Soacha, un crítico panorama ambiental

La minería ilegal, el descuido de los humedales, la construcción desordenada y la disposición de escombros son los principales problemas que afectan al municipio, según el ente de control.

Uno de los llamados de la Personería municipal es que la administración realice un adecuado control minero. / Archivo

El crecimiento urbanístico sin ninguna planeación, el aumento de la minería ilegal, el deterioro de los humedales y los recursos hídricos, son algunos de los problemas que tienen agotados a los habitantes de Soacha. Se trata de serios aspectos que cada día están devastando más el medio ambiente y la calidad de vida de las más de 500 mil personas que habitan el municipio. Por ello, el personero Henry Sosa envió una advertencia a la administración municipal pidiéndole que tome medidas serias al respecto.

El personero asegura que Soacha está en una situación crítica en materia ambiental y que el municipio ha sido incapaz de adelantar acciones de conservación, defensa, protección y mejora del medio ambiente, ya que no cuenta con una coordinación diligente con entidades del orden nacional, departamental y local como la Corporación Autónoma Regional (CAR).

Según Sosa, aspectos como no tener un adecuado Plan de Ordenamiento Territorial, que defina y ordene el territorio con políticas claras en materia de medio ambiente, además de la falta de un adecuado control minero, han permitido que en el municipio dicha actividad produzca serias cantidades de residuos y productos que están causando grave contaminación del recurso hídrico.

De hecho, en mayo de este año, El Espectador hizo un seguimiento al inventario de las minas legales y encontró que, según el Catastro Minero de la Agencia Nacional de Minería (ANM), hay 52 títulos para explotar materiales de construcción, con ubicación exclusiva en Soacha, de los cuales 11 están vencidos y sólo 12 tienen plan de manejo ambiental.

En cuanto a las minas ilegales, no hay datos concretos. Mientras el concejal Andrés Jaramillo afirma que en el municipio hay casi 130 zonas de explotación (incluyendo las legales), el director de la CAR, Alfred Ignacio Ballesteros, dice que podrían ser 200. De manera que la ilegalidad oscilaría entre el 60 y el 75%.

Por estas razones, Sosa les envió una función preventiva al alcalde Juan Carlos Nemocón, a la Secretaría de Planeación, a la dirección de Desarrollo Bioambiental y Asistencia Técnica Agropecuaria y a la CAR, en la que les hace un recuento de los daños y cuentas pendientes en materia ambiental. Por ejemplo, les reitera que aún faltan varias acciones de protección en torno a humedales como Terreros, Tibanica, El Vínculo, Tierra Blanca y Canoas. Esto pese a que el año anterior la Contraloría municipal hizo una serie de recomendaciones sobre las labores necesarias para su recuperación.

Frente al tema de disposición inadecuada de escombros, el personero pidió que las autoridades municipales impongan las sanciones correspondientes a las constructoras. También recordó que el municipio de Soacha tiene un comparendo ambiental que no ha sido reglamentado y por ello no se ha aplicado para multar a quienes contribuyen a la contaminación del medio ambiente.

Ahora, la Personería de Soacha espera que las entidades municipales y la CAR respondan lo más pronto posible cuál es el plan que tienen para de una vez por todas avanzar en la protección ambiental del municipio. Se supone que antes de terminar el año, el ente de control y los habitantes deberían tener una respuesta al respecto.