Sin respuestas sobre los cabecillas del crimen en Bogotá

Cinco meses después de la intervención del Bronx, ni la Fiscalía ni la Policía dan respuesta sobre las estructuras y los líderes que controlaron esa "zona de despeje" del crimen.

La intervención de la Fiscalía, la Policía y el Distrito en el Bronx, se realizó en la madrugada del 28 de mayo pasado. /Archivo
La intervención de la Fiscalía, la Policía y el Distrito en el Bronx, se realizó en la madrugada del 28 de mayo pasado. /Archivo

Han pasado casi cinco meses desde la clausura del Bronx y aún no es claro quiénes controlaban ese antiguo epicentro del crimen en Bogotá. No se conocen los nombres de los máximos cabecillas y las autoridades no han revelado el organigrama de las estructuras que no solo operaban allí, sino que expandieron sus tentáculos delincuenciales por toda la ciudad. El concejal Hollman Morris, del Movimiento Progresistas, le preguntó tanto a la Policía Metropolitana como a la Fiscalía sobre estos vacíos informativos. Las dos instituciones se tiraron la pelota. No hubo una respuesta concreta.

En una comunicación firmada por el general Hoover Penilla, comandante de la Policía de Bogotá, la institución expuso un listado de 20 personas capturadas tras la intervención del Bronx, por sus presuntos vínculos con las estructuras criminales que dominaban esa zona. Sin embargo, solo tres de ellos pueden ser considerados, de alguna manera, miembros relevantes de las estructuras (no son los máximos cabecillas, sin embargo), según la misma información entregada por la Policía. El resto son integrantes rasos o medios.

En la respuesta sobre el organigrama criminal en la ciudad, la Policía contestó que “La estructura delincuencial que opera en ese sector hace parte del proceso de judicialización que adelanta la Fiscalía General de la Nación, por esa razón será esta entidad quien debe suministrar la información requerida”. (Lea también: Alias 'Mosco': asesino sí, pero no le probaron que fuera jefe del Bronx)

Y en la Fiscalía devolvieron la pregunta, en un documento firmado por el general Luis Alberto Pérez, director del CTI, argumentando que dar esa respuesta no es de su competencia. “Respecto a las preguntas número uno, cuatro (sobre el organigrama), cinco y seis y conforme al artículo 21 de la ley 1755, se le corrió traslado a la Jefatura Seccional de Inteligencia de la Policía para que le dé respuesta a sus inquietudes plasmadas en la petición”.

Para el concejal Morris, no es aceptable que no se conozcan los detalles sobre esas estructuras y sus integrantes, sobre todo “en un país que tiene experiencia en la lucha contra el narcotráfico, y con ciudades como Medellín o Cali, donde tienen identificados a los cabecillas”.

Entretanto, esta semana, el concejal Jorge Torres, del Partido Verde, anunció que denunciará al exalcalde Gustavo Petro por no haber combatido, según el cabildante, a las estructuras criminales que operaban en el Bronx, por lo que habría incurrido en el delito de prevaricato por omisión. Para Torres, hubo un presunto conocimiento de la Alcaldía de entonces sobre los delitos que ocurrieron en el lugar: homicidios, torturas, tráfico de estupefacientes y de armas, secuestro, explotación sexual de niños, entre otras actividades delictivas, sin que hubiera presencia efectiva de las autoridades.

Lo concreto es que a casi cinco meses de la desarticulación de la plaza criminal más grande de la ciudad, y tal vez del país, aún no se sabe bajo las directrices de quién operaban sus estructuras delincuenciales. El Bronx se acabó pero sobre quienes construyeron ese escenario del terror todavía no ha caído el peso de la justicia.