Se presentan más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 5 horas

Tensión por cierre de bodegas para reciclaje en Bogotá

Los recicladores protestan, porque el Distrito pretende cerrar algunos de esos sitios, donde pesan el material que ellos recuperan.

Un grupo de recicladores interrumpió a última hora un bloqueo al Relleno Sanitario Doña Juana, programado para este miércoles en la madrugada. La intención era llamar la atención porque el Distrito pretendía cerrar bodegas a las que ellos suelen llevar su material para que lo pesen y, con base en los registros, les paguen.

Abortaron la protesta porque el alcalde Gustavo Petro aceptó recibir el martes a Nohra Padilla, líder de la Asociación de Recicladores de Bogotá (ARB), que agremia a unas 4.000 personas dedicadas a esa actividad. Esa población había buscado una reunión con el mandatario para exponerle las inquietudes que les generan las normas expedidas por el propio Distrito en las que se pretende disminuir el número de bodegas privadas donde se pesa el reciclaje.

En Bogotá hay unas 300 bodegas para el pesaje de reciclaje. De estas, una decena son públicas y, por ello, la Alcaldía las maneja directamente por medio de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP). Sobre las demás, esta entidad ejerce control. Por medio de decretos, dice Padilla, el Distrito ha pretendido regular la prestación de ese servicio, para lo cual ha hecho exigencias a los bodegueros sobre las condiciones en las que deben estar esos lugares. “Son exigencias prácticamente imposibles de cumplir”, se queja la líder.

Al deshabilitar bodegas, los desplazamientos de los recicladores para llevar su material deben ser mayores, y, por otra parte, los administradores de esos lugares también dejan de ser remunerados por prestar ese servicio. Ellos se encargan de llenar las planillas con los registros del pesaje del material que llevan los recicladores. Ilva Nubia Herrera, directora de la UAESP, ha dicho que “los bodegueros no quieren que les quiten las planillas”, y de ahí el temor a que los dejen por fuera.

Padilla, sin embargo, considera que aunque se trata de privados, buena parte es población que gana lo justo para sobrevivir. “¿Por qué es posible reconocer a los privados para que recojan basuras, y no es posible reconocer a privados pobres para que se encarguen del pesaje?”, se pregunta ella.

Padilla admite que puede haber problemas, como, por ejemplo, que algunos bodegueros les suministren drogas a recicladores, pero, agrega, es algo mínimo, no generalizado, y acepta que esos casos no son aceptables.

598829

2015-11-12T13:07:12-05:00

article

2015-11-12T13:07:12-05:00

none

Redacción Bogotá

Bogotá

Tensión por cierre de bodegas para reciclaje en Bogotá

56

2527

2583