Tarifas de taxi en Bogotá aumentarán 13% y podría llegar a 20%

Con los cambios en las tarifas, el aumento casi duplicaría el incremento del salario mínimo. Vale recordar que hace dos años no subían los precios de las carreras.

/ Daniel Gómez

Aunque la Administración dijo este lunes que a partir de septiembre las tarifas de taxi aumentarán en promedio 5,2% (que corresponde al aumento que tendrá la unidad), la realidad es que las cuentas indican otra cosa. La tarifa aumentará en promedio el 13% (casi el doble de lo que subió el salario mínimo) y podría llegar al 20% en caso de que los taxistas logren cumplir el reto que les puso el Distrito: reducir la accidentalidad. (Lea: Peñalosa autorizará a taxistas a cobrar $500 más si se reduce accidentalidad)

En las carreras de taxi, todo se tasa en unidades, que corresponde a 100 metros de recorrido y que actualmente cuesta $78. A partir del próximo mes, ese valor aumentará 5,2% y quedará en $82. Con este nuevo precio, todas las tarifas cambian: la carrera mínima pasará de $3.900 a $4.100; el recargo nocturno a $2.000; al terminal, a $600, y el servicio puerta a puerta a $750.

Sin embargo, el cambio en las tarifas no se queda ahí. Con aumento en el precio de la unidad, vienen dos modificaciones adicionales. Una, el aumento del banderazo (de 25 a 28 unidades). Otra, la disminución del tiempo de espera por unidad (bajó de 30 segundos a 24). Aunque parecen mínimos, los dos afectarán la tarifa final de la carrera. (Lea: Carrera mínima de taxis en Bogotá subirá $200: pasa de $3.900 a $4.100)

En el caso de banderazo, el Distrito lo aumentó tres unidades (pasó de 25 unidades a 28). En plata blanca, esto se traduce en que para llegar al mismo destino, el usuario tendrá que pagar $300 más. En el caso de la modificación del tiempo, el efecto en la tarifa será un azar: todo dependerá de los semáforos que se encuentre en la vía, los trancones y, obvio, la ruta que elija el conductor, ya que ahora estar detenido será un poco más rentable. 

Pero hay un elemento adicional. La Administración les puso un reto a los taxistas a cambio de un pago adicional. Si reducen cada trimestre la accidentalidad un 20% (casos en los que se ven involucrados taxistas), les autorizará cobrar $500 más de lo que indique el taxímetro. Es decir, una bonificación que deberá pagar el usuario. (Video: Claves para entender nuevos aumentos en las tarifas de taxis en Bogotá)

En la práctica

Para calcular el efecto de los cambios en la tarifa, haga el ejercicio con un recorrido de 5 kilómetros. Actualmente, por ese trayecto, se pagan 25 unidades de banderazo y 50 unidades por recorrido (la unidad equivale a 100 metros). Si en ese viaje (sin trancones) debe detenerse mínimo en tres semáforos (cada uno con un intervalo de tres minutos), debe sumar a la cuenta 18 unidades (cada 30 segundos suma una unidad). Total, el taxímetro marcará 93 unidades con lo que, a precio actual ($78), la carrera le costarían $7.300. Esto sin contar posibles trancones en la ruta (que es variable), recargo nocturno, puerta a puerta, aeropuerto o terminal.

Ahora haga el ejercicio con los cambios. Por el banderazo ahora son 28 unidades, más 50 unidades del recorrido y 23 por los semáforos (ya son 24 segundos por unidad). Todo suma 101 unidades, que a $82 (nueva tarifa) serían $8.300 por la carrera. Al comparar, el aumento correspondería al 13% (y no solo el 5% que indicó el Distrito), incremento que casi duplica el del salario mínimo. No obstante, parecería una tarifa manejable si se tiene en cuenta que el año pasado no subieron las tarifas.

Pero a esta tarifa se le podría colgar una nueva arandela en los próximos meses. Con la promesa del Distrito de autorizar a los conductores un aumento de $500 trimestrales si logran reducir el 20% de la accidentalidad (comparada con el mismo trimestre del año anterior), suponiendo que logren la meta, por la misma carrera que usted hoy pagará $7.300, en enero podría pagar $8.800. En este caso, el incremento de la tarifa sería cercano al 20%.

Prima por baja accidentalidad

Quizás el aumento de los $500 por bajar la accidentalidad, fue uno de los anuncios que más polémica generó en la ciudadanía. Especialmente, porque la Administración está prometiendo un incremento con plata ajena… la del usuario. Aunque en apariencia, es similar a la prima que tienen que pagar los ciudadanos a los taxistas en navidad, según la Administración no se trata de una bonificación. “Es un cobro de un factor de seguridad vial, encaminado a disminuir los accidentes de tránsito en los que se ven involucrados los taxistas”, explica la Secretaría de Movilidad.

Y agrega: “Los taxis tienen una fuerte incidencia en esta problemática. En el año 2015 ocurrieron cerca de 7.000 accidentes que involucraron taxis, lo que equivale el 22% del total de la ciudad, y en los que resultaron lesionadas 2.612 personas y murieron 43. Se espera que con el factor de seguridad vial se estimulen mejores prácticas de conducción, esfuerzos adicionales en el mantenimiento de los vehículos, mejor capacitación a los conductores y seguimiento por parte de las empresas”, resaltó el secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo.

A pesar de esta explicación, las opiniones entre la gente están divididas. Mientras algunos consideran que es viable el pago, con tal de que los taxistas mejoren sus prácticas, para contar con un mejor servicio y más seguro, para otros la situación económica no está bien como para pagar una “bonificación” a los taxistas por algo que debería ser su obligación: conducir bien.  

Es lo justo

En medio de este panorama y las críticas, los taxistas creen que estos incrementos son lo mínimo, si la gente quiere un mejor servicio y que se acabe esa odiosa pregunta, común entre los taxistas: “Para dónde va”. Es más, los taxistas consideran que es poco para las expectativas con las que ellos llegaron a las mesas de negociación con el Distrito.

Según uno de los negociadores, ellos pedían que el recorrido por unidad bajara de $100 a 80; que incrementara el precio a $90; una reducción en el tiempo de espera de 30 segundos a 15, y que les autorizaran un sobrecargo por recoger a los pasajeros en los centros comerciales. De haber prosperado sus peticiones, la carrera de cinco kilómetros por la que hoy se paga $7.300 hubiera subido a $11.500.

“En las reuniones le dijimos al secretario de Movilidad que era lo justo para incentivar el trabajo de los conductores y acabar el ‘¿para dónde va?’. Además, era importante reducir el tiempo de espera, teniendo en cuenta los trancones en la ciudad. Eso desmotiva a los taxistas, quienes prefieren no trabajar en hora pico, porque siempre lo hacen a perdida”, explico Hugo Ospina, uno de los voceros de los taxistas.

Curiosamente, a lo que no le ven mucho futuro es a la propuesta del Distrito frente a la accidentalidad. Según ellos, las estadísticas incluyen casos en los que los taxistas no son los responsables y si eso sigue así, será imposible de cumplir la meta. “Que se hagan estadísticas serias y teniendo en cuenta esos factores. No vamos a decir que hay mucha accidentalidad, pero no toda es culpa de los conductores”, agregó Ospina.

Sobre lo que podría considerarse un incremento elevado en las tarifas de taxi, comparado con lo que aumentó el salario mínimo, Ospina apuntó que está comprobado que a los usuarios ya no les importa el costo de la carrera, sino contar con un buen servicio. “Sino, mire lo que están pagando por un Uber. Además, en cuanto a taxis, Bogotá tiene las tarifas más bajas del país”, concluyó.

Al final, lo único claro es que con el aumento de tarifas seguramente más de uno lo pensará dos veces antes de tomar un taxi y posiblemente pensará con más frecuencia usar el SITP, algo que, de paso, le vendría muy bien a la Administración, que busca por todos lados llevar más usuarios para este sistema y de esta manera reducir su déficit.

Aunque es solo una hipótesis, la Administración señala que el aumento de las tarifas en el servicio de taxis simplemente obedece a una actualización de costos. “Cabe recordar que el aumento en la tarifa de la carrera mínima corresponde a $200 y que desde hace dos años no había alza”, concluyó la Secretaría de Movilidad.

 

últimas noticias