Trabajadores de la Nacional en paro se levantaron de mesa de negociaciones

No aceptaron la oferta propuesta por la Universidad.

Archivo El Espectador

La comisión conformada por el Consejo Superior Universitario sostuvo diálogos con los trabajadores del Comité pro Mejora Salarial, que se encuentran en paro desde hace tres semanas, con miras a buscar salidas a la situación de bloqueo en la que permanece la institución desde el pasado 20 de febrero.

Los trabajadores no aceptaron la oferta propuesta por la Universidad Nacional y se levantaron de la mesa. Posteriormente, bloquearon el edificio de la rectoría y condujeron a su evacuación luego de interferir las redes eléctricas y de Internet.

Las directivas reiteran su disposición al diálogo dentro de los límites posibles para la institución. En cuanto al posible uso de la fuerza pública, la Universidad Nacional enfatiza que dicha medida ni se ha considerado ni es una posibilidad que se contemple para el desbloqueo de los edificios.

El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez, les hizo un llamado a los empleados de la Universidad Nacional para que pongan fin al bloqueo del campus universitario que mantiene paralizadas todas las actividades académicas.

Otálora aseguró que “es muy grave que para conseguir sus objetivos los trabajadores hayan recurrido a bloquear todo el campus universitario, con lo cual están vulnerando el derecho a la educación de los estudiantes de pregrado y posgrado, y que además se impida el desarrollo de las actividades del Colegio IPARM y del Jardín infantil (que funcionan al interior de la Universidad), con lo que se están vulnerando los derechos de los menores de edad, quienes gozan de especial protección del Estado”.

El bloqueo es liderado por un número de trabajadores no mayor a 500 que se agrupan en el Comité pro Mejora Salarial y que demandan reajustes salariales desde el mes de noviembre.

Hay 30 mil estudiantes de pregrado afectados por la situación, al igual que cerca de 2.000 mil profesores que no han podido acceder a sus laboratorios, impartir clases, desarrollar sus seminarios de investigación y demás actividades académicas que normalmente cumplen.

Las directivas de la Universidad aseguran que es bastante desproporcionada la exigencia del 30% de reajuste salarial.
 

Temas relacionados