Suspenden contrato de viviendas populares en zonas estrato seis

Un juez ordenó la suspensión tras la acción popular presentada por algunos habitantes de la zona y el concejal Roberto Hinestrosa.

Uno de los parqueaderos del Distrito donde se planteaba construir vivienda de interés prioritario, en la carrera 11 con 93 A. / Cristian Garavito

Un juez ordenó, como medida cautelar, suspender el contrato que adelantaba el Distrito para realizar los estudios de construcción de Viviendas de Interés Prioritario (VIP) para víctimas del conflicto en Chicó, sector ubicado al norte de Bogotá y de estrato 6.

La orden fue el resultado de una acción popular presentada por el concejal Roberto Hinestrosa y algunos habitantes de la zona.

“Yo presenté acción popular junto con habitantes del sector. Una razón es que estas viviendas se querían construir en sitios que eran parqueaderos y hay un cambio de destinación que no se puede hacer”, dijo el concejal.

En cuanto al argumento económico de la acción popular, el concejal dice que el proyecto “IDU PARQUEADEROS” es inoportuno e irresponsable con las finanzas públicas ya que dispone elevados recursos públicos en favor de unos pocos beneficiarios (300), pues con esos mismos recursos podrían favorecerse a un número mayor de familias de escasos recursos (3.360).

Otro de los argumentos expuestos en la acción popular, consiste en que la administración no abrió los espacios de socialización que ordena la ley 388 de 1997, según la cual: La administración distrital, en el ejercicio de las acciones urbanísticas que le competen, debe fomentar la concertación entre los intereses sociales, económicos y urbanísticos mediante la participación de los pobladores y sus organizaciones.

El debate sobre el tema de las VIP en zona estrato 6 comenzó en noviembre de 2014 cuando Metrovivienda anunció una inversión de $30.000 millones para 372 VIP que serán edificadas en el norte de la ciudad, en lotes de propiedad del Distrito, ubicados en la carrera 11A con calle 88, carrera 11 con calle 93A, calle 109 con carrera 17 y calle 82 con carrera 11, donde el metro cuadrado vale mínimo $5 millones.

En ese mes algunos habitantes del sector dijeron estar preocupados por la “inseguridad” y los problemas de convivencia que podría generar este proyecto, argumento que algunos califican como excluyente. Para ese momento Metrovivienda no había socializado el plan con los residentes del lugar. La opción, sin embargo, estaba contemplada como dijo el entonces gerente de Metrovivienda Nicolás Corso: “Invitaremos a residentes y comerciantes para que nos ayuden a construir el proyecto y a mejorarlo. La idea es que no prejuzguen a las víctimas sino que sientan que pueden beneficiarse ”.