Suspenden obras en Campo Verde mientras verifican si es territorio indígena

El Consejo de Estado ordenó verificar la presencia de la comunidad indígena en la zona. Si se comprueba, el proyecto quedará suspendido hasta que no se realice consulta previa.

Las obras en Campo Verde quedarán suspendidas hasta que las autoridades no definan si es o no territorio indígena.
Las obras en Campo Verde quedarán suspendidas hasta que las autoridades no definan si es o no territorio indígena.

El proyecto de vivienda de Campo Verde en la localidad de Bosa, que se planea construir a orillas del río Bogotá, de nuevo quedó en veremos. Esta vez no fue por la amenaza de inundación, sino por decisión del Consejo de Estado. El máximo tribunal administrativo le ordenó al Ministerio del Interior verificar si en el terreno donde se planean construir casi 10.000 viviendas hay presencia de la Comunidad Indígena Muisca de Bosa. De comprobarse, el proyecto se suspenderá de forma definitiva hasta tanto no se realice una consulta previa.

Así quedó establecido en un fallo del pasado jueves, en el que los magistrados accedieron a revisar la petición de la comunidad indígena, que insisten en que los terrenos donde se construirá el plan parcial, así como los lotes donde se pretenden construir la ciudadela El Edén, amenazan territorio ancestral.

Para poner fin a esta polémica, el Consejo de Estado ordenó a la Dirección de Consulta previa del Ministerio del Interior, en un término máximo de 8 días, verificar con visita en terreno la presencia de la Comunidad Indígena en los terrenos y, en especial, “la alegada importancia del humedal La Isla, verificando si el territorio de comunidad se extiende hasta allí”. La visita debe contar con la presencia de la comunidad accionante, así como de las demás entidades y terceros interesados.

En la misma providencia, el Alto Tribunal aclara que, mientras se adelanta la diligencia, se debe suspender en forma inmediata y transitoria cualquier actividad en los predios, decisión que se extenderá hasta que se emita el concepto del Ministerio del Interior. “Si se comprueba que la comunidad hace presencia en dicha área, se le debe notificar al Distrito para que suspenda de forma definitiva la obra, en aras de iniciar el proceso de consulta previa, siguiendo el protocolo adoptado por la Directiva Presidencial 10 del 2013”.

En la decisión, los magistrados también se refieren a la construcción de parqueaderos para el SITP en la localidad de Bosa, que presuntamente se desarrollan en territorios indígenas. En este caso, ordenó a la Alcaldía entregar en máximo dos días a la Dirección de Consulta Previa la información suficiente para establecer la ubicación de dichos predios. En caso de que también se encuentren en territorio de la comunidad, se suspenderá definitivamente la obra. Con la decisión, el proyecto que destrabó la actual administración, quedará en veremos hasta nueva orden.

La historia

Los indígenas muiscas han estado desde el siglo XVII, intermitentemente, en las veredas de San Bernardino y San José, en la localidad de Bosa. Desde 1999, el Ministerio del Interior les reconoció su identidad indígena y sus derechos como comunidad. Esto incluye, por supuesto, la consulta previa para proteger sus tradiciones y los territorios donde están ubicados. En 2006 y 2011 el Distrito adoptó dos urbanizaciones llamadas Edén- El Descanso y Campo Verde.

Por un lado, está el plan parcial del Edén- El Descanso. En este caso, las entidades sí comenzaron una consulta previa, que empezó tres años después de haber adoptado dicho plan, es decir, en 2009. Aunque fue después de ser aprobado, el Ministerio del Interior aseguró que se debía empezar con las mesas de trabajo cuanto antes. Desde ese momento hasta ahora se han reunido para dialogar. Por otro lado, se encuentra el plan parcial de Campo Verde, el cual se ha llevado a cabo sin la consulta previa. Aunque los indígenas reclaman estos terrenos a orilla del río Bogotá como zona ancestral, el Distrito ha manifestado que eso no es cierto y que por eso no era necesaria la consulta previa.

Aunque en principio, el Tribunal Administrativo le dio la razón al Distrito y el Ministerio del Interior, los indígenas apelaron la decisión. Ahora el Consejo de Estado ordena una revisión, con la que se conocerá definitivamente el futuro de las obras en Campo Verde.

 

Temas relacionados