Taxistas atacaron cinco vehículos de Uber antes de incinerar uno en Suba

El vocero de la asociación de conductores de Uber denunció que, horas antes de la incineración de un vehículo en Suba, taxistas atacaron con armas de fuego y de balines a otros compañeros.

Twitter: @williamsilva23

La persecución y quema de un vehículo que estaría trabajando con la plataforma de Uber se constituye como un antes y un después en la polémica que sostienen los conductores de ambos servicios, dado que nunca se había presentado un ataque de dicha magnitud. Ocurrió en la madrugada de este martes en la localidad noroccidental de Suba, luego de una larguísima persecución (desde la Zona Rosa hasta la calle 170) al Volkswagen Gol que resultó incinerado y en el que viajaban tres personas. No obstante, el ataque, calificado como terrorismo por la Policía y el Distrito, no fue ni el primero ni el único que intentaron hacer los más radicales conductores del servicio público. (Lea: Taxistas hostigaron, persiguieron y quemaron vehículo de Uber en el noroccidente de Bogotá)

Los conductores que trabajan con la aplicación móvil denunciaron que antes de ese hecho, al menos en dos ocasiones, grupos de taxistas intentaron bajar, agredir y también incinerar otros automóviles de Uber. Alex Vargas, vocero de la asociación de conductores que trabajan con la plataforma, afirmó que instantes previos al hecho ocurrido en Suba, en la localidad de Usaquén fue interceptado un vehículo de Uber que también iba a ser quemado. Los agresores bajaron al conductor luego de encañonarlo con una pistola, pero no lograron finalizar su criminal acción debido a que era un sector residencial y sabían que estaban siendo observados o, en su defecto, grabados por las cámaras de seguridad del sector.

“Dos horas antes de ese ataque, en el sector de Cedritos había un grupo de taxistas y bajaron a un conductor encañonado con arma de fuego y le iban a hacer el mismo procedimiento, pero como estaba en un barrio residencial no pudieron”, dijo a Caracol Radio el vocero de los conductores de Uber, quien agregó que a esa misma hora hubo una reunión de personas que trabajan con la aplicación que, sin saber cómo, se filtró a un grupo de taxistas que llegaron al lugar para atentar con armas de juguete contra los conductores.

Según Vargas, las pistolas que de balines que llevaban los agresores lograron romper los vidrios de cuatro vehículos de Uber, minutos antes de que se diera la quema del vehículo en Suba. “Había una reunión de conductores de Uber. Se filtró la información a los taxistas y fueron atacados con pistolas de balín y les rompieron los vidrios a cuatro vehículos”, contó el vocero de la aplicación sobre la que sin duda fue la madrugada más oscura para los conductores de Uber, con tres ataques simultáneos que perfectamente pudieron haber cobrado la vida de los trabajadores.

Desde el arribo de este servicio de transporte a Colombia, los taxistas de todas las ciudades han manifestado su inconformismo al considerarlos una empresa ilegal y, como ha sido evidente, han intentado por todos los métodos desaparecer su competencia. Uber, a su turno, afirma que no son un servicio de transporte, por lo que no son competencia de los taxistas, sino que son una aplicación digital. 

Temas relacionados