Taxistas hostigaron, persiguieron y quemaron vehículo de Uber en el noroccidente de Bogotá

Un grupo de conductores la emprendió contra un hombre a quien señalaron de estar al servicio de la aplicación. Tras intimidarlo por varias calles y haberlo amenazado, al parecer, con un arma de fuego, incineraron su automotor.

Tomada de Twitter @williamsilva23

La controversia entre el gremio de taxistas y los conductores de la aplicación Uber escaló en la madrugada de este martes a un alarmante hecho. Un grupo de taxistas persiguió, hostigó e incineró un vehículo de un conductor en el noroccidente de Bogotá por estar presuntamente adscrito a la plataforma tecnológica.

El hecho se registró en la localidad de Suba, luego de que el afectado fuera señalado de ser conductor de Uber, por lo que fue interceptado en inmediaciones de la Avenida Boyacá y perseguido hasta el barrio La Conejera. 

Según las primeras versiones, al verse acorralado y tras las intimidaciones de los taxistas, el conductor del vehículo particular optó por abandonar el automotor. En ese momento, los taxistas le rociaron gasolina al carro y lo incineraron como forma de protesta a la aplicación.

“Encontramos el vehículo completamente quemado y el afectado nos manifestó que varios taxistas lo amenazaron con un arma de fuego y después accedieron a prenderlo por completo”, aseguró el cabo Rafael Penagos, del Cuerpo de Bomberos de Bogotá, en declaraciones que recoge Blu Radio.

De acuerdo con el testimonio del conductor afectado, durante los hostigamientos se encontraban al interior del vehículo dos pasajeros; sin embargo, esto no fue impedimento para que los taxistas lo intimidaran y le prendieran fuego.

El caso fue asumido por las autoridades que ahora revisan cámaras de seguridad del sector para lograr identificar a los responsables. Al parecer, uno de los conductores implicados en el hecho se movilizaba en un taxi Kia Picanto de placas 883.

Desde la aparición del servicio de transporte Uber en el país, los taxistas se han mostrado dispuestos a hacer lo que sea necesario para frenar esta competencia. Desde conductos legales hasta la utilización de vías de hecho, representadas en ataques a los carros que prestan este servicio, los conductores de servicio público no se han quedado quietos.

El pasado viernes comenzó a circular en redes sociales un volante virtual en el que un gremio de taxistas ofrecía dinero, entre $50.000 y $100.000, a los bogotanos que “ayudaran” a “inmovilizar” vehículos que trabajen a través de la aplicación de transporte Uber. La incitación consiste en pedir un servicio y, acto seguido, comunicarse con un número celular, que resultó ser el mismo de Hugo Ospina, un vocero del gremio de taxistas. (Lea: Circula de nuevo volante que ofrece dinero a quienes se presten para “inmovilizar” Uber)

Ospina hacía referencia a un plan oficial que en ese momento empezaron a ejecutar las autoridades locales de tránsito y que consistía en operativos y controles en las vías en contra de servicios no autorizados. Uber no se quiso pronunciar sobre las acusaciones que, entonces, hizo Ospina.

Consultado de nuevo por El Espectador acerca de la reciente circulación del volante, Hugo Ospina afirmó que puso el caso en conocimiento de la Fiscalía y de la unidad de delitos informáticos de la Policía (Centro Cibernético Policial), para saber quién está detrás de la difusión de la imagen, pues asegura haber recibido incluso amenazas contra su vida.

La polémica por el servicio de Uber lleva meses y el Ministerio de Transporte ha advertido en reiteradas ocasiones que ningún particular puede prestar el servicio de transporte público sin el permiso adecuado –que implica cumplir una serie de requisitos y en el caso de los carros blancos tener un contrato de por medio– so pena de enfrentar las sanciones de ley.

Por otro lado, la empresa Uber, que ya ha sido suspendida en otras partes del mundo, alega que lo suyo no es un servicio de transporte, sino una aplicación digital, por lo que como empresa no está infringiendo ninguna norma.

Temas relacionados