Tatequieto a uso de bolsas plásticas y pitillos en Bogotá

En el Concejo Distrital fue radicado un proyecto de acuerdo que pretende regular el uso de residuos plásticos en Alcaldías, entidades y colegios de la ciudad.

En el mundo se consumen entre 500 billones y un trillón de bolsas plásticas al año, pero sólo se recicla el 5%, según datos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. /Tomada de Pixabay

Según datos de Fenalco, de las más de 6.000 toneladas de residuos que llegan al relleno de Doña Juana, alrededor de 840 toneladas son plásticos, entre ellas bolsas y pitillos: altamente contaminantes, difíciles de degradar y mortales para la vida en los océanos. Para contrarrestar estas problemáticas y buscando regular el uso de residuos plásticos en Bogotá, en el Concejo de la ciudad fue radicado un proyecto de acuerdo que establece que las entidades distritales deberán adoptar acciones para disminuir su uso progresivo.

Y es que en la capital, donde el plástico es segundo material que más se encuentra entre los desechos, este tema ya preocupa a las autoridades. Se estima que en época de lluvias –como la que actualmente enfrenta la ciudad– parte de los residuos plásticos dan a parar a vías, alcantarillas y canales, provocando inundaciones.

Por ello, la iniciativa, cuyo autor es el concejal Diego Molano (Centro Democrático), pretende ponerle un ‘tatequieto’ al uso indiscriminado del plástico en Alcaldías, entidades y colegios, prestando especial atención a las bolsas de plástico y a los pitillos, dada su toxicidad e impacto negativo en materia ambiental.

“El fin del proyecto es contribuir de manera significativa a la protección del medio ambiente e inculcar la cultura ciudadana del reciclaje y cuidado por los recursos naturales en Bogotá”, se advierte en la iniciativa, que establece como fin último que en las oficinas públicas el uso del plástico tienda a desaparecer.

Para ello, el proyecto fija que, en un periodo de dos años y de manera progresiva, las entidades adoptarán programas para reducir el uso de residuos plásticos. De lo contrario, podrían enfrentarse a sanciones por parte de la Secretaría Distrital de Ambiente. Precisamente, será este despacho el encargo de impulsar proyectos y de realizar el seguimiento a las iniciativas.

En el estudio previo al proyecto, Molano logró determinar que en las entidades distritales aún hay dificultades para aplicar tecnologías alternativas para el tratamiento y aprovechamiento de los residuos; falta de coordinación interinstitucional del tema y ausencia de empresas de aseo que ofrezcan alternativas en el manejo de los residuos.

La iniciativa va en línea con políticas públicas orientadas a regular el uso del plástico. En abril pasado, el Ministerio de Ambiente anunció que Colombia se uniría a la ola de países que han venido regulando el uso de bolsas plásticas desde los años 90. A través de una resolución, el Gobierno empezó a controlar el uso racional de bolsas plásticas y dar un primer paso en lo que se podría convertir en su fin. (Lea: ¿Llegó el fin de las bolsas de plástico?)

La resolución tiene cuatro bases principales: sólo se permitirá la circulación de bolsas con medidas superiores a 30 x 30 centímetros, el calibre deberá ser de mínimo 0,9 milésimas de pulgada o lo suficientemente fuerte para soportar el peso y que no se rompa, deberá tener un mensaje que indique cómo hacer un uso racional de ella y las cadenas deberán presentar a los consumidores alternativas para transportar sus productos. Una medida que, por el momento, no se aplicará en las tiendas de barrio.