SITP, nada nuevo

A pesar de las promesas de sacar el transporte tradicional el 1º de junio para acelerar la implementación del sistema, ambos esquemas seguirán coexistiendo.

Transmilenio implementará seis rutas estratégicas desde mañana, pero con buses del SITP. / Gustavo Torrijos - El Espectador
Tal vez en los últimos días usted escuchó que a partir de mañana, 1° de junio, sólo encontraría en las calles los buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y se acabaría el transporte tradicional. Lo primero que tiene que saber, hablando en términos prácticos, es que los buses viejos no dejarán de circular. Por lo menos eso no pasará este lunes. Los cambios comenzarán —con suerte— en dos semanas y la transformación total del transporte bogotano sigue siendo una promesa. Fin de la historia.

Si decidió seguir leyendo, aunque ya sabe el final, el siguiente recuento le puede ser útil: en marzo pasado el alcalde Gustavo Petro dijo que “a partir del 1º de junio se acabará la operación del transporte tradicional en la ciudad”. Luego el Distrito moderó su posición y dijo que Transmilenio (TM) asumiría el control de los buses viejos, que seguirían rodando, aunque ya no por las rutas tradicionales sino cubriendo provisionalmente las del SITP. Ahora que se cumple el plazo, el panorama es otro.

Mañana TM asumirá efectivamente el control de los buses viejos, pero por ahora sólo en el papel. Sencillamente es un ajuste jurídico que los ciudadanos no notarán ni afectará su dinámica, ya que seguirán viendo los mismos buses cubriendo sus rutas tradicionales.

Entonces, ¿para qué asume Transmilenio el manejo de los buses tradicionales? Lo que el Distrito pretende es llevar esos vehículos a donde no llega el SITP o lo hace con dificultades, como en sectores del sur (Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Usme) y el occidente de la ciudad (Fontibón). Pero eso tampoco ocurrirá mañana, porque el Distrito sigue revisando cómo modificar esas rutas. Sólo en la segunda quincena de junio se empezarían a dar estos cambios, como se lo dijo a El Espectador el gerente de TM, Sergio París.

Así que asumir el control total de los buses del transporte público colectivo (TPC) le sirve a Transmilenio para quitarle competencia al SITP y disminuir las pérdidas económicas que ha tenido el sistema durante su implementación, las cuales, finalmente, terminamos pagando todos los bogotanos (el déficit se cubre con recursos públicos).

Lo que dice el Distrito es que las tarjetas de operación de los buses viejos se van a cancelar paulatinamente, para luego chatarrizarlos y así sacar de las calles más de 5.000 vehículos. Pero eso sólo se verá completo en noviembre. De los buses tradicionales que quedan, 3.200 están vinculados a las empresas Egobús y Coobús (intervenidas por la Superintendencia de Transporte) y no se les cancelará su tarjeta de operación por ahora. A estos se suman 2.200 que están vinculados a otras operadoras del SITP y que serán los primeros a los que se les cancelará su permiso de operación. Lo que se preguntan muchos propietarios de vehículos viejos es si las operadoras tienen los recursos para pagarles por la entrega de sus carros. Rodrigo Aguilar, representante de la transportadora Coopenal, cuestiona si acaso no hay irresponsabilidad del Distrito o falta de planificación al tomar tales decisiones sin aclarar estos aspectos de dinero y cronogramas.

En últimas, lo que muchos se preguntan es si la promesa de acabar con el transporte tradicional el 1º de junio termina siendo un gol de la administración, pues en realidad sólo a final de año estaría listo el SITP, siendo optimistas.

Recordar todas las fechas prometidas para la salida de los buses viejos y completar el SITP es complicado. Todos los gerentes de Transmilenio (cuatro en la Alcaldía de Petro) han hecho anuncios cada tanto. Que se trata de un proceso gradual, que es una transición de un esquema informal a uno organizado, que si mañana pusieran los buses viejos a cubrir rutas del SITP la ciudad sería un caos... Nadie desconoce las explicaciones, pero tanto anuncio con fechas incumplidas hace que la promesa de tener el SITP al 100% pierda credibilidad.

“Teníamos que resolver lo de la competencia”: Sergio París

¿Qué hará mañana TM al asumir el control de los buses tradicionales?

Recibiremos 5.100 buses del Transporte Público Colectivo (TPC) y tenemos que definir el reglamento con el que operarán bajo nuestro control y las rutas que cubrirán. Además, debemos ir conversando con los empresarios que hasta hoy los manejaban sobre el nuevo proceso.

¿Cuándo se verán los primeros buses tradicionales circulando con el letrero provisional del SITP?

Los primeros cambios se darán en la segunda quincena de junio. Ese transporte saldría de los sitios donde ya está consolidado el SITP e iría a otros donde debemos mejorar la cobertura.

Si los del TPC saldrán del todo en noviembre, ¿no vamos a seguir igual que antes de la toma de control?

No es lo mismo. Es un cambio trascendental y la fecha ha sido pensada. Teníamos que resolver lo de la competencia y es lo que estamos haciendo con las rutas que pondremos. En la carrera Séptima tenemos el SITP consolidado, así que ahí no debería haber TPC. En nuestro plan, esos buses los moveremos a las zonas donde se necesitan. En lugar de competir, vamos a buscar un escenario planificado y coordinado desde TM, cambio que es trascendental para organizar la ciudad. Vamos a llegar a zonas donde no llegábamos en Ciudad Bolívar, la parte alta de San Cristóbal, Usme y Perdomo.

Cuando cancelen las tarjetas de operación de los buses, ¿cómo garantizarán el pago de las rentas o el valor del bus a sus dueños? ¿No era mejor tener esto definido?

Hay que diferenciar dos roles. Uno es el de la autoridad de TM como empresa gestora. Tenemos $200 mil millones para la gestión de rentas y hay 214 buses aprobados para desvincular. Quedan $100 mil millones para continuar el proceso. Los propietarios pueden venir y les pagaremos cuando el vehículo esté desintegrado y les cancelamos su renta. Por otro lado, están los contratos del SITP y cada empresa tiene la obligación de desvincular los buses y la posibilidad de orientar a los propietarios para que hagan parte del proceso con los $100 mil millones que aún quedan de TM.

Los gerentes de las empresas del TPC no tenían mucha información sobre los cambios ¿cómo va a ser la socialización con ellos?

Hemos tenido reuniones informales. Ya que está el decreto oficial, vamos a conversar con ellos para ver cómo seguimos los acuerdos y la estrategia para beneficio de los usuarios y el SITP.

Fuera de la integración de tarjetas, de sacar los buses viejos, del rescate de los operadores en crisis (Coobús y Egobús), ¿qué reto queda para el SITP?

Los transbordos son pocos. Estamos haciendo 134.351 de buses troncales de TM a los zonales (azules). De zonal a troncal apenas son 21.740. Debemos aumentarlos y lograr que los usuarios aprendan a usarlos. Esta semana salimos con una campaña, porque tenemos 70 estaciones integradas en el sistema y necesitamos que los bogotanos aprendan a multiplicar sus opciones de viaje.

***

Seis nuevas rutas estratégicas

Desde mañana Transmilenio implementará seis rutas estratégicas con 238 buses azules del SITP: Metrovivienda - Chapinero Central, Madelena - General Santander, Portal Sur - Nueva Roma, Potosí - Lijacá, Fontanar del Río - Germania y Portal El Dorado - El Refugio.

En unas dos semanas, según lo espera el Distrito, algunos buses viejos estarán señalizados con las normas de imagen dispuestas por Transmilenio y el SITP, que incluyen un código de identificación y el logo del Sistema Integrado de Transporte Público (imagen derecha). También deberán tener instalados los ruteros con la información de rutas para los usuarios.

La idea es que cuando eso ocurra sólo podrán recoger y dejar pasajeros en los paraderos del SITP. El pago será en efectivo.

 

Temas relacionados