre de terceros— y por lo que pasará con el dinero que les adeudan.

Aunque persiste el temor por las amenazas que han recibido y esperan que se haga justicia, hoy el sentimiento de las víctimas es de frustración y culpa, pues admiten que, por fiarse de la supuesta legalidad, terminaron todas embaucadas.

Recomendaciones a la hora de comprar o vender su carro

Dadas las facilidades, pero también los riesgos, que implica poner en venta o comprar un vehículo por internet, las autoridades recomiendan:

Si vende:

- No confíe en ofertas por encima del valor del avalúo de su carro.

- No se fíe de personas con afán de comprar o que ofrecen un adelanto, pues con esto los delincuentes buscan ganarse su confianza.

- Por ningún motivo haga traspaso hasta tener la certeza de la identidad del comprador y el pago del dinero.

- Absténgase de mostrar el vehículo o hacer la entrega en zonas solitarias o en las afueras de la ciudad; opte por hacerlo en sitios concurridos y siempre en compañía de algún allegado.

- Se recomienda no recibir nada de comer o tomar durante el negocio. Puede ser víctima de la escopolamina.

- Sea precavido a la hora de recibir el pago, en especial si se trata de cheques, pues eventualmente pueden resultar sin fondos.

- Oferte su vehículo en portales reconocidos y especializados, mostrando muchas fotografías del carro e información en detalle para evitar traslados.

Si compra:

- Procure hacer la negociación directamente con el propietario del vehículo y no con intermediarios.

- Desconfíe también si el precio es demasiado bajo en comparación con el mercado.

- Realice el peritaje del vehículo preferiblemente en un concesionario y verifique en detalle los documentos del carro, cerciorándose de que su propiedad efectivamente sea de quien se lo ofrece.

- Una vez examinado y constatado lo anterior, a la hora de pagar evite hacer transacciones en línea.

- Acuerde hacer la transferencia de dinero por medios bancarios.

 
 

*Nombres cambiados por petición de las fuentes.

 

[email protected]

860008

2019-05-10T22:53:00-05:00

article

2019-05-10T23:23:31-05:00

[email protected]

none

-Javier González Penagos / Twitter: @Currinche

Bogotá

Sin carro y sin plata: así dejan las bandas de estafadores a sus víctimas

75

8955

9030

Temas relacionados