‘Sólo violando la ley se podría cumplir cronograma del metro’: Hollman Morris

El concejal Progresista cree que el Distrito no tendrá listos antes de noviembre los estudios de ingeniería avanzada, necesarios para firmar con la Nación el convenio de cofinanciación para la megaobra y, por lo tanto, este año no habría licitación.

Gustavo Torrijos - El Espectador.

Para cumplir con la promesa de abrir este año la licitación del metro, la Administración trabaja a contrarreloj: según su cronograma, en noviembre debería tener todo listo para salir a contratar a constructor. Sin embargo, aún tiene que cumplir una serie de requisitos, antes de llegar a un punto crucial: firmar con la Nación el convenio de cofinanciación, que garantizará los recursos para la megaobra. Tal como lo tiene planteado, este mes debe tener listo los estudios de ingeniería avanzada, que incluyen la estructuración técnica, legal y financiera del metro. Sin esto, no podrá tramitar el aval fiscal, la declaratoria de importancia estratégica del proyecto, ni las vigencias futuras, clave para llegar a la cofinanciación y a la licitación.  

(Lea: El metro de Bogotá y su lucha contrarreloj)

Aunque la administración dice que trabaja a toda marcha para cumplir, no la tiene fácil. Por eso, los opositores de alcalde Enrique Peñalosa pronostican que el Distrito no cumplirá sus plazos. Si llegan a tener razón, el inicio del proyecto quedaría aplazado mínimo seis meses, debido a la entrada en vigencia de la Ley de Garantías que, por el inicio de las campañas electorales, prohíbe celebrar convenios interadministrativos para ejecutar recursos públicos. Entre los incrédulos se cuenta el concejal Hollman Morris, del Movimiento Progresistas. De acuerdo con el cabildante –quien le reclama a Peñalosa por haber descartado el metro subterráneo– la única forma en que el Distrito cumpla sería violando la ley. 

(Lea también: Los palos en los rieles del metro elevado de Bogotá)

¿Cuál es la lectura del llamado del Gobierno al alcalde para que agilice los trámites del metro, antes de la Ley de Garantías?

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, lo que está viendo es que la estructuración técnica, legal y financiera –la ingeniería avanzada del metro– está en veremos. Creemos que la administración no alcanzará a tenerlos a tiempo. Esos son los que nos van a decir a los bogotanos cuánto vale realmente el metro de Enrique Peñalosa. Pero esos estudios no se hacen corriendo, ni cepillándose los dientes. Para poner un ejemplo: los estudios de ingeniería de detalle del metro subterráneo de la administración Petro costaron $90 mil millones y tardaron más de un año.

¿Acaso no se puede modificar el cronograma?

Sí. Pero si hace un estudio serio, el tiempo no le da a Peñalosa para dejar contratado la construcción del metro en su mandato. Si él hubiera acogido los estudios que dejó la administración Petro para el metro subterráneo, hoy estaría la tuneladora andando. No hay hoy una sola razón técnica para que Enrique Peñalosa los hubiera desechado.

¿El Distrito no cumplirá entonces con el cronograma del proyecto?

Dicen que van a licitar el metro en noviembre. Eso es imposible. Sólo es posible violando la ley. Antes de licitar deben tramitar las vigencias futuras, con lo que completará los recursos que pondrá el Distrito para la obra. Y para que el Concejo le apruebe esos dineros tiene que cumplir la ley, que exige estudios de ingeniería de detalle. La ley es muy clara y en dos meses no se elabora un documento de ese calibre.

¿Por qué dice que violando la ley?

A pesar de la ley exige que para aprobar vigencias futuras se requieren los estudios de detalle, porque es la única manera de saber cuánto costará realmente la obra, en su cronograma la Administración plantea tramitar primero las vigencias futuras y luego abrir en noviembre una licitación en la que incluye el diseño de detalle y construcción. Si eso es así, sencillamente no podría entonces acceder a las vigencias futuras. Ahí el lío. ¿Cómo así que van a contratar estudios de ingeniería de detalle y construcción al mismo tiempo? De ser así, nosotros creemos, insisto, que se estaría violando la ley.  Como está planteado en ese cronograma, se podría interpretar que la construcción del metro será bajo la figura “llave en mano”, con los riesgos que eso implica.

¿Y cuál es el problema de esa figura?

En ella se le adjudica al contratista los diseños y la construcción, con la incertidumbre de cuánto costará realmente la obra. Esta figura fue la que usaron con el metro de Medellín, que comenzó costando US$600 millones y terminó valiendo US$2.000 millones. Eso está plenamente documentado. Aquí Bogotá podría estar en la ruta de cometer el mismo error, de empezar a construir el metro más caro del mundo y lleno de corrupción. Sin tener de manera previa los estudios de detalle con la estructuración técnica, legal y financiera del metro, no se sabe cuánto valdrá el metro. Le estas diciendo al contratista: ‘Haga ese estudio y después construya’. Es un cheque blanco.  Fue por eso que se expidió la Ley de Vigencias Futuras, para acabar con esa figura y aquí la están planteando con el metro.

Pero a la fecha nadie ha hablado de esa figura...

Me llamó la atención que, en junio pasado, en el encuentro que sostuvo el presidente Juan Manuel Santos con su homólogo francés, Emmanuel Macron, y empresarios de ese país, una de las preguntas que le formularon fue que si recurriría a la figura de ‘llave en mano’ para realizar la contratación del metro.  Esto quiere decir que los empresarios saben que un contrato así es altamente jugoso. Si se hace de esa manera, en el momento en que hagan el primer hueco de este metro elevado estamos iniciando el mismo camino tortuoso del metro de Medellín.

¿Cómo está el ambiente en el Concejo para aprobar las vigencias futuras que debe comprometer el Distrito para la obra?

Sin estudios de detalle ¿cómo van a presentar el proyecto de acuerdo de vigencias futuras? Estamos ante la mayor irresponsabilidad sobre una obra de infraestructura del país, donde lo que estamos viendo es la protección del Gobierno al señor Enrique Peñalosa para no dejarlo caer. Saben que lo único que tienen para no dejarlo caer es seguirle aguantándole la caña con su proyecto metro, que le va a hacer un gran daño a la ciudad.  Por todo esto, durante seis meses hemos insistido en adelantar el debate alrededor de las vigencias futuras para el metro. Tengo el compromiso de la presidenta de la Comisión de Gobierno, Gloria Elsy Díaz, de adelantar este debate lo más pronto posible. Queremos adelantar ese debate y procederemos a denuncias penales, porque estamos convencidos de que aquí se ha venido violando la ley.