Suspenden normas para la calle 13

Un fallo del Juzgado Administrativo Oral suspendió los decretos con los que el alcalde Petro eliminó la restricción para los vehículos de carga pesada en este corredor vial.

Desde 2013, el tiempo de desplazamiento en la calle 13 creció 40%. / Gustavo Torrijos

Los decretos con los que el alcalde Gustavo Petro eliminó la restricción para los vehículos de carga pesada que llegan a Bogotá por la calle 13 fueron suspendidos por el Juzgado 38 Administrativo Oral del Circuito Judicial. El fallo, conocido por El Espectador, suspendió “todos los efectos del Decreto 520 de 2013” y del 690 de ese mismo año, con el cual se modificó el anterior. El Juzgado le dio la razón al personero de Mosquera, Guillermo Granados Palacio, quien interpuso una acción popular en contra de la Alcaldía por vulnerar los derechos colectivos al medio ambiente sano, goce del espacio público y la moralidad administrativa.

El estudio técnico presentado por el Distrito para expedir los decretos fue cuestionado por el Juzgado: este “solamente se centró en la circulación de los vehículos de carga en las diversas zonas de la ciudad, sin analizar de manera integral las demás implicaciones en materia de movilidad que tendría para la ciudad y los municipios vecinos la imposición de tales restricciones”.

Según el fallo, la administración distrital afectó la calidad de vida de las personas que transitan por este corredor vial: “El estudio, limitado a un solo problema (vehículos de carga), no privilegió la calidad de vida de los habitantes de la ciudad y del municipio de Mosquera, así como tampoco mejoró la movilidad interna de las vías distritales. El deterioro de la calidad de vida de quienes circulan por la calle 13 se encuentra demostrado en las comunicaciones de la Concesión CCFC S.A.”.

La Concesión mencionada es la encargada del mantenimiento de la vía Bogotá-Facatativá-Los Alpes. Esta se ha pronunciado en diferentes ocasiones, manifestando preocupación por “el problema de la movilidad que se origina en Bogotá, específicamente en la carrera 128 y entre carrera 119 y Avenida Ciudad de Cali con calle 13”. Esta situación, dice CCFC, “ha causado gran inconformidad en nuestros usuarios y en general en la comunidad que reside en los municipios aledaños”.

Además de no cumplir con la finalidad de los decretos (adelantar un desarrollo urbano ordenado para mejorar la calidad de vida), el Juzgado también señaló que el Distrito desconoció el artículo 6 de la Ley 338 de 1997, el cual señala que para decisiones de este tipo la administración debe tener en cuenta las consideraciones de municipios afectados: “El Distrito Capital se extralimitó en sus competencias en materia de tránsito, pues aunque dice “ordenar” el transporte de carga dentro del Distrito Capital, termina regulando el tránsito de una vía departamental y nacional”.

El juez Víctor David Lemus, autor de la providencia, ordenó la conformación de un comité para verificar el cumplimiento de la sentencia. En este deben participar la Alcaldía Mayor de Bogotá, el personero de Mosquera, la Personería de Bogotá y un delegado de la Procuraduría. Este último organismo emitió un concepto señalando que en lugar de regular el transporte de carga en Bogotá, el Distrito terminó desplazando los camiones hacia corredores viales del departamento, los cuales no pueden ser regulados por él. Este diario pudo establecer que al Distrito han llegado al menos 20 cartas de alcaldías, entes de control municipales y ciudadanos de Cundinamarca que se oponen a la medida.

Si bien el fallo fue favorable, el personero de Mosquera es consciente de que la Alcaldía puede apelar la decisión: “Esperamos que el Distrito acate lo decidido por el juez y que integre una mesa de trabajo para concertar nuevas decisiones con los municipios. El tráfico ha sido caótico, la administración no ha cumplido con las obras de infraestructura ni con la recuperación de espacio público que prometió. Así apelen, deben cumplir con las promesas para los que transitan por la calle 13”.

Según cifras de la Personería, cerca de 700.000 habitantes de los municipios de Sabana de Occidente trabajan en Bogotá. En septiembre de 2014 señaló la entidad que la circulación vehicular por la calle 13 había registrado un incremento del 77%, al pasar de 1.446 a 2.556 vehículos entre febrero y junio de ese año. Además, en comparación con 2013, cuando el recorrido duraba entre una y dos horas, el tiempo aumentó casi 40%.

El Espectador se comunicó con la Secretaría de Movilidad, que prefirió no pronunciarse porque, dijeron, no han sido notificados de la decisión judicial. Así el Distrito apele el fallo, lo preocupante es que no existan soluciones de fondo para este corredor vial, pues como lo admitió la Secretaría el año pasado, poco cambiaría si el decreto se anula, pues la mayoría de vehículos de transporte de carga prefieren este corredor por la cercanía con las fábricas de occidente.

 

 

últimas noticias

Los traspiés de los bogotanos