Suicidio ronda los colegios

En la última semana, un estudiante de bachillerato se quitó la vida y dos más lo intentaron. Los tres tenían problemas en sus colegios. Expertos recomiendan atender las alertas.

Un niño de nueve años amenazó con lanzarse desde el tercer piso de su colegio, una quinceañera intentó quitarse la vida porque no soportaba el acoso de sus profesores y un joven de 18 se suicidó porque perdió el año por faltar al colegio. Este último fue Miguel Olea Ortegón, destacado estudiante de un colegio San Cayetano, del sur de Bogotá que representó a su institución en concursos de robótica e, incluso, a Colombia en un evento organizado por la NASA en EE.UU. Según su madre, el muchacho perdió el año por haber asistido a esos eventos. Eso supuestamente fue lo que motivó el suicidio de Miguel.

Los tres hechos ocurrieron en menos de una semana y tuvieron una característica común: supuestos problemas en sus centros de educación. Estos casos reviven las preocupaciones alrededor del suicidio de adolescentes, un problema que no es asunto menor, ya que al menos la mitad de los suicidios e intentos de suicidio son protagonizados por menores de edad. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud Distrital, durante 2013 se registraron en Bogotá 218 suicidios y 2.256 intentos de suicidio; de los intentos, 1.120 casos los protagonizaron menores de entre 5 y 17 años. Al analizar las estadísticas en detalle se encuentra que 23 fueron niños entre los 5 y los 9 años, casi 400 estaban entre los 10 y los 14 años, y 704 fueron jóvenes entre los 15 y los 17 años.

En cuanto a características puntuales detrás de cada caso, se reveló que el 80% de los intentos de suicidio ocurrieron en el hogar y tan sólo el 6% en las instituciones educativas; el 60% de los suicidas intentaron quitarse la vida con veneno y el 26 con arma blanca; el 60% tomaron la decisión por problemas familiares y el 3% por rendimiento escolar; el 50% de los suicidas eran estudiantes y el 16% amas de casa, y que la mayoría de los casos se concentraron en los estratos dos (50%) y tres (30%).

De acuerdo con Ariel Ávila, asesor de la Secretaría de Educación Distrital, existe preocupación por el suicidio entre estudiantes. La razón es que, a pesar de que el acoso escolar y la agresividad en los colegios públicos han disminuido en los últimos años, la conducta suicida y el consumo de drogas son problemas que vienen en aumento. De acuerdo con el asesor, en 2013 se reportaron 99 conductas suicidas en los colegios públicos, tres de las cuales terminaron en muerte.

“Al analizar los últimos casos, encontramos que la conducta suicida tiene cuatro características puntuales: la primera está relacionada con una condición psiquiátrica del menor; la segunda, con la violencia en el hogar; la tercera, con posibles agresiones por fuera del colegio, y la cuarta, por situaciones de agresiones en la escuela”.

Al consultar qué se ha hecho para contrarrestar el incremento de las conductas suicidas, Ávila señaló que las secretarías de Salud y Educación del Distrito vienen trabajando para intensificar la atención psicosocial de los menores. “Se aumentó la planta de orientadores en los colegios, al pasar de 900 a casi 1.500 en el último año. Además se han creado unidades móviles de trabajadores sociales y psiquiatras para mejorar la atención. Sin embargo, por muchos profesionales que se tengan, el reto ahora es involucrar a las familias, ya que si esto no se hace, ningún plan tendrá éxito”.

De acuerdo con Ariel Ávila, los últimos casos que se registraron en Bogotá son coincidencias, aunque alertó que abril es un mes en el que se incrementan los intentos de suicidio por una razón particular: es el mes de entrega de boletines escolares. “Esto genera que se disparen los casos de intentos de suicidio relacionados con los resultados escolares. Son aquellos casos de niños que sienten que en sus casas los van a castigar por su bajo rendimiento. Eso es algo que se debe atender”.

 Hay que atender las señales

 Según Rafael Vásquez, psiquiatra de niños y adolescentes, estas cifras corresponden a la tendencia mundial, en las que el perfil más común es el de jóvenes o adolescentes. “En general, el intento de suicidio es un indicador de que el joven ha estado sometido a un sufrimiento severo, creciente y sostenido. Además de que no ha encontrado una solución menos complicada que la de quitarse la vida. Ese es el significado de este problema. La recomendación es que la gente tome en serio las señales que lanzan los jóvenes”.

Según el experto, existe la creencia de que “perro que ladra no muerde”, haciendo referencia a que quienes amenazan con quitarse la vida no lo van a hacer. Sin embargo resalta que muchos de esos casos son los que terminan en tragedia. “La recomendación es tomar en serio todas las señales, prestarles atención y enviarlos a que los atienda un equipo de salud. El problema es que con el actual sistema de salud, en la parte de atención psicosocial hay mucha demanda y poca oferta. Por eso se demoran tanto las citas. Eso hay que corregirlo”, agregó el psiquiatra.

En cuanto a la responsabilidad de los colegios, el experto asegura que la falla no es por completo de las instituciones. “Ese es el teatro donde ocurren estos episodios, pero el problema es particularmente del muchacho y su familia, porque no han encontrado una ruta para aliviar el sufrimiento del joven. Los sentimientos suicidas, por lo general, se despiertan en la mañana, porque el joven despierta con esa angustia. No es fácil precisar por qué toma la decisión”, agregó.

Finalmente, frente a los últimos casos que se registraron en Bogotá, el experto señaló que es importante hacer un acompañamiento a los compañeros de curso de los jóvenes que intentaron quitarse la vida, para que entiendan qué pasó. “Es algo que la gente no cree hasta que sucede. La gente no cree que los niños y los muchachos sufren, hasta que acuden al suicidio. Aunque en Bogotá hay recursos y se debe mejorar”.

 (Ver infografía sobre cifras de suicidio en Bogotá)

 

[email protected]

@alexmarin55

485547

2014-04-07T22:06:14-05:00

article

2014-04-10T14:23:21-05:00

none

Alexánder Marín Correa

Bogotá

Suicidio ronda los colegios

27

6249

6276