"Sólo hay un plan: que Petro se quede"

El escudero del alcalde apuesta a que la CIDH le devolverá al mandatario sus derechos políticos y pronostica que éste será candidato presidencial en 2018.

Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario de Gobierno de la administración de Gustavo Petro. / Óscar Pérez

Guillermo Alfonso Jaramillo es uno de esos funcionarios que defienden a Gustavo Petro como si ser petrista se tratara de un dogma de fe. Pero no por eso deja de ser crítico con el gobierno al que pertenece. Les pide al registrador Carlos Ariel Sánchez y al presidente Juan Manuel Santos que dejen que la administración de Progresistas decida su suerte en las urnas y advierte que, si al alcalde no le quitan los derechos políticos, será el más fuerte candidato a la Presidencia en 2018.

Como el petrista más radical, el secretario de Gobierno exonera de culpas al alcalde, pero señala a Diego Bravo, el exgerente de la Empresa de Acueducto que tuvo a cargo la implementación del modelo de basuras, como parte de un supuesto complot que ‘fabricó’ las pruebas para que la Procuraduría destituyera e inhabilitara al alcalde.

El presidente Juan Manuel Santos ha dicho que hará cumplir la ley así no esté de acuerdo con el fallo de la Procuraduría. ¿Se van a ir si no los salva una decisión judicial o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos?

Nos tocaría cumplir la ley. Pero les hemos pedido a él y a la justicia que nos dejen refrendar el mandato en las urnas, en la revocatoria. El espíritu de la democracia y de la Constitución está en el pueblo.

Esa presión la han ejercido ‘moviendo pueblo’, pero cada día menos gente va a las marchas. ¿No cree que la estrategia se agotó?

Si usted ha visto las manifestaciones en la plaza se dará cuenta de que gobernamos con el pueblo de manera horizontal. Aquí han estado, como una red, las nuevas ciudadanías: los animalistas, la comunidad LGBTI, los barristas, los muchachos del hip hop, los recicladores, los defensores del cannabis, entre otros. Todas esas expresiones, sumadas, pueden ser mayorías.

Si es que los dejan llegar a las urnas en la revocatoria, ¿es posible ganar sólo con esas “nuevas ciudadanías”?

No negamos el poder electoral y político que conservan las maquinarias de siempre, pero preferimos las nuevas ciudadanías. Con esta crisis, Petro ha ganado adeptos en la ciudad y en las regiones, donde esos partidos tienen arraigo, pero se van desgastando. Pronostico que, si ratifican la decisión de la Procuraduría, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le devuelve los derechos políticos a Petro y se vuelve el candidato más importante para la Presidencia de 2018.

Pero sin lograr consensos con otros sectores de la sociedad, especialmente en las regiones, es muy difícil llegar a la Presidencia.

En la campaña presidencial de 2010 Petro logró una altísima votación en la costa norte porque, con sus denuncias sobre la expansión del paramilitarismo, se ganó el corazón de los pobres de la región. Lo mismo pasa en Bogotá cuando subsidia Transmilenio, otorga un mínimo vital de agua o dignifica a los recicladores. Pero Petro no quiere ser presidente, él lo que quiere es cambiar el país. Nosotros somos los que queremos que sea presidente para que lo cambie. Si él hubiera elegido ser alcalde por serlo, sería igual a Samuel Moreno.

Pero para cambiar al país Petro tiene que demostrar que es efectivo en Bogotá. Las metas en educación no se cumplirán, los contratos de alimentos fracasaron, basuras…

Usted no puede cambiar el mundo en dos horas, menos cuando tiene al establecimiento encima sin dejarlo respirar. Un ejemplo: hemos recorrido Latinoamérica mostrando el Camad (Centro de Atención Médica a Drogodependientes). Cuando Petro me contó la idea no tenía pista de qué era lo que quería, pero salió bien. Lo que necesita es un equipo para ejecutar sus ideas. En el tema de basuras hay una lucha que se empieza a dar, que es acabar con el oligopolio que tenían montado. En esa lucha, por ahora, Petro va perdiendo.

Usted habla de la eficacia de los equipos de trabajo, ¿el que planeó las basuras, liderado por Diego Bravo, lo fue?

Aspiro a no equivocarme, pero creo que él tenía dos juegos.

¿Es decir que el exgerente de la Empresa de Acueducto forma parte del supuesto complot para sacar al alcalde?

Pienso que Bravo tenía mucha amistad con los privados y de pronto muchos compromisos personales. Uno no puede guardar lealtades a dos amos.

Si eso es así, ¿por qué no lo advirtieron antes del 18 de diciembre de 2012, cuando empezó el modelo Basura Cero?

Porque no es fácil conocer a la gente antes de los momentos cruciales.

Pero desde septiembre de 2012 se sabía que él no había hecho lo suficiente para que el Distrito tuviera su propia flota de camiones…

No se nos puede olvidar que los operadores se negaron a devolver los camiones que eran parte del modelo de concesión que antes funcionaba. Hablé con uno de los accionistas de las empresas y me dijo que podían bajar hasta el 30% de sus ganancias en una negociación con el alcalde. El complot fue una estrategia para mantener el control.

No respondió mi pregunta, ¿por qué dice hasta ahora que Bravo hizo parte del supuesto complot?

Eso se lo deben responder quienes estuvieron más cerca del proceso, yo en ese momento era secretario de Salud. Lo que le digo es una opinión personal.

Si eso es cierto, ¿el complot justifica la falta de planeación y los errores de ejecución que ustedes han reconocido?

Es que aquí lo que hicieron fue fabricar las circunstancias para que un funcionario administrativo tomara las decisiones que ejecutó el procurador Alejandro Ordóñez. Dejaron de recoger basuras antes de que finalizaran sus contratos, cuentan con el apoyo de los medios, con miles de millones de pesos y, a pesar de eso, la gente sí reconoce lo que hizo Petro al quitarles el control del aseo. Tampoco se le puede olvidar que estaban relacionados con los contratistas que se robaron la ciudad. De eso dan cuenta Manuel Sánchez y Emilio Tapia.

Pero ellos, con esos testimonios, pueden estar interesados en ganarse la simpatía del alcalde, pues para concretar un acuerdo benévolo en la Fiscalía deben contar con la venia del Distrito, representado por su gobierno…

No se me hace raro que con Sánchez y Tapia hagan una campaña de desprestigio como la que hicieron con el magistrado José María Armenta y su decisión en derecho.

Pero, más allá de las justificaciones del fallo, el magistrado Armenta tenía suficientes razones para declararse impedido para decidir sobre esa tutela que suspendió el fallo…

Ni siquiera la tutela, que es el único recurso que tiene el pueblo para garantizar derechos, se salva de esas campañas de desprestigio. El sector económico que maneja esta ciudad no quiere soltar el poder que ha ido perdiendo. Pero les va a quedar muy difícil porque el pueblo es mayoría.

Volviendo a Sánchez y a Tapia, ellos no hablaron del complot antes de que Petro fuera el alcalde…

Pero cómo no creerles si ellos fueron los que diseñaron todo el plan en contra del alcalde. Montaron cúpula en el Concejo y jefes de los organismos de control, entre otros. Además de esos testimonios están los de los operarios de basura que dicen que no les dejaron recoger. Detrás de esto hay mucha plata y poder.

Parte de los hechos que mencionó la Procuraduría en el fallo ocurrieron después de que el Distrito tomara el control sobre el modelo, ¿no cree necesario no limitar los argumentos al supuesto complot?

¿Cuándo Petro ha negado que haya cometido errores? Lo que el magistrado Armenta ha abogado en su tutela es que el error no implica necesariamente que uno tenga que pagar con una destitución de 15 años. Editoriales de la más alta importancia han sido claros en que sobre esa base habría que destituir a un montón de gobernadores y alcaldes.

¿Diría que la administración merecía una sanción disciplinaria, pero no de la talla de la recibida?

Si yo aplico un proyecto y de pronto no sale bien, hoy, con este modelo, cometí dolo y debo ser destituido e inhabilitado por 15 años. Si eso fuera constitucional, nadie sería capaz o estaría interesado en ser alcalde o gobernador. Le estamos cumpliendo a la Corte Constitucional: vincular a los recicladores al esquema de basuras. Con cifras, con casos concretos y con hechos reales que demuestran nuestro éxito, no podemos aceptar el error.

El Partido Liberal ha propuesto que Petro se defienda fuera de la Alcaldía y se baje del balcón para no poner en riesgo la institucionalidad, ¿está de acuerdo?

Petro tiene que defenderse para no perder lo que el pueblo le entregó, un mandato de cuatro años. Las manifestaciones representan un interés: “Le solicitamos al alcalde que defienda lo que conquistamos con nuestros votos”. Ya cuando lo saquen nadie les devuelve sus derechos a los electores. Espero que podamos gobernar hasta el 31 de diciembre de 2015.

¿Ya están pensando en elecciones atípicas o en una figura para la sucesión?

Sólo hay un plan A: el alcalde debe continuar.

¿Para qué se reunieron Antonio Navarro y el presidente Juan Manuel Santos?

Supongo que para hablar de elecciones. Navarro es cabeza de lista de la Alianza Verde. Hoy, el alcalde no está afiliado a ellos, él fue elegido por Progresistas.

¿O sea que Alianza Verde no es el partido de gobierno?

El señor alcalde tiene hoy apoyo de una gran red de ciudadanías, no sólo de un partido que la representa en buena medida.

Pero la Alianza es la base de su coalición en el Concejo.

De 45 concejales, la coalición cuenta con 17, que incluye al Polo.

¿Y la mitad de la U, que se ha dicho es beneficiaria de la ‘mermelada distrital’, es de la coalición?

La fuerza de nosotros está en las nuevas ciudadanías que están en el Concejo. Pero si hacemos cuentas, podemos decir que la U en muchas votaciones nos ha apoyado.

Hace cerca de un año que cuentan con esos votos. ¿Me va a decir que la U forma parte de esas nuevas ciudadanías?

Aquí se habla mucho de mermelada. Al señor alcalde eso le produce alergia. Creo que entre todos hemos llegado a entendernos y trabajar coordinadamente por la ciudad, fundamentalmente. Los grandes acuerdos del año pasado, como valorización, el empréstito o el Instituto de Riesgo y Cambio Climático, fueron coordinados por el interés de la ciudad.

¿Y usted también es alérgico a eso?

Si a mí me llama un concejal y me dice: “En un hospital hay una señora que tiene problemas, necesita una revisión, no hay camas, ¿por qué no nos ayudan a conseguir la cama?” Uno llama al gerente, se construyen buenas relaciones y hacemos lo que debemos, cumplir con nuestras funciones.

“Aunque quiera, hoy no renuncio”

¿Las razones que tenía en septiembre de 2013 para renunciar se mantienen?

Uno debe sacar fuerzas de donde no tiene para asumir un cargo de estos. Es un momento histórico en el que todos los demócratas tenemos que estar del lado del alcalde, por encima de deseos personales. Gustavo Petro para mí representa una nueva Colombia y eso es lo que me hace seguirlo. Tengo a mi esposa en Ibagué y es muy difícil estar sin ella. Además estoy cansado. Trabajo con toda intensidad y, si sigo así, el cuerpo me lo puede cobrar.

Y si se retira, ¿qué va a hacer?

Estos son cuatro años de gobierno que esperamos culminar con éxito. Pero la mayoría de veces hemos estado en el pavimento, en la calle, y desde ahí vamos a seguir trabajando para beneficio de gentes que necesitan proyectos y líderes como Gustavo Petro. Una decisión arbitraria no nos va a quitar las ganas de luchar.

“No hay pelea con Asprilla”

Ha trascendido que, por sacar funcionarios cercanos al exsecretario Guillermo Asprilla y reemplazarlos por varios tolimenses, usted tiene un enfrentamiento con él, ¿es cierto? 

 

Eso es algo muy especulativo. Aquí hay una consigna: sea recomendado de Gustavo Petro o de Guillermo Alfonso Jaramillo, quien no trabaje, se tiene que ir. Hay nuevos administradores que traen gente nueva, pero no porque tengan interés en crearle inconvenientes a Guillermo Asprilla. Hoy, más que nunca, tenemos que estar todos unidos. Tenemos que estar tocando a un solo son, que está bajo  la batuta del señor Gustavo Petro.

[email protected]

@CamiloSeguraA

469589

2014-01-19T21:00:00-05:00

article

2014-01-20T10:32:18-05:00

none

Camilo Segura Álvarez

Bogotá

"Sólo hay un plan: que Petro se quede"

39

13147

13186