“La situación de los recicladores es igual a la de hace 30 años”: Nohora Padilla

La representante de la Asociación de Recicladores de Bogotá, habló con El Espectador acerca de las expectativas que tienen sobre el nuevo Plan de Basuras de la ciudad.

Recicladores de oficio rescatan de la basura cerca de 1.500 toneladas de  materiales aprovechables.
Recicladores de oficio rescatan de la basura cerca de 1.500 toneladas de materiales aprovechables.Gustavo Torrijos - El Espectador

El pasado 14 de diciembre la comunidad de recicladores de Bogotá realizó un plantón frente a las instalaciones de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), para exigir los pagos de este año, de los periodos: de junio al 17 de agosto y del 18 de agosto al 17 de octubre. A esa petición la Unidad Administrativa de Servicios Públicos (UAESP) respondió que se realizarán dos pagos a la población recicladora de oficio y les quedarían debiendo del 18 de octubre al 17 de diciembre, que serían autorizados para pago el próximo 22 de diciembre de este año.

A raíz de esa situación y de otras inconsistencias, la representante de la Asociación de Recicladores de Bogotá, Nohora Padilla habló con El Espectador acerca de las expectativas que tienen sobre el nuevo Plan de Basuras de la ciudad, firmado en noviembre de 2016 por el alcalde Enrique Peñalosa. El documento se llama: el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS) y tendría caducidad en 12 años.

En Bogotá diariamente se producen de 6.309 toneladas de basura, de las cuales, según Nohora Padilla los recicladores recuperan más de 1.500 toneladas de residuos aprovechables para que no vayan a parar al relleno sanitario Doña Juana, que tiene fecha de vencimiento en 2022. Razón por la que el Alcalde modificó el plan de recolección de basura de la ciudad.

Este nuevo programa tiene como tarea evitar que la mayor cantidad de basura llegue al relleno, buscar otro sitio que cumpla su función, además, acatar el fallo T- 724 de 2003 de la Corte Constitucional, que se dio luego de que los recicladores de Bogotá representados por Nohora Padilla y Silvio Grisales interpusieran una tutela por considerar que se les estaban vulnerando los derechos fundamentales al debido proceso, a la igualdad y al trabajo, dicha acción paso a primera y segunda instancia sin obtener un fallo a favor, de ahí paso a la Corte Constitucional, que determinó que en futuras ocasiones se debían incluir acciones afirmativas a favor de los recicladores de Bogotá en casos de contratación de servicios públicos de aseo. También solicitó a la Procuraduría General de la Nación que vigilara el cumplimiento de la subcontratación con respecto a los recicladores de Bogotá.

Para acatar con esta orden el nuevo esquema tiene como objetivos carnetizar y dotar de equipos de protección (overol, gorra, gafas, tapaoídos, tapabocas, impermeables y guantes) a los 21.951 recicladores que hay en la ciudad. También, incluye que los pagos para estas personas se hagan vía tarifa de servicio público.

¿Los recicladores están conformes con el nuevo Plan de Basura de Bogotá?

Lo primero que quiero decir es que estamos decepcionados porque desde hace tres años estamos aportando y entregando apreciaciones sobre el plan que debería tener la ciudad, y de manera sorprendente en noviembre nos entregaron el plan ya ajustado, pero hallamos varias falencias que afectan a los recicladores.

Del plan que presentó la administración actual, ¿Qué no les favorece a los recicladores?

Uno de los problemas que se mantiene es que no se tiene en cuenta el número de recicladores que son independientes, que son el 70%. Además, necesitamos de un programa claro para el apoyo de organizaciones de recicladores.

También, hay una situación con los recicladores y es que con el fallo de la Corte Constitucional de 2003 quedó establecido que se haría una verificación de las organizaciones de recicladores y hasta la fecha no se ha realizado. Eso implica que los montajes que se han hecho para reemplazar a los recicladores siguen intactos.

Otro dilema, es que en el plan no se fija una fecha límite para el registro de las bodegas, luego no hay ningún interés de tratar ese tema.

¿Cuáles son los aciertos del nuevo plan de basura con respecto a la labor de los recicladores?

Hay un acierto en el plan porque se está separando la parte de reciclaje de la licitación de recolección de basura y barrido de la ciudad.

¿Qué piensa usted acerca de la forma de pago para los recicladores que plantea el nuevo plan de basuras?

El nuevo esquema lo que permite es que las asociaciones de recicladores formalicen su vínculo en el servicio público de aseo, es decir como entidades autorizadas y el pago de los recicladores se haría a través de estás, lo que sería bueno para nosotros. Sin embargo, descubrimos hace unos pocos días que la UAESP pretende seguir siendo la que pague, desconociendo la norma y el papel que tienen las organizaciones autorizadas.

Con el nuevo esquema los van a carnetizar y entregar kits de protección, ¿Cuándo se daría ese proceso?

Es más de lo mismo. Es el mismo proceso que hizo la administración anterior. Reconozco que esos kits son útiles, pero no resuelve de manera estructural el problema. 

En este momento, ¿Qué problemas tienen con el proceso de pesaje?

Consideramos que las cifras de reciclaje están alteradas porque, por un lado, lo que se reporta no corresponde con el consolidado que tiene la entidad encargada, es decir lo que se debería reportar sigue oculto, debido a que es imposible de registrarlo, ya que no todas las bodegas están autorizadas para hacer ese procedimiento, entonces tenemos una distorsión a la que nadie quiere meterle mano.

¿Ha cambiado la situación de los recicladores después del fallo de la Corte Constitucional de 2003?

La situación de los recicladores sigue igual a la de hace 30 años porque hay recicladores que no tienen el suficiente apoyo para organizarse y eso los sigue dejando en una condición de vulnerabilidad.

Pienso que no se está cumpliendo con el mandato de la corte porque no tienen claro los sujetos de especial protección, debido a que hoy no se sabe quiénes son recicladores y quiénes no. Esta situación se da porque hay registro sobre registro, sin ningún tipo de verificación. Además los incentivos de fortalecimiento se están entregando a cualquier organización sin importar el número de recicladores afiliados y su trayectoria.  Y la parte del incentivo para ser empresario, se convirtió en charlas de motivación.

¿Cuáles son los factores que más influyen para que la labor del reciclador siga en esas condiciones?

La falta de separación en la fuente es un factor relevante, ya que hace que los recicladores duremos cerca de 17 horas escogiendo los materiales aprovechables, a esta situación se suma que los vehículos de tracción humana nos quitan tiempo, energía y nos deteriora físicamente. En este momento más del 70% de los recicladores trabajamos con ese sistema.

¿Les han planteado alguna alternativa para mejorar esa situación?

La solución que están planteando es peor que la enfermedad.  Lo que quieren es entregar bodegas, carros, ‘digamos todos los juguetes’ a las organizaciones, pero ese no es el remedio, debido a que si entregan ese tipo de objetos a unas organizaciones que no se sabe si son o no de recicladores. Esa solución es absurda y deteriora lo que ya existe, pese a que el esquema de mercado es muy injusto.

¿Cree que ha mejorado la cultura de reciclar en los bogotanos?

Sí ha mejorado un poco, pero falta que más del 80% de los ciudadanos separen sus residuos, además es importante que los bogotanos reconozcan el trabajo de los recicladores, el cual es altamente beneficioso, ya que estamos recogiendo cerca de 1.500 toneladas de basura para que no se vayan al relleno sanitario y lo hacemos pese al gobierno y a la sociedad.