Sin cupo de deuda, Distrito les apostaría a peajes y concesiones

El nuevo secretario de Movilidad se prepara para la votación de los proyectos de valorización y cupo de endeudamiento en el Concejo.

El paraguayo Rafael Rodríguez llegó a la Secretaría de Movilidad tras dos meses de interinidad.  / Óscar Pérez - El Espectador
El paraguayo Rafael Rodríguez llegó a la Secretaría de Movilidad tras dos meses de interinidad. / Óscar Pérez - El Espectador

Luego de su nombramiento en la Secretaría de Movilidad, en medio de rumores sobre los presuntos acuerdos burocráticos de la Alcaldía con la bancada del Partido de la U en el Concejo, Rafael Rodríguez insiste en la importancia de que la corporación apruebe el cupo de endeudamiento por $4,3 billones que el Distrito le solicitó. O que al menos los cabildantes sean más receptivos y eviten negar de tajo toda la propuesta.

Entre las obras contempladas en este cupo están nada menos que la troncal de Transmilenio de la avenida Boyacá, los cables aéreos, algunas vías incluidas en el actual cobro de valorización y el metro ligero. Este último proyecto sería el que los concejales dejarían por fuera del cupo, pues ninguno de los tres ponentes lo incluyó en su propuesta.

Rodríguez asegura que el plan ‘B’ para hacer las obras, si el Concejo reitera su negativa al cupo, es obtener recursos por medio de estrategias como concesiones de las obras a cambio de realizar peajes para los carros que entran desde otros municipios a la ciudad. En diálogo con El Espectador, agregó que frente a los posibles cambios del Pico y Placa hasta ahora sólo hay “ideas” y nada concreto.

Su llegada estuvo acompañada de los rumores sobre la presunta negociación de la administración con la bancada del Partido de la U…

He escuchado lo que han dicho en los medios, pero no he tenido trato con los concejales. Sólo fui a la Alcaldía a llevar mi hoja de vida y luego me llamaron para decirme que quedaba a cargo de la Secretaría. Pensé que era una buena oportunidad, porque ya había sido subsecretario.

Si no hay acuerdos con la corporación sobre su cargo y ante la discusión del proyecto de cupo de endeudamiento por $4,3 billones que pidió la administración, ¿cómo lo defenderá si a los concejales no les suena incluir todas las obras?

Lo que he visto es una oposición irreflexiva. Ahora no esperamos a que nos digan sí a todo, sino que no lo rechacen de plano y sean más receptivos. No queremos que nos digan no, sino por qué no.

¿Cómo van los otros proyectos que el alcalde anunció, como el de parqueo en vía o cobros por congestión?

Se están trabajando y son un plan. Si no podemos tener el cupo de endeudamiento para hacer obras, tenemos que mirar cómo recaudar dineros. Estas obras que proponemos no van a borrar 50 años de atraso de la malla vial, pero son el primer paso para conectar vías que no están conectadas, son pasos básicos para evitar colapsos.

¿Esa es otra alternativa?

Lo primero es el cupo de endeudamiento. Los otros serían los planes B o C, es decir, los cobros por parqueo en vía, concesiones y peajes urbanos.

¿Qué implica una concesión?

Si es en construcción habría que aprovechar un peaje urbano. Si un vehículo matriculado fuera de Bogotá entra a la ciudad y trabaja todos los días aquí, pues también está dañando las vías de la capital, pero tributa en otra parte, y es justo que pague un peaje. Esa es otra opción de recaudar dineros para obras. Es difícil, pero hay que mirar otras herramientas si el Concejo sigue diciendo que no. Una concesión es rápida y si se tiene el valor de las obras sólo es cuestión de sentarse a negociar.

En cuanto al Pico y Placa el alcalde prometió el desmonte en su campaña, pero, ¿qué tan fácil es en realidad?

Si podemos construir malla vial se puede ir desmontando. Han pasado 12 años de Pico y Placa y, ¿qué se ha hecho? No hay vías nuevas y por eso pedimos cupo de endeudamiento, porque además la ciudad tiene capacidad de pago.
El día de su posesión dijo que iba a disminuir el Pico y Placa…
Hasta ahora sólo hay ideas y acá los estudios son permanentes. Sólo di una opción, pero como puede que pase, también puede que no pase nada. Puede que luego las cifras digan que mi sugerencia de reducirlo en la tarde no es la mejor, pero tenemos que lanzar ideas, la ciudad no da espera.

¿Podrá ser autónomo en las decisiones de su cartera?

Al alcalde le dije que veo oportunidades en el sector y me gustaría influir en las decisiones para aportar desde mi trabajo como consultor en estudios de tránsito. Si no tengo capacidad de influir en los diseños y hacer que sea efectiva la inversión, no hacemos nada. Él me dio su apoyo y me dijo que también ha pasado por situaciones en las que pide que se hagan cosas y le responden que no se puede, que no hay presupuesto, que falta un contrato o la licitación, y así pasan hasta seis meses sin que se haga nada.

La falta de capacidad operativa ha sido una de las principales críticas a la Secretaría en este año y medio…

Sí. Le dije al alcalde que el Distrito perdió capacidad operativa por el tema de los contratos y la búsqueda de la famosa transparencia, y se tiene que contratar a alguien para que haga el trabajo operativo y es un enredo cumplirle a la ciudad rápidamente. A mí me gustaría cambiar eso.

¿Cómo lo haría?

Estamos viendo cómo recuperar esa capacidad operativa para tomar una decisión y cambiar las cosas para evitar accidentes, construir un muro donde se necesita, cerrar un separador por un problema de accidentalidad, por ejemplo.

¿Pero eso qué significaría?

Se trata de bajar la carga administrativa de algunos funcionarios en la entidad, por ejemplo en respuesta de derechos de petición y ese tipo de trámites, para así enviarlos a la calle a hacer recorridos, reportar las deficiencias en seguridad vial y que al otro día ya esté solucionado el problema.