TLC: los retos de la capital

El tratado de libre comercio con Estados Unidos traerá beneficios para los exportadores y consumidores de la capital. Pero la demanda de los productos locales podría reducirse.

Con la aprobación, por parte del Congreso de Estados Unidos, del Tratado de Libre Comercio con Colombia, Bogotá enfrenta un gran reto para aprovechar esta oportunidad y ampliar su capacidad de comercio y exportación de servicios, renglones de la economía que registran el 77% de la ocupación de las empresas en la ciudad y en Cundinamarca, según datos de la Cámara de Comercio de Bogotá.

¿Cómo afectaría el acuerdo al bogotano de a pie? En el corto plazo habría un boom de consumo de los productos estadounidenses que llegarán con precios mucho más bajos a la capital, como los electrodomésticos y los automóviles. Sin embargo, en el incremento de la compra de estos últimos, Germán Nova Caldas, subdirector del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (CID), encuentra un impacto negativo para los ciudadanos en el largo plazo. “El bajo arancel que actualmente tienen los vehículos desaparecería. Esto incentivaría su compra y contribuiría al caos vehicular actual”, asegura Nova.

Por otro lado, hay quienes aplauden el pacto, pues ven en él una oportunidad para la gran, mediana y pequeña industria. Con el TLC se abre la posibilidad de “tener nuevos proveedores de materias primas más baratas y un nuevo mercado al cual apuntar con las exportaciones, pues bajan las barreras tributarias y de acceso al mercado estadounidense”, como lo señala Camilo Llinás, gerente seccional de Bogotá de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi).

Los sectores que tendrán más beneficios con estas medidas son el floricultor y las industrias como la textil, la farmacéutica y la cosmética, de acuerdo con Llinás. El gerente seccional de la Andi agrega que, debido a este potencial de exportación de las empresas de la capital y la región, habría “mayor generación de empleo para los habitantes, en vez de sustitución laboral por las importaciones desde Estados Unidos”. Sin embargo, para Germán Nova el panorama no es tan alentador. El investigador del CID indica que podría haber graves consecuencias para la producción en el país y la ciudad, pues si disminuye la compra de productos locales “algunas empresas se verán obligadas a despedir personal o, incluso, a cerrar”.

Finalmente, Llinás señala que Bogotá necesita mejorar su logística aeroportuaria y de carga, para asumir los procesos de importación y exportación con Estados Unidos. Añade que la institucionalidad en la capital debe mejorar para que las empresas sientan un clima seguro al hacer inversiones. Este último punto es clave para la próxima Alcaldía que, según Llinás, debe atraer un mayor número de inversores para aprovechar el acuerdo.

Frente al TLC, los candidatos a la Alcaldía opinan...

Gina Parody
Candidata Independiente
Apoya el acuerdo por su beneficio a los consumidores. Propone especializar la industria nacional en servicios de calidad, mediante la promoción de un parque tecnológico en Bogotá.

Gustavo Petro

Movimiento Progresistas
Fortaleceremos ramas productivas generadoras de riqueza en el mundo: creación, diseño y asociaciones globales de trabajadores unidos por saberes: telemedicina, producción colectiva de software, entre otros.

Enrique Peñalosa
Partido Verde

El TLC ayuda al crecimiento económico de la ciudad. Vamos a trabajar de la mano con el Gobierno para mejorar la capacidad de la terminal aérea y atender la demanda requerida.