Sin cupos escolares y con fallas en Transmilenio

Alcaldía municipal señala que la construcción de 20.000 viviendas de interés prioritario ha generado más demandas de servicios en el municipio. Admite insuficiencia.

En la mañana de este jueves cerca de 300 padres de familia bloquearon la Autopista Sur en el municipio de Soacha. / David Campuzano

Dos malestares latentes de los habitantes del municipio de Soacha salieron a la luz en la mañana del jueves: uno por el servicio de Transmilenio y otro por la ausencia de cupos escolares. Cerca de 300 padres de familia que reclamaban cupos escolares para el municipio bloquearon la Autopista Sur y las estaciones de Tansmilenio cerraron sus puertas.

A la protesta tuvo que asistir el secretario de Educación y Cultura de Soacha, Juan Miguel Méndez. La vía fue desbloqueada y se instaló una mesa de concertación: “En el municipio tenemos cerca de 56.000 cupos. A enero ya estaban matriculados más de 50.000 estudiantes. Se llenaron los colegios oficiales y la gente salió a manifestarse por falta de cupos. Es entendible. Durante 2014 necesitamos, por lo menos, 10.000 cupos más”.

La solución, según Méndez, no está sólo en manos del municipio: “La educación en Soacha se ha visto afectada por la cantidad de viviendas de interés prioritario que ha construido el Gobierno. Ya se han entregado más de 20.000 que han sido destinadas a personas de otros lugares del país que llegan con niños y niñas que necesitan educación. Y es sólo el comienzo: el Gobierno tiene planeado entregar 160.000 viviendas en Soacha”.

El 3 de febrero de este año, la Secretaría de Educación declaró “insuficiencia educativa” en el municipio. En la resolución 166, admitió que es necesario “contratar el servicio con entidades sin ánimo de lucro, estatales o entidades educativas particulares para garantizar, en 2014, la continuidad de 17.785 estudiantes que fueron atendidos en 2013 bajo esta modalidad”.

De hecho, la misma Secretaría admite que existen 9.446 niños sin colegio, “de los cuales 3.735 están plenamente identificados”. La Secretaría de Educación logró apaciguar la crisis después de anunciar ante los padres un plan de aumento de cobertura a través de la contratación de colegios por concesión. Los colegios Liceo Mayor de Soacha, Soacha para Vivir Mejor y Diócesis de Soacha completarán una cobertura de 4.480 estudiantes. La solución, como lo dijo Méndez, “es temporal. Mañana viene la ministra de Educación para anunciar otras medidas”.

Hasta el momento, el llamado es para registrar a los niños en la lista de espera: “Esta semana se registraron 5.300 estudiantes. Le dijimos a la comunidad que podemos ampliar la cobertura siempre y cuando registren a sus hijos en el sistema de matrículas”.

Las quejas de la población no se limitaron a los cupos escolares. En siete días se cumplen dos meses desde que Transmilenio empezó a funcionar en Soacha: “Transmilenio fue creado para una Soacha de 500.000 habitantes, cuando hoy, probablemente, tenemos más de 1 millón por la gente que se ha desplazado hacia el municipio. Lo peor es que no hay puentes peatonales, todo está lleno de polisombras, no hay paraderos, no hay alimentadores ni buses biarticulados y los buses siempre van llenos. Si vives en Compartir o en Ciudad Latina, tienes que pagar $1.000 más para llegar hasta las estaciones de Transmilenio. La pregunta de fondo es cuánto dinero se está moviendo en esas estaciones”, sostiene Melanie Díaz, representante de la Plataforma Juvenil de Soacha.

Estos cuestionamientos son compartidos por el personero municipal, Henry Sossa: “La estación de San Mateo, que fue habilitada como portal, no tiene un puente peatonal y la población está cruzando por la calle. La construcción de ese puente le corresponde a la concesión de la doble calzada Bogotá-Girardot. Supuestamente iban a empezar la obra en agosto del año pasado, luego dijeron que en diciembre, y hasta ahora nadie responde por esa construcción. Además, Transmilenio esperaba que se transportaran entre 25.000 y 30.000 pasajeros al día. Hoy en día está transportando entre 70.000 y 80.000, lo que ha generado hacinamiento e inseguridad”.

La Agencia Nacional de Infraestructura, por su parte, señaló que en la actualidad “existe un proceso de disminución de ingresos del concesionario por no construir los puentes peatonales del corredor, entre los que se encuentra el de San Mateo”. La multa a la concesión de la Autopista Bogotá-Girardot asciende a $4.065 millones . Este diario intentó comunicarse con Transmilenio para preguntarle por las molestias que ha formulado la ciudadanía, pero no tuvo éxito.

 

 

[email protected]

@santiagov72

últimas noticias