Superintendencia de Industria no podía sustraer correos del Acueducto

El Tribunal de Bogotá dice que Superintendencia de Industria y Comercio no podía sustraer correos electrónicos de la empresa tras el episodio del año pasado.

El alcalde Gustavo Petro en el Acueducto tras la visita de la Superindustria.
El alcalde Gustavo Petro en el Acueducto tras la visita de la Superindustria.El Espectador

En noviembre del año pasado una tensa situación se registró en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) por el anuncio del alcalde Gustavo Petro de que esa entidad se encargaría del manejo y control de la recolección de basuras de la ciudad. Para ese entonces la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) realizó una intervención para monitorear que todo estuviera en regla.

Esa visita al Acueducto generó polémica en la Administración Distrital, pues funcionarios de la EAAB aseguraron que durante dicha intervención se revisaron correos electrónicos de manera ilegal.

Esta semana se conoció que el Tribunal de Bogotá fallo a favor del Acueducto, determinando que en la actuación de la SIC se vulneraron los derechos fundamentales consagrados en el artículo 15 de la Constitución Política al interceptar sin orden judicial los correos electrónicos de funcionarios de la entidad distrital.

El Tribunal Superior de Bogotá amparó en este fallo el derecho fundamental a la inviolabilidad de la correspondencia y ordenó a la SIC excluir como prueba de la investigación administrativa que adelanta contra la EAAB, los correos electrónicos “por tratarse de documentos que no tienen eficacia o validez probatoria”.

La decisión del Tribunal se produjo luego de que la EAAB interpusiera una tutela debido a que el pasado 21 de noviembre, funcionarios de la SIC ingresaron, sin orden judicial, a las instalaciones del Acueducto de Bogotá e inspeccionaron los correos electrónicos del gerente general y de varios funcionarios de la entidad para recaudar información relacionada con el esquema transitorio del servicio de aseo implementado por el Distrito.

De esta forma, la Sala Civil del Tribunal Superior de Bogotá le dio la razón a la acción de tutela interpuesta por el Acueducto de Bogotá contra la Superintendencia de Industria y Comercio por las irregularidades presentadas durante la mencionada visita administrativa.