Suspendido nombramiento de gerente de Transmilenio

Andrés Forero Alzate fue nombrado como gerente encargado luego de la polémica que suscitara la designación de Marco Tulio Gutiérrez.

Por ahora, parece que se aplaza de forma indefinida la posesión de Marco Tulio Gutiérrez como gerente de Transmilenio. Luego de la polémica por el anuncio de su designación, y justo cuando se esperaba su posesión, sorpresivamente en la tarde de este martes, la Alcaldía frenó su decisión y dio a conocer el decreto con el que nombró como gerente encargado del sistema a Andrés Forero Alzate, quien era el subgerente de la entidad, en reemplazo de Fernando Sanclemente. Según el Distrito, su designación será mientras se nombra en propiedad al nuevo gerente.

Por su parte Andrés Forero Alzate señaló que “no podría trabajar con él (Marco Tulio Gutiérrez) porque había sido dirigente gremial de Conaltur donde se agremió más del 90 % del parque automotor del transporte público colectivo y la gran mayoría de los miembros del SITP. Asimismo él participó abiertamente en toda la licitación del SITP… incluso interpuso tutelas contra el proceso”, expresó Forero a Caracol Radio.

El nombramiento en la gerencia de Transmilenio de Marco Tulio Gutiérrez, uno de los líderes de más trayectoria entre los transportadores del país, generó revuelo en el Concejo de Bogotá. Incluso para uno de los hombres que ha sido más cercano al alcalde Gustavo Petro, el progresista Carlos Vicente De Roux, se trata de una total contradicción que un mandatario abiertamente opuesto a los privados, le entregue este poder sabiendo los intereses que representa, pues ha sido gerente de la Confederación Nacional de Transporte Urbano (Conaltur). "Este nombramiento es muestra del máximo grado de esquizofrenia de Petro", dijo de Roux.

Así mismo, el concejal Juan Carlos Flórez. Al revisar la ley 1437 de 2011 (que modificó el Código de Procedimiento Administrativo) señaló que una de las causales de un servidor público para estar impedido es: “dentro del año anterior, haber tenido interés directo o haber actuado como representante, asesor, presidente, gerente, director, miembro de Junta Directiva o socio de gremio, sindicato, sociedad, asociación o grupo social o económico interesado en el asunto objeto de definición”, refiriéndose relación a la relación de Gutiérrez con Conaltur.

Por otra parte, desde que empezaron su colaboración con la Fiscalía, Emilio Tapia y Manuel Sánchez han entregado valiosa información sobre el carrusel de la contratación. Tapia relató que emisarios del entonces alcalde Samuel Moreno pidieron comisiones de hasta US$1 millón a los operarios interesados para garantizar que resultaran como ganadores en determinada zona de Bogotá. Uno de los salpicados por Tapia fue Marco Tulio Gutiérrez.

“Eso del US$1 millón me parece una cosa ridícula. Una licitación que se da por 23 años, con la posibilidad de 9 más de prórroga, que arrancó con cerca de $3 billones, ¿y se habla de una coima de apenas US$1 millón? Eso es absurdo y a nadie se le ocurre pensar que podrían corromperse las conciencias cuando la supuesta comisión es lo que valen cinco carros de Transmilenio”.

Varios cercanos colaboradores del alcalde Petro, al conocer la noticia en los medios de comunicación el sábado pasado, le informaron al primer mandatario de los bogotanos que el nombre de Gutiérrez aparecía vinculado al marco de colaboración de uno de los testigos estelares en la investigación por el desfalco al Distrito. “El alcalde no sabía esto, pero resulta absurdo que siendo él uno de los denunciantes del carrusel pueda terminar designando a alguien que por ahora aparece mencionado en ese proceso”, le dijo a El Espectador una fuente cercana a la Alcaldía. Al parecer, Tapia también habría relacionado a Gutiérrez con el contrato del Sistema Integrado de Recaudo y Control de Información (Sirci), un negocio que la revista Semana estimó en $64 billones.