Trabajadoras sexuales denuncian nueva agresión policial en Plaza de la Mariposa de Bogotá

Una de ellas narra cómo la subieron a la fuerza a un carro de la Policía, donde, asegura, la abofetearon. A otra se la llevaron.

Imagen del plantón realizado el 26 de enero de este año, tras el operativo en el que la Policía detuvo un grupo de prostitutas en la Plaza de la Mariposa. Foto: Luis Ángel - El Espectador.
Imagen del plantón realizado el 26 de enero de este año, tras el operativo en el que la Policía detuvo un grupo de prostitutas en la Plaza de la Mariposa. Foto: Luis Ángel - El Espectador.

Este martes en la tarde se presentó un nuevo episodio que da cuenta de que, aparentemente, el maltrato policial se mantiene contra las trabajadoras sexuales que desempeñan su oficio en la Plaza de la Mariposa, en el sector de San Victorino. Una de ellas le narró a El Espectador los momentos de zozobra que vivió en medio de una incursión de uniformados en esa zona.

Lea también: Prostitutas de la localidad de Santa Fe: ni en la calle, ni en los cuartos.

“Había tres compañeritas en el móvil de la Policía. Las habían cogido para registrarles la cédula y los papeles. Después soltaron a dos y quedó una. A ella la bajaron y se la llevaron a otro carro de la Policía, que arrancó. Ella alcanzó a botar un papelito y 100 pesos. Es que cuando eso nos pasa tratamos de memorizar las placas de los carros, los números de los chalecos de los policías, y ella anotó. Tiró el papel para que miráramos quiénes la habían maltratado y con quién comunicarnos”.

“Yo fui a cogerlo, pero una policía mujer se me acercó y me preguntó: ‘¿qué tiene en las manos?’ Le respondí que nada, entonces me dijo: ‘Ah, eso es lo que vamos a ver’. Me dijo: ‘La voy a subir al móvil’. Me rasguñó. Y como no me dejé subir al móvil, me cogieron de pies y manos como cinco policías, y me subieron”.

“Ahí había otra policía mujer que me dijo: ‘Usted es la sapa de La Mariposa, la que anda contando todo’. Me pegó una bofetada duro. Había más policías adentro y también dijeron: ‘ah, esta es la revoltosa, la sapa’”.

“Iban a cerrar la puerta del carro, pero otro dijo q no porque la gente había visto cómo me arrastraban y estaba pendiente. Entonces comenzaron a esculcarme lo que tenía. Y empezó un policía a preguntarme, grosero, con palabras soeces: ‘¿cuánto es que cobran ustedes? ¿Cómo lo hacen?’. Era grosero. Luego me dijeron que me fuera”.

Terminado el relato, dijo desconocer qué había pasado con la compañera que se llevaron en el otro carro de la Policía, aunque presume que la condujeron a una UPJ. “No sé. El lateral es el 177145”.

Esta denuncia se suma a otras conocidas desde comienzos de este año, aunque la trabajadora sexual que narró lo ocurrido este martes hizo hincapié en que siempre las han molestado por ejercer la prostitución en esa zona. “No nos dejan trabajar, nos hacen correr, se hacen detrás de nosotras para molestarnos. Ya no podemos estar más así”, concluye.

Alejandro Lanz, director de la ONG Parces, que trabaja con mujeres y población LGBT que ejercen el oficio en ese sector, agregó que ya cuentan con varios testimonios según los cuales los policías también les piden dinero a las trabajadoras para no llevarlas a la UPJ. Sobre lo ocurrido este martes, informó que se comunicó con las secretarías de la Mujer y de Gobierno, que le pidieron que enviara la información.

El 20 de enero pasado también fue denunciada una agresión policial a las trabajadoras sexuales de La Mariposa que fueron subidas a un camión y conducidas a una UPJ. Las autoridades argumentaron que ese no era sitio para ejercer la prostitución. (Lea también: Controversia por detención de prostitutas en la plaza de La Mariposa).

Al comenzar febrero se conoció un video donde varios policías agredían a mujeres transgénero que ejercen como prostitutas en Kennedy, al suroccidente de Bogotá. (Lea también: Video registró maltratos de la Policía contra mujeres transgénero en Bogotá).

En Bogotá, la única zona de tolerancia formalmente declarada está en la localidad de Los Mártires, entre las calles 19 y 24, y entre la avenida Caracas y la carrera 18.

El Espectador llamó a la Policía Metropolitana para conocer su versión de los hechos, pero no se pudo establecer contacto con algún vocero.

 

Temas relacionados