SITP, cada vez con menos usuarios

Dos informes afirman que el componente zonal del sistema de transporte está disminuyendo sus cifras de abordajes y satisfacción. Las cifras, más las declaraciones del Distrito sobre el futuro del sistema, de nuevo ponen en jaque a los buses azules.

Según Transmilenio, en un año se registraron 7.276.003 menos ingresos a los buses azules.Archivo El Espectador.

Las malas noticias para el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) de Bogotá no cesan. A las multimillonarias pérdidas, las deudas acumuladas por casi $4 billones y la amenaza de quiebra que tienen los siete operadores, se suma ahora el descenso en las cifras de uso y satisfacción con el servicio que prestan los buses zonales del sistema. Así lo demuestran los informes de Transmilenio y el reporte anual de movilidad realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá y la Universidad de los Andes.

Según las estadísticas de oferta y demanda de Transmilenio, mientras que en abril de 2016 se registraron 44.574.612 de abordajes en los buses del SITP, las cifras a abril de 2017 indican que los abordajes descendieron a 37.298.609. Es decir, en un año se registraron 7.276.003 menos ingresos a los buses azules.

Las cifras sobre la evolución de la demanda también son dicientes: en las primeras semanas de febrero, históricamente las de mayor demanda por ser las del regreso en pleno a las actividades académicas y laborales, en 2016 se superaba el 1.800.000 de abordajes. No obstante, en 2017, la cifra apenas sobrepasa el 1.700.000 de usos. Y, en general, todas las cifras del promedio semanal de demanda en días hábiles de 2017 se encuentran por debajo de los números del año anterior.

Estos números se conocen luego de unas declaraciones lapidarias para el sistema zonal, hechas por el alcalde Enrique Peñalosa hace menos de una semana. Según el mandatario, a futuro, luego de que sean implementadas las troncales de la Av. Boyacá, Av. Ciudad de Cali, Av. 68 y Carrera Séptima, los buses azules tenderán a desaparecer pues su función será cubrir determinadas zonas y, prácticamente, ejercer como alimentadores de todo el sistema troncal.

“Algo que va a tender a desaparecer hacia el futuro es el SITP. Debe ser solo para hacer recorridos cortos, para llevar a la gente a Transmilenio, pero no hacer los recorridos que hoy hace que atraviesa toda la ciudad”, manifestó hace unos días el alcalde Peñalosa, en unas declaraciones que no cayeron bien entre usuarios y detractores del sistema.

El otro documento que deja mal parado al sistema de los buses azules es el reporte anual del Observatorio de Movilidad, presentado este lunes, en el que se hace un balance de 2016. Según el documento, el servicio zonal bajó su calificación de 3,7 en 2013, a 2,6 en 2016. En este aspecto, llama la atención que un 79 % de los encuestados tildó el servicio con los términos “insatisfecho”, “nada satisfecho” y “neutral”, cuando les preguntaron sobre su percepción del servicio. Asimismo, el informe revela que un 68 % de los usuarios encuestados consideraron que el sistema empeoró en 2016.

El reporte también pone al SITP en el último lugar de los modelos de transporte que más tiempo emplean en transportar a sus usuarios. El documento asegura que esta situación puede obedecer a que, tanto el SITP como el TPC (Transporte Público Colectivo, que está dos puntos por debajo del SITP en la escala de tiempos de viaje), deben circular por el carril mixto, por lo que su funcionamiento está supeditado a la congestión vehicular.

No obstante, las cifras de ambos informes chocan con la encuesta de percepción ciudadana de 2017, realizada por Bogotá Cómo Vamos. Según ese sondeo, y contrario a las cifras de los otros dos documentos, el uso del sistema zonal creció, aunque no de una manera significativa: pasó de 16 % en 2016, a 18 % en 2017. Las otras cifras sobre el principal medio de transporte dan luces de hacia dónde pueden haberse mudado los usuarios que se han bajado de los buses azules. Transmilenio, la moto, la bicicleta, las plataformas como Uber y Cabify y el transporte informal, presentan un leve aumento en sus usos.